Columnistas
dgar Rene Ortiz Romero

Por:  Edgar Ortiz


El término «autoritarismo competitivo» fue empleado por el profesor Steven Levitsky para designar a aquellos regímenes políticos híbridos que, si bien no constituyen regímenes autoritarios puros, tampoco son democracias plenas.

Los regímenes autoritarios competitivos se caracterizan porque formalmente existen instituciones democráticas: hay elecciones, hay partidos políticos de oposición, existe nominalmente una división de poderes, etc. Pero estas instituciones formales sirven más bien para dar apariencia de legalidad a los excesos del gobierno.

Los regímenes autoritarios usan formas sutiles para violar las instituciones democráticas. Se valen del soborno, la cooptación, la persecución o el uso de otras instancias del Estado para «acosar, perseguir o presionar “legalmente” un comportamiento cooperativo de los críticos» (Levistsky y Way, 2004). De este modo en los autoritarismos competitivos hay elecciones, muchas veces reñidas, pero que se caracterizan por abuso por parte del Estado para garantizar una cobertura parcial en los medios o por tener elecciones que, aunque no son masivamente fraudulentas, no son completamente transparentes.

En estos regímenes, además, suele ser el caso que el poder Ejecutivo intenta subordinar al poder judicial para garantizar resoluciones favorables a sus intereses. Es frecuente que el poder legislativo sea débil y esté supeditado a la agenda del ejecutivo, aunque puede darse el caso de que el partido oficial pierda control del legislativo y éste se convierta en un foco de acción de la oposición, como se vio en Venezuela.

En Honduras y Bolivia han ocurrido recientemente dos hechos que merecen un análisis detenido a la luz de la tesis de Levistky. En el caso de Honduras, las elecciones generales del pasado 26 de noviembre estuvieron llenas de polémica. La lentitud y poca transparencia con la que actuó el Tribunal Supremo Electoral dieron lugar a que parte importante de la población dude del proceso electoral. Los resultados daban por ganador al oficialista Juan Orlando Hernández sobre el opositor Salvador Nasralla por una diferencia de apenas 52,477 votos después de que el sistema informático estuviese sin funcionar por fallas técnicas. A la fecha el TSE no ha resuelto el tema y aun no hay un ganador oficial.

Pero el tema no se agota ahí. La Constitución de Honduras establecía en su artículo 239 que: «El ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser presidente o designado (…)» (la negrilla es propia). No obstante, en un arranque de creatividad judicial, el 22 de abril de 2015, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Honduras dictó una resolución (que irónicamente incluye una cita a Alexander Hamilton) mediante la cual falló que dicho artículo de la Constitución era «inaplicable» por «vulnerar» los derechos fundamentales que reconoce la propia constitución y por violar los principios de legalidad, necesidad, igualdad y proporcionalidad. Dicho de otra forma, la Corte declaró inconstitucional dos artículos de la Constitución para permitir la reelección de Juan Orlando Hernández.

En Bolivia ocurrió algo muy parecido. El artículo 168 de la Constitución de Bolivia establece que el presidente solo puede reelegirse una vez de manera continua. Al existir esta limitación, en febrero de 2016, Evo Morales intentó modificar el artículo 168 de la Constitución a través de un referéndum. Lamentablemente para Morales, y afortunadamente para la democracia boliviana, ganó el no. Ante tal negativa, algunos diputados presentaron una acción de inconstitucionalidad contra dicha prohibición.

De esta suerte, el pasado 28 de noviembre, la sentencia 084 del Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia determinó que la prohibición de la reelección continua es inconstitucional. ¿El argumento? Según el Tribunal, el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos establece que únicamente pueden limitarse los derechos políticos por razones de edad, nacionalidad, residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena por juez competente, en proceso penal. Por tal motivo, el Tribunal falló que el artículo 268 de la propia Constitución boliviana es inconstitucional por «violar» el artículo 23 de la referida Convención. Sí, según el Tribunal Constitucional los tratados internacionales están por encima de la propia constitución boliviana. Un disparate total.

Evidentemente hay mucho en que ahondar en lo que a la situación de Bolivia y Honduras respecta. Pero espero que estos casos análogos sirvan para ilustrar al lector una verdad importante: sean de izquierda o de derecha, los regímenes autoritarios competitivos son una amenaza. Son más difíciles de desenmascarar porque abusan del poder de forma menos burda que los autoritarismos puros e intentan vestir de legalidad los abusos de poder que cometen.

Nos corresponde combatir los autoritarismos competitivos sea cual sea la ideología que digan abanderar quienes están en el poder. Evo Morales ha sido un desastre para Bolivia con un régimen autoritario competitivo desde la «izquierda» y Juan Orlando Hernández parece hacer lo propio desde la «derecha».

Solo si construimos sociedades con democracias reales e instituciones inclusivas que permitan la existencia de una verdadera economía de mercado conseguiremos alcanzar la tan anhelada prosperidad de nuestros países. No hay otro camino.

 

Por: Giovanni Fratti


Se acerca el fin de 2017, un año por demás convulso y lleno de eventualidades, pero, por la gracia de Dios, un año en el que la ciudadanía despertó de su antigua apatía y miedo, y juntos empezamos a luchar contra las fuerzas que ideológicamente quieren cambiar para mal a Guatemala, a pesar de que por 30 años no ganan, ni ganarán las elecciones, pues la inmensa mayoría de los guatemaltecos somos conservadores de derecha y tenemos creencias religiosas y cristianas muy arraigadas por más de 500 años.


“¡Estado de derecho y lucha contra la corrupción, sí; ocupación y conquista, no!”


Al finalizar cada año, le damos gracias a Dios y a María Santísima por todas las bendiciones recibidas. Recordamos que la Navidad y las fiestas de fin de año son celebraciones cristianas que rememoran el Nacimiento de Dios, Nuestro Señor, en Belén, en la Tierra Santa en Israel, que recibe el año 2018 con el reconocimiento norteamericano liderado por el presidente Trump de Jerusalén, la ciudad del rey David, como la eterna capital de Israel, una decisión atrasada por 15 años por el gobierno estadounidense hasta ahora.

Guatemala ha pasado por una crisis institucional muy fuerte en 2017. Se intentó defenestrar al presidente democráticamente electo por el complejo CICIG-MP-embajadas, con un caso muy mal planteado por el MP de financiamiento electoral anónimo, y encima planteado como retaliación por la declaratoria en Guatemala de “non grato” a Iván Velásquez, comisionado de CICIG.

Las consecuencias internacionales del precedente del fallo ilegal de tres magistrados de la CC para amparar a Velásquez y violar la Convención de Viena, usando un fallo de derecho interno, es nefasto para todos los diplomáticos del mundo, pues si la ONU acepta para sí ese amparo ilegal planteado por el PDH a favor de Velásquez para evitar su expulsión, cualquier país del mundo podrá excusar en el antecedente y precedente causado por Guatemala para apresar, encarcelar o vejar en sus derechos a cualquier diplomático en cualquier lugar del mundo. Ya que si se puede beneficiar espuriamente a un diplomático de una comisión de ONU, violando la Convención de Viena (cosa que expresamente prohíbe la misma) con un fallo de derecho interno, también se le puede afectar o violar en sus privilegios y protecciones por el Estado receptor.


“Al finalizar cada año, le damos gracias a Dios y a María Santísima por todas las bendiciones recibidas”.


El golpe de Estado contra el presidente no pasó, no pudo el complejo ya mencionado derrumbar otro gobierno, pero el gravísimo problema es que la clase política tampoco ayudó a mejorar el clima de gobernabilidad democrática con sus acciones.

Todos asistimos este año al desastre de reforma penal de reducción de penas y excarcelación de más de 400 delitos del código penal y la justificada protesta masiva contra el Congreso por dicha desastrosa reforma.

La crisis nos dejó golpeados a todos, pues la clase política maltrecha no resolvió la crisis correctamente, archivó ilegalmente el proyecto de ley ya aprobado por esa mayoría de 107 diputados, no se permitió que se cumpliera el veto presidencial, que era el procedimiento correcto, y se hizo otro amparo ilegal otra vez por el PDH para detener el envío del proyecto de ley desastroso ya aprobado por el Congreso a la Presidencia para que el presidente Morales lo vetara como toda la población pidió.

Se intentó vapulear y se agredió físicamente a diputados en las afueras del Congreso por una turba violenta y con algunos alcoholizados la noche del 14 para el 15 de septiembre, y otra turba intentó, sin éxito, agredir a los cadetes de la gloriosa Escuela Politécnica, impidiéndoles izar la bandera nacional en el Parque Central, el 15 de septiembre.

El Congreso falló, falló la presidencia al no ejercer la autoridad presidencial y terminar la expulsión de Velásquez, falló la CC al hacer un amparo ilegal, y falló el PDH al plantear varios amparos ilegales, hicieron chapuces y no resoluciones ni acciones apegadas a derecho.

Se logró defender la Constitución por grupos ciudadanos como Guatemala Inmortal, Liga Pro Patria, sector privado organizado, abogados y profesionales preocupados y afanados por el país, y muchos grupos organizados de empresarios, ganaderos, industriales, agricultores, intelectuales, académicos y hombres y mujeres comunes pero que aman a Guatemala, grupos de ciudadanos y empresarios preocupados por la soberanía y la integridad del derecho y la Constitución. Logramos, entre todos, salvar al país del desastre de reforma constitucional planteada por el complejo ONG-MP-PDH-embajadas-CICIG y la ciudadanía liberal y conservadora empezó a aliarse para enfrentar estas gravísimas amenazas a la República y a la gobernabilidad democrática en Guatemala.

El modelo de intervención extranjera dio resultados favorables para el país en 2015, con la aprehensión y caída del corrupto gobierno del PP, pero se dejó a la maquinaria corrupta de la UNE, sindicatos y ONG extremistas intacta. Lo dicho, fue un año convulso. ¡Guatemala es nuestra! ¡¡¡Recuperémosla!!! ¡Estado de derecho y lucha contra la corrupción, sí; ocupación y conquista, no!

 

Por: Dr. Virgilio A. Cordón


 

“Al desarrollar nuestro trabajo profesional decidimos no sólo que queremos hacer, sino que clase de personas queremos ser”

Hasta el momento ha quedado claro que el comportamiento ético en la organización produce resultados económicos en el mediano y largo plazo, sin embargo no siempre se tiene esa visión y se puede caer en pensamientos tales como: ¿por qué no hacer algo inmoral que me trae beneficios a corto plazo, si el no hacerlo me trae desventaja con mis competidores?

“Algunas teorías filosóficas consideran que la ética se aparta de la felicidad pues debe actuarse según el deber ser. Sin embargo, el ser humano es racional y por lo tanto su felicidad debe ser forjada en pensar que se actúa por una buena causa”.

Muchas personas actúan de forma ética para tener paz mental y vivir tranquilos con ellos mismos.  El solo saberse que se ha actuado bien y que la reacción del entorno es positiva los alienta.   Sin embargo, actuar en forma ética por conveniencia no es suficiente para ser considerado como ético.   Cuando se hace por motivos utilitarios es fácil dejar de hacerlos, ya que encontramos formas de eliminar la culpa  o arrepentimiento, racionalizando una conducta reprochable.  Otro grupo de personas actúan de forma ética ya que se sienten responsables de dar el ejemplo en sus ámbitos de influencia, al ver que en muchas otras áreas de la sociedad se han perdido valores. Y ser mejor persona es superior a simplemente tener más, aunque claramente está quedando demostrado que el ser ético es ineludiblemente ser rentable.

¿Cuál debe ser la ética del Directivo?

La responsabilidad de un directivo en la organización es clara y se basa en sus funciones administrativas.  Sin embargo, se olvida que su responsabilidad también incluye la toma de decisiones y su comportamiento  ya que influye de forma directa en la organización.  Es el primer responsable de cumplir con la misión y políticas de la empresa.

Para poder ser responsables de nuestros actos debemos poseer la libertad.  Solo así podemos responder a los actos y sus consecuencias.  Cuando no estamos dispuestos a asumir las consecuencias de nuestras acciones u omisiones libres, somos moralmente irresponsables.   Como adultos responsables debemos responder antes los demás, ante Dios  y sobre todo ante nosotros mismos ya que poseemos lo que llamamos conciencia (que nos obliga a ser congruentes con nosotros mismos), que aprueba o desaprueba de forma inmediata lo que hacemos.

Sin profundizar mucho antropológicamente,  quiero dejar claro que para que una persona sea responsable debe de poseer el intelecto (que le permite razonar y entender las consecuencias) y la voluntad (que le permite elegir lo que parece más conveniente).  Por lo tanto la falta de conocimiento o de consentimiento están directamente relacionados con la responsabilidad.   Sin embargo, hay que hacer notar que la negligencia, falta de interés o formación profesional ética no quita la responsabilidad.   Éxitos.

Por: Philip Wilson


Cada año se tiran en todo el mundo cerca de 1,000,000 de toneladas de vidrio, tristemente, solo se reciclan 80,000 toneladas anualmente.

Una bolsa plástica lo usamos generalmente por unos pocos minutos y se tarda 1,000 años en degradarse., entonces ¿hace sentido usar bolsas plásticas?

En todo el mundo se utilizan 100 millones de botellas plásticas cada día.  Para el 2050 se espera que haya mas plástico que peces en el mar, ¡qué triste! Estas realidades de nuestro consumo diario nos esta llevando al auto suicido.

No quería exponer estos temas que dan tristeza y enojo sin hablar de soluciones que se están dando en Guatemala y que tienen mucha esperanza. Por ello, abordo tres iniciativas que dan esperanza para el planeta y la humanidad.

El primero se llama GRONN, la cual está dirigida por un estudiante del San Carlos.  Esta empresa social ha recogido 120,000 botellas de vidrio que iban camino al basurero y los a convertido en vasos atractivos que se están promoviendo y vendiendo a muchos comercios importantes del país.

No solo están minimizando lo que entra a los basureros, también les están dando trabajo a madres solteras en el relleno sanitario de la capital, al que todos los días llegan a laborar y convierten estas botellas usadas en vasos y macetitas.  Este concepto de convertir una botella a un vaso se llama “upcycling”, y se está poniendo de moda en todo el mundo.

El segundo es B’enam que está dirigido por un grupo de jóvenes que vivieron unos años fuera de Guatemala antes de regresar a su patria.  Estos jóvenes miraban como los ríos y lagos se estaban llenando de bolsas plásticas y como esto no solo afectaba la naturaleza si no también ponía en riesgo nuestra imagen como país turístico.

Este equipo encontró unos artesanos en áreas rurales del país que han logrado hacer unas bolsas de tela lindas y prácticas para uso diario.  Son un buen sustituto de la bolsa plástica que uno recibe cuando va de compras al mercado y que contamina tanto el país.  Mi esposa usa la de ella todos los días y me a contado que a menudo la gente comenta lo “cool” que se mira y admiran que ella esta siendo un agente de cambio en el país.

La tercera compañía es Ecofiltro que es también una empresa social que yo fundé y que está enfocada en llevar agua pura a 1millón de familias en áreas rurales del país antes del 2020.

A la fecha se ha llegado a más de 250,000 familias en área rural y más de 100,000 en áreas urbanas del país.  En esta iniciativa de enfoque en salud también ha logrado cambiar los hábitos de ya no comprar botellas plásticas y sustituirlas con pachones que se rellenan cada día con agua filtrada en casa.

Este emprendimiento social sin duda ha reducido la cantidad de botellas plásticas que entran a los ríos, lagos y basureros cada hora de cada dia.

Esta navidad hagamos algo diferente!  Pensemos en el planeta en general y Guatemala en particular.  Promovamos la compra de estos productos que están Hechos en Guatemala y bien hechos y la madre tierra va tener una ¡MUY FELIZ NAVIDAD!

Por: Gisela Morales


 

Nos pasamos la vida compitiendo con otras personas y se nos olvida que nuestro mayor rival está frente a nosotros todos los días al vernos en un espejo. Tu eres tu mayor contrincante, su mejor competidor, tu motivación, tu peor enemigo o tu mejor amigo….

Se nos olvida que nuestro enfoque en la vida debería ser el buscar el crecimiento personal y el romper nuestros propios records. Tengo la dicha de haber descubierto esto desde una temprana edad y gracias a las observaciones de mis padres.

En las competencias me preocupaba mucho por ganarle a la del lado y me recuerdo que aunque siempre fui alta, era una niña muy flaquita y las competidoras más musculosas o grandes me intimidaban un poco. Después de una competencia me recuerdo mis padres dándome un consejo esencial en la vida que me gustaría compartir con ustedes.

Me dijeron lo siguiente en resumen pues no recuerdo las palabras exactas pero fue algo así: Como esperas superar a las demás, si no te has superado a ti misma primero. La competencia no es contra tu vecina, úsalas para motivarte y para ayudarte a ganarle a tu peor rival, TÚ. Es una competencia contra el reloj, contra tu mejor marca. Si constantemente mejoras tu marca y te enfocas en ser mejor que ayer, los resultados vendrán solos.

Este consejo me lo dieron aproximadamente a los 14 años o 15 años y desde ese momento, no me han importando tanto las medallas pues nada sirve ganar ORO y haber hecho 10 segundos arriba de mi mejor marca. Esto no significa ser la mejor, esto significa que el nivel no ha mejorado y es por esto que nuestro enfoque debe ser siempre en ser la mejor versión de nosotros mismos en todas las áreas de nuestra vida. Ser una mejor mujer, esposa, madre, empresaria, atleta, etc.

Es así que si estás pasando por un momento difícil, mirate en el espejo y date cuenta que eres tu peor enemigo o tu mejor amigo. Si estás repitiendo palabras negativas y tú estás saboteando tu vida, debes hacer algo para mejorarlo. Enfócate en mejorar cada día y verás como los resultados vendrán por sí solos. Es un camino duro y difícil pero valdrá la pena y disfrutarás aún más de los frutos del trabajo.

Hoy agradezco esa gran educación que mis padres sembraron en mí pues hoy disfruto de los frutos de esa educación y de ese gran trabajo que ellos hicieron. Si logro sembrar en mis hijos esta educación, podré decir que he sobresalido en mi vida.

Por: Ismael Cala


Hoy quiero hablarte del órgano de nuestro cuerpo que ha demostrado tener las mayores capacidades y que hasta hoy sigue sorprendiendo a los científicos al comprobarse que puede llegar a ser resiliente. Se trata del cerebro y su habilidad de desaprender gracias a la neuroplasticidad.

Resulta que el cerebro tiene la capacidad de cambiarse y regenerarse a partir de la interacción con el medio ambiente. Esto da al traste con las antiguas teorías que planteaban que el sistema nervioso era una estructura rígida e inmodificable y que, con el paso de los años, la posibilidad de sinapsis (comunicación entre dos o más neuronas) disminuía hasta detenerse definitivamente. Es decir, que ese refrán tan repetido e instalado en nuestro pensamiento de que “loro viejo no aprende a hablar” está obsoleto.

Esto significa que tu cerebro es resiliente, es decir, capaz de superar eventos catastróficos, experiencias traumáticas, infancias difíciles, y desarrollar nuevas conexiones neuronales saludables, si tiene los estímulos adecuados e incorpora nuevos hábitos, desechando los que ya no necesita a través del desaprendizaje.

Se trata de excelentes noticias para los más de 5,7 millones de personas al año que sufren de accidente cerebrovascular (ACV), según la Organización Mundial de la Salud, y abre una puerta para estimular al cerebro con prácticas de rehabilitación que incentiven la neuroplasticidad innata a él.

Mi experiencia de vida me ha demostrado que yo podría ser un vivo ejemplo de la validez de la neuroplasticidad: con mis antecedentes familiares de esquizofrenia, he aprendido que eso no me define, sino que por el contrario, y en consonancia con mis tres “C”, (Creer-Crear-Crecer) puedo quitarle poder para alejar de mí esa enfermedad.

Ahora… te pregunto: ¿Desaprender es dejar de aprender? Cuando se produce lo que llamo “desaprender con propósito”, esta acción no tiene el fin de “dejar de aprender”, sino todo lo contrario: se transforma en el punto de inicio de un nuevo ciclo de aprendizaje. Se desaprende para reaprender, lo cual permite actualizar conocimientos, hábitos y costumbres.

Más que una oportunidad, la capacidad de desaprender se ha vuelto vital para poder seguir actualizados en un mundo tan cambiante como el actual. De hecho, según Samuel Asbersman, autor del libro La vida útil de los datos, el conocimiento de hoy tiene una fecha de expiración de menos de 10 años.

¿Te imaginas la vida “acumulando” recuerdos, conocimientos y detalles de todas y cada una de las cosas que te suceden en un día promedio? ¿Cómo lograría tu cerebro priorizar lo importante sobre otros datos que son realmente superfluos? ¿Cómo habría espacio para lo nuevo, si tenemos apego a lo sucedido en el pasado?

Es por ello que mi invitación es a desaprender con propósito como el primer paso hacia la transformación y el cambio verdadero. Es “echar por la borda”, como dice el español y experto en Felicidad Eduardo Punset, todas las creencias, hábitos y costumbres que hemos adquirido y no están a tono con estos tiempos, pero ocupan espacio en nuestro cerebro. Cuestionemos todo lo previamente aprendido y si no nos suma o permite evolucionar, podemos dejarlo ir y abrir la puerta para aprender lo nuevo.

Por: Ivan Buitron


Seguimos empantanados y el país necesita salir del modo supervivencia para entrar en un modo de desarrollo pujante en una Guatemala que lo tiene todo para ser un país exitoso. Si seguimos así no lograremos despegar y podemos terminar estrellados, como el gobierno cuando se auto-certifica en temas tan serios como el aeropuerto, la vida de pasajeros y la seguridad del Estado.

Improvisaciones por todos lados, cambios que dan señales preocupantes de hacer maquillajes a la ligera, a veces escuchamos argumentos tan ridículos que dan vergüenza ajena. Estamos cansados de ver más de lo mismo. Guatemala necesita aprovechar el talento de tantos guatemaltecos brillantes, que no se atreven a estar en un Estado coptado por la corrupción, las mafias y algo que nos afecta profundamente, la falta de competencias de los funcionarios de gobierno que tienen que accionar los presupuestos para las inversiones en infraestructura y rubros vitales como la educación, la salud y la transformación productiva.

Esta semana nos reunimos con el alcalde de Salcajá, un exitoso modelo de desarrollo municipal, me impresionó mucho cuando le pregunte que problemas tuvo en su proceso de compras para construir el hermoso centro de convenciones, una obra de infraestructura millonaria para promover el desarrollo local, la respuesta fue que se prepararon con tiempo, cumplieron con todo los procesos y no hubo problemas!!. Mientras en casi todos los ministerios las licitaciones se caen por errores burocráticos y procesos mal llevados que tienen paralizada a Guatemala.

Si, hay que decir las cosas como son. La burocracia y la actitud de ciertos funcionarios que sacrifican el desarrollo del país nos tienen paralizados. América Latina según el último informe del Banco Mundial “Haciendo negocios 2018” es la región más burocrática del mundo.

La calidad del gasto del presupuesto de Guatemala se refleja claramente en los indicadores de pobreza, desnutrición, la noticia de noviembre es un reflejo de la sensación frustrante de estar en un país maravilloso que lo tiene todo y que se nos compare al mismo tiempo con Haiti en el tema de los países con más hambre en el continente americano, cuando en Guatemala comida es lo que menos hace falta!!. No hay acceso a los alimentos, la pobreza y la falta de acceso a la educación y al conocimiento hace que en el país del Maíz, la gente consuma un maíz tóxico parala salud y por la pobreza y la falta de ingresos no haya acceso a proteína animal.

Esos es lo que nos reclama el mundo!!. Cómo puede ser que en la cuna de la civilización Maya, en un país que tiene científicos, premios nobel, industrias pujantes, un país que lo tiene todo, estemos como estamos!

A pesar de que es uno de los países más estudiados, consultados y diagnosticados, se sigue sin entender que las soluciones para Guatemala no requieren de modelos complejos y sofisticados, sino todo lo contrario, se necesita de urgencia simplificar el manejo del Estado, con presupuestos contundentes para educación, salud e infraestructura. El país en estos momentos está colapsado.

Colapsado por los sindicatos corruptos que piden privilegios que la mayoría de la población no tienen ni pueden acceder. No producen los servicios para los que están siendo remunerados y tienen al país en jaque consumiendo y negociando el presupuesto que se necesita para los gastos prioritarios en infraestructura, en lograr una educación con escuelas dignas y maestros competentes, centros de salud acordes a una vida digna para la población.

Nuestras estadísticas, datos duros en términos macroeconómicos, tampoco ayudan, están distorsionando toda la realidad y no ayudan a construir el país que todos queremos. Por fin se aproxima la realización del censo de población y creo que aportará sorpresas importantes. Los datos estadísticos son urgentes y necesarios para planificar y construir una base sólida de planificación y desarrollo territorial de Guatemala, sin embargo, hemos visto cómo se manipulan cifras y datos estadísticos, el cálculo de la canasta básica o el manejo del tipo de cambio son ejemplos claros de manipulación y como nos ponen en clara desventaja con el resto de países de la región.

La principal urgencia que tiene Guatemala es la creación de empleos e ingresos sostenibles para la población, debemos priorizar las acciones que apunten a lograr estos empleos, la infraestructura, las facilidades a las inversiones como lo hacen todos los países de la región, la educación técnica en base a la demanda de las industrias y los sectores productivos, tenemos todo para ser exitosos, necesitamos un cambio urgente de actitud, y sobre todo que no se use el presupuesto del Estado para la política clientelar que nos tiene al borde de la quiebra y el colapso.

Por:  Jorge A. Samayoa Azmitia


Entendiendo las redes sociales como una estructura compuesta por personas, quienes conectadas por uno o varios vínculos es un hecho que en el siglo XXI han cambiado al mundo convirtiéndolo en una madeja interconectada permitiéndonos conectarnos con amigos, colegas, familiares, otras personas con intereses similares, encontrar pareja sentimental, etc., pero hoy día, sirven más como una herramienta de comunicación permitiendo difundir y divulgar de manera inmediata información acerca de eventos de interés común que pueden ir desde conciertos, ofertas, eventos de caridad, etc., hasta noticias de interés mundial como ataques terroristas, desastres naturales, resultados de elecciones presidenciales, eventos deportivos, entre otros.

Así pues, es innegable que las redes sociales han sido una herramienta fundamental de mercadeo para comunicar e interactuar con el público objetivo y esperar ser influencia para cambiar hábitos, conductas y formación de opinión.

Un ejemplo de lo anterior y del poder de las redes es el movimiento pacífico que surgió en Guatemala en 2015, con el fin de pedir rendición de cuentas y la destitución de la pareja presidencial en turno, llevándolos meses después a renunciar a sus cargos y concluyendo en su captura siendo llevados a la cárcel para esperar juicio en su contra por casos de corrupción, todo esto organizado y divulgado por medio de redes sociales.

En el otro extremo, dada la facilidad de divulgación de información mediante las redes sociales y la dificultad para verificar su veracidad, estas también han evidenciado que utilizándolas con fines espurios, son una plataforma que ha facilitado a depredadores sexuales, estafadores y líderes negativos a sembrar odio y formar opinión negativa a una población que por desconocimiento, ingenuidad u otro en muchos casos es fácil de manipular.


Así pues, las redes sociales se pueden considerar una plataforma para el ejercicio puro de la libertad de expresión, cada persona puede externar su opinión acerca de lo que sea y tener la oportunidad de interactuar con otras personas y/u organizaciones… Es aquí en donde yace un problema, porque las redes sociales dan fe que “una mentira repetida mil veces, se convierte en una verdad”.


Lo anterior obviamente representa un riesgo pues mediante una cadena de “clics” cualquier información puede llegar a ser difundida de forma masiva sin necesidad de pasar el filtro de la validación de su veracidad.  Lamentablemente, esto no se limita únicamente a la desilusión que a un fanático le pueda provocar la falsa noticia del rompimiento de su pareja favorita de famosos o el embarazo de la estrella de cine del momento, porque en estos casos, aunque haya llegado a ser “trending topic”, el tiempo se encarga de presentar la verdad; el riesgo es el impacto de todas esas falsas noticias, incluso maliciosas que se difunden igual de rápido pero que para conocer la verdad no es tan sencillo como “esperar a ver si le crece la panza” y es que incluso si esa verdad llega a tener oportunidad de salir a luz, muchas veces el daño ya está hecho.

¿A qué me refiero? Pues el ejemplo son muchas organizaciones que actuando sin ética, mediante las redes sociales siembran y difunden información falsa e ideas convenientes a sus intereses (económicos y políticos) en una población a quienes ellos mismos los catalogan como “tontos funcionales”, quienes con índices educativos y socioeconómicos generalmente bajos son fácilmente manipulables por discursos que avivan un resentimiento social.  Es así, que estas luchas, que por supuesto, no pelean los dirigentes de estas organizaciones de “interés social o ambientalista” sino aquellos que debido a su desconocimiento son embaucados a “defenderse” aunque no tengan claro de qué o de quién, junto con un Estado débil incapaz de promover un Estado de Derecho, deriva en una situación de ingobernabilidad tal y como en Guatemala se está viviendo en estos momentos, provocando un clima de zozobra, falta de certeza jurídica y un clima de inversión adverso; lo que significa un cultivo idóneo para el subdesarrollo, la falta de oportunidades y paz en general… y esto es lo que no se arregla incluso cuando la verdad salga a la luz porque el daño ya está hecho.

Las redes sociales utilizadas de manera perversa pueden ser muy perjudiciales hasta para un país. En Guatemala existen organizaciones que instigan y promueven a las personas para mantener conflictos sociales inútiles y grandemente perjudiciales para todos, (menos para ellos pues los conflictos les son muy rentables por no decir que de ellos se mantienen).  ¿Cómo lo logran? Pues el uso de teléfonos móviles se ha vuelto parte de la vida de las personas por lo que la comunicación es hoy mucho más fluida, en Guatemala hay más de 1 teléfono por habitante, por lo que por lo menos una persona de la comunidad puede tener acceso a redes sociales e influirá a sus pares.  Incluso, en la realidad de muchas comunidades de Guatemala, si tiene acceso a pagar redes sociales, es posiblemente que también sea de los pobladores que más dinero produzca y por ende, será de los de mayor influencia en la comunidad.

Se ha dicho ya que hay líderes negativos que promueven el conflicto por medio de sus redes sociales y con mensajes poco éticos, confunden a la población.  Es bien sabido que en algunos casos, estas organizaciones han hecho uso de los servicios de los famosos Netcenters, los cuales se dedican a defender o atacar ideas o productos (dependiendo de los intereses de quien les paga) practicando  a la mejor usanza el Ad Hominem, que prácticamente es atacar a una persona u organización para desacreditarla, en vez de refutar sus ideas con propiedad.  Así pues, si alguien no está de acuerdo con lo que se defiende hay dos caminos, el Ad Hominem, linchando pública y ferozmente a quienes no comparten sus ideas o eliminando los mensajes que los refutan y entonces, todo indica que el apoyo es absoluto, lo cual les interesa y les conviene ya que pueden argumentar con sus financistas (en su mayoría extranjeros) que la lucha está presente y a su favor. Este financiamiento no se ve en acciones que ellos se supone defienden, se ve en el área de conflicto y en sus cuentas bancarias. Hay casos que hasta con orgullo lucen sus posesiones e inmuebles adquiridos con este tipo de financiamiento y sus mismos seguidores justifican la adquisición sólo porque consideran que lo merece, así pues, el termómetro de su popularidad se convierte en los likes (me gusta) de sus publicaciones, algo que alimenta sus egos injustamente engrandecidos pero estos son otros temas…  ¿Y funciona ese “si no puedes convencerlos, confúndelos? ¡Claro! Y no, no es nuevo ni exclusivo de las redes sociales del siglo XXI; conozco una historia de hace más de 20 siglos, acerca de un hombre inocente, quien fue condenado a muerte, torturado y ejecutado todo gracias a un grupo de personas que vociferaron calumnias y así lograron que la población escogiera darle muerte a él en vez de a un ladrón y asesino confeso, ¿Le suena familiar? Pues todo esto fue por la influencia de unos cuantos que interpusieron sus intereses personales y aprovecharon la falta de información y criterio de una población específica repitiendo calumnias que dada la desinformación se volvieron la base sobre la cual lo sentenciaron.

Pero, ¿Entonces, cómo se detienen estos conflictos que empiezan en las redes y terminan en las calles? ¿Hay que censurar? No, la solución no es la absurda censura que algunos pretenden imponer, la solución es a largo plazo y se necesita mucho trabajo. La solución está en la formación e información de la población para que conozca la realidad de los hechos, en la instrucción en materia de ética y valores en casa para evitar que se presten a este tipo de situaciones, en la inversión en educación y autoformación de criterio que evitará convertir a la población inocente en un ejército de borregos que terminan convirtiéndose en feroces perros de caza, engañados por unos cuantos y sufridos por unos muchos, en la defensa del Derecho propio sin violentar el Derecho del otro, incluyendo el Derecho que ambos gozan a la libre expresión, a la libre locomoción y al trabajo aunque lo que diga, a donde vaya y en lo que trabaja a mí no me parezca o no me convenga pero tener claro que eso no me autoriza a impedirle que ejerza sus Derechos Constitucionales. ¡No al Ad Hominem, no a la censura y sí al debate de ideas con argumentos y en un clima de respeto!