Columnistas

Por: Diana Herrera


En el Día Mundial de la Alimentación, se hace conciencia sobre los 1.3 millones de toneladas de alimentos que se desperdician anualmente.

Todos comemos sin pensar mucho de donde proviene nuestros alimentos, sin ir muy lejos en vez de ser conscientes del origen, solo nos importa tener nuestra lechuga o el tomate en la ensalada, y poco hacemos en reflexionar sobre nuestro consumo responsable de alimentos.

La población mundial crece año con año, y las nuevas tendencias de alimentación hace que la demanda se vaya especializándose más, sin embargo ante una oferta poco efectiva de producir para producir al menú de la nueva moda en alimenticia. Actualmente, ha aumentado la preferencia de consumir granos y vegetales para variar la dieta nutricional. Este aumento hace presión al cinco por ciento de tierras cultivables disponibles para la alimentación.

Queremos que la poca tierra disponible sea mejor aprovechada por los agricultores, y a la vez que se produzca menos desperdicio en la cosecha para evitar entre muchas cosas las pérdidas de producción al agricultor y también de la disponibilidad de alimentos. Queremos resolver muchas cosas en procesos y tiempos tan complejos, que cada vez se hace más difícil con el cambio climático, las inundaciones, la sequía y la tendencia de cambio en la dieta alimentaria, alimentar prácticamente al mundo.

Hoy en dìa somos 7 billones de habitantes en el mundo, y se espera que en el 2050 lleguemos hacer 10 billones, esto significa que la demanda de alimentos aumentará, pero no olvidemos a los habitantes menos afortunados, hoy en día 795 millones sufren de algún grado de desnutrición, o peor aún de hambre. También está la otra cara de la moneda, se ha doblado la tasa de obesidad en el mundo, pasando a más de 600 millones. En conclusión, estos datos rápidos, nos hacen pensar sobre las posibles soluciones a corto y mediano plazo, y lo primario es abordar la producción y el consumo responsables.

La agricultura es un sector que se desarrolla a pasos lentos en Guatemala, es poca la inversión en tecnología y bioagricultura al sector y sumado a la falta de certeza jurídica es normal que no sea atractivo para la inversión, sobre todo la inversión que va destinado al consumo humano. Aún tenemos miedo al hablar sobre los organismos genéticamente modificados, sobre la obtención de vegetales y la propiedad intelectual en la agroindustria. Estos temas tendrán que ser abordados tarde o temprano nuevamente, ya que el Fito mejoramiento siempre ha existido desde que el ser humano empezó a sembrar, seleccionando y mejorando aquellas especies para su mejor aprovechamiento, entre estas frutas, granos, por mencionar algunos ejemplos.

La seguridad alimentaria depende de todos, no solo de la cadena de producción, no es el problema de “otros”, también es de los consumidores, y tenemos la responsabilidad de evitar botar alimentos o desperdiciarlos, debemos consumir local y de acuerdo a la temporada, e informarnos de mejor manera sobre las nuevas tendencias de agricultura. Adicionalmente tenemos que generar la conciencia que debemos aportar a la creación de un futuro sostenible que vaya encaminado a la Seguridad Alimentaria del Mundo.

  Por Alex Castillo


Entiendo que un indicador de crecimiento para las empresas es un aumento considerable en la cantidad de clientes que asisten a cada establecimiento o que lo hacen en línea. He observado que precisamente en ese momento las empresas consideran estratégica la contratación de más personal, pero lo que también pasa es que inversamente deterioran la calidad de su servicio al cliente.

Al principio, una empresa se concentra en “ganarse a los clientes” para hacer cartera. Proceden a implementar un servicio al cliente de manera personalizada, proporcionan una diversidad de alternativas, ceden a algunos requerimientos del cliente y tratan de darle un seguimiento de venta a modo de establecer una relación con el consumidor.

Poco a poco, en la medida en que esta metodología va encontrando aceptación y que se va mejorando la estrategia de producto, precio, plaza y promoción (offline y online), hay un momento en que la oferta empresarial consigue la aprobación del mercado y después de sostenerla por un tiempo y concentrarse en la calidad del producto se produce un estallido de clientes inesperado.

Dicho panorama obliga a las empresas a replantearse su sistema de inventarios, mejorar sus programas operativos y principalmente a enfocarse en la necesidad de incrementar lo más pronto posible el personal para atender de la manera más “inmediata” a la clientela.

Pero incluso la mercadotecnia ha avanzado en incorporar al elemento “persona” como parte de las estrategias de comercialización, enfoque al que las empresas todavía en el día a día de la operación les cuesta atender con la seriedad que exige.

Ya hemos platicado con anterioridad que la Imagen Pública se centra en cómo los clientes perciban a las empresas en cuanto a su mensaje, lo que ofrecen, la forma cómo se desenvuelven y el nivel de reputación de dicen tener para proporcionar un producto o servicio de calidad.

Observando estas premisas, esta semana pude constatar a mucho personal que de manera desordenada atiende a la clientela en varios restaurantes, lo que repercute en la insistencia del cliente en solicitar que lo atiendan hasta el punto de enfadarse por no conseguirlo o hacerlo tardíamente. Dichos colaboradores se enfrentan a una cantidad de clientes en días específicos que no solo no logran atender sino además cuando sí se les atiende dejan de lado las reglas de cortesía, amabilidad, sonrisa, etc. lo cual repercute en que el cliente no tenga una experiencia satisfactoria.

Tras identificar dicho comportamiento puedo confirmar que las empresas no están concentradas en “asegurar al cliente” pues esto implica un mayor esfuerzo o cálculo administrativo ya que no están dispuestos a contratar a una cantidad apropiada de personal (pues la demanda es fluctuante), en lugar de concentrarse en que los clientes reciban un trato, una forma, una experiencia, una idea positiva en todos los instantes que tienen contacto con la empresa.


Me pregunto, ¿cuánto realmente cuesta tener una servicio al cliente de calidad?, ¿será que cuesta demasiado? ¿O será cuestión de estrategia, de enfoque, de procedimiento, de un plan estratégico de estimulación que incluya un estudio de todo el procedimiento de relación con el cliente que los colaboradores llevan a cabo, además de un proceso de estructuración de la atención al cliente que se enfoque en la satisfacción (no solo en la recepción de pedidos) para concluir en una constante evaluación con sentido de mejora continua?


Lo más gracioso del caso es que cuando las empresas aspiran a emprenden iniciativas de imagen como las que propongo, se dan esfuerzos vanos como los de una megatienda ferretera en la que el personal de servicio al cliente resuelve una que otra duda, cumple con su procedimiento indicado de manera mínima y piensa que eso es suficiente como para pedir una evaluación de calidad que, por supuesto, estará falta de sustento y profundidad en lo que percibe el cliente de la empresa y del vendedor que le atendió.

Por eso digo que urge empezar a dar pasos sólidos en la formulación e implementación de estrategias de imagen que repercutan en un servicio al cliente de alta calidad que siempre será recompensado por el mercado.

Por:  Alejandra Alquijay


¿La clave? Conocimiento propio. El primer paso consiste en conocer las fortalezas, talentos y debilidades propias identificando las competencias complementarias necesarias para el cumplimiento de la misión y el alcance de la visión del negocio. Debe reconocerse qué tipo de liderazgo se ejerce naturalmente en el trabajo. ¿Qué incentivos se ofrecen? ¿Qué tan estrictos son los sistemas de control? ¿Cuáles son los canales de comunicación y los límites de acción de cada colaborador? ¿Qué principios y valores moldean la dinámica de trabajo? ¿Se está dispuesto a delegar? Cada una de las respuestas a las preguntas anteriores dan forma a la cultura o el “ADN” de la organización.

Segundo, identificar los factores críticos de éxito que permitirán motivar y retener a trabajadores y clientes, fabricar los productos/brindar los servicios de la forma más rentable y eficientemente posible y disuadir la entrada de nuevos competidores a la industria.  Dependiendo de dichos factores y de la velocidad a la cual se desee crecer, serán las necesidades de capital humano en cada una de las etapas del negocio. Un “funnel” o embudo de contratación (proceso por el cual las empresas atraen, califican, seleccionan, contratan y luego evalúan el progreso y rendimiento del postulante en el puesto de trabajo), resulta de suma utilidad.

La calificación y selección debe realizarse tomando en cuenta el expertise, aspiraciones y expectativas salariales del candidato. Es valioso conocer quiénes son mayormente motivados por un sueldo fijo que por uno variable (en base a resultados). Usualmente, quienes se motivan más por el segundo tipo de remuneración son quienes suelen estar más dispuestos a colaborar y entregar mejores resultados. Esto no es siempre la regla pero sí un buen indicador. Uno de los mitos más grandes al estructurar la compensación de un colaborador consiste en creer que su principal motivación es el dinero cuando en realidad, remuneraciones intrínsecas como la del “empleado del mes” podrían representar un mayor significado para el mismo. En la entrevista es importante descubrir la actitud del candidato hacia las adversidades, experiencia previa y compatibilidad de su forma de ser con la cultura de la organización. Luego, corroborar referencias del candidato con el fin de indagar los motivos por los cuales renunció o fue despedido del trabajo anterior.

Así mismo, es relevante reforzar constantemente el sistema de creencias y reglamento de la organización. En ocasiones, las empresas suelen redactar la misión y visión de sus negocios como un “requisito” con el que debe cumplirse al iniciar un plan de negocios. Sin embargo, la misión y visión van más allá de ser frases cautivadoras. En la misión debe buscarse transmitir las razones de ser de la organización al mismo tiempo que se inspire a los colaboradores a formar parte de una causa. En la visión se debe plantear un escenario aspiracional a ser alcanzado en el largo plazo por cada uno de los miembros del equipo. A la vez, debe motivarlos a salir de su zona de confort para lograr los resultados esperados.

Finalmente, la continua capacitación del colaborador permitirá al equipo estar a la vanguardia de las mejores técnicas, procedimientos y tecnologías del mercado con el fin de alcanzar altos niveles de competitividad. Simultáneamente, se entrena al equipo para desempeñar distintos roles en caso alguno de sus miembros se llegara a ausentar. El valor real estriba en reconocer que la contribución de cada uno de los integrantes es un factor crítico para los resultados globales del negocio.

Por: Gisela Morales


Es super común recibir clientes en mi academia de natación Waterproof, que aseguran su bebe  le tiene mucho miedo al agua porque cada vez que lo bañan o cuando lo meten a la piscina llora. Será que esto significa que su hijo tiene miedo?

Según muchos estudios realizados en infantes, los bebes no nacen con miedo al agua. Sus únicos miedos realmente son al ruido fuerte y al movimiento o sensación que se están cayendo. El “miedo al agua” no es más que una combinación de factores enseñados o percibidos de los padres.

Recuerda que los miedos en nuestros hijos, en su mayoría son por experiencia o por aprendizaje de papas. Es decir, nosotros transmitimos nuestras ansiedades y miedos a nuestros hijos por error.

Es super común ver como los papas que le tienen miedo al agua, llevn a sus hijos a clases de natación pero podemos ver la cara de angustia y la ansiedad del papa y como esta se pasa a sus bebes. Por esto es importante aprender a reconocer que cuando nuestros hijos lloran dentro del agua, que puede ser una cantidad de factores y no asumir que esto es miedo.

El llanto que puede ser:

Frío, hambre, sueño, cansancio, aburrimiento, que quieren un juguete que están viendo, popis, pipi, dentadura, malestar estomacal, falta de adaptación al ambiente, caras poco familiares, papis sosteniendo muy fuerte y golpeando por error al bebe, etc. Debemos primero evaluar que cada una de estas posibles razones no sea la causa del llanto.

Mi recomendación para todos los papas es recordarles que el amor al agua y el miedo al agua, ambos se enseñan a través de palabras, acciones y gestos. Debemos tener cuidado como nos expresamos ante nuestros hijos.

Si te sientes inseguro dentro del agua con tu bebe, te recomiendo que TÚ tomes clases de adultos para aprender a nadar y construir esta confianza en ti mismo primero para luego transmitir esta seguridad a tu hijo. Al final del día, de nada sirve que tu bebe sepa flotar en el agua si tu no sabes como hacerlo. Recuerda que cuando decimos que lo más seguro para un bebe o un niño en el agua es la supervisión de un adulto, nos referimos un adulto que sea seguro dentro del agua para poder realmente interactuar en caso de una emergencia y que luego no sean dos los que necesiten ser rescatados.

En Wateproof Swim Academy tenemos programas especiales tanto para adultos como para bebes. La seguridad acuática es necesaria y esencial en la vida. Si te comprometes a ser constante en tus clases, puedes lograr aprender a ser seguro dentro del agua en tan solo 2 meses llegando como mínimo 3 veces por semana.

Ánimo y recuerda que tus hijos no seguirán tus consejos, seguirán tus ejemplos!!!.

 

Por: Hugo Díaz


 

Recientemente se desató un debate entre los emprendedores Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, sobre si los avances en inteligencia artificial benefician o no a la humanidad. Musk ve un futuro apocalíptico; Zuckerberg considera que es irresponsable crear miedo sobre dicha tecnología.

A pesar de ello, Facebook anunció que había decidido terminar un motor de inteligencia artificial que había aprendido a “crear su propio lenguaje”, algo que despertó el temor de muchas personas que sin duda vieron algún paralelo con la película “Terminator”, popularizada en los años 80. Por su parte, Ray Kurzweil, reconocido futurista tecnológico, predice que “la singularidad está cerca”, refiriéndose al hipotético momento en que la inteligencia artificial superará a la inteligencia humana provocando un profundo cambio en la sociedad.

Desde el punto de vista de un emprendedor comprometido con la innovación, antes de saltar a conclusiones se debe hacer un análisis responsable y considerar los riesgos y beneficios que una tecnología como la inteligencia artificial pueda representar. Sólo así se podrá decidir si existe o no una oportunidad de utilizar dicha tecnología para innovar en industrias que lo necesitan. Hay que reconocer que existen oportunidades cuyo nivel de riesgo sugiere descartarlas; y otras que, aunque cuenten con cierto nivel de riesgo, tienen tal cantidad de beneficios que ameritan invertir en mitigarlos.

El riesgo de la destrucción o degradación de la raza humana ante el surgimiento de una inteligencia superior es un riesgo para el cual no hay suficiente evidencia. Sin embargo, está claro que habrán muchas personas siguiendo el tema con atención y todavía hay mucho por explorar antes de hacer conclusiones serias al respecto.

Por otro lado, existe el riesgo a que la inteligencia artificial genere tal nivel de automatización que conlleve la eliminación de miles o incluso millones de empleos. El temor a este riesgo derivado de la automatización existe desde hace varias décadas. Al inicio de la industrialización muchas personas visualizaban un futuro en el que las fábricas estarían llenas de robots y el desempleo llevaría a la pobreza a millones de personas. En la práctica, la automatización ha permitido que la humanidad avance al siguiente nivel. Aunque han habido muchos empleos que han desaparecido debido a ella, también han surgido nuevos que posiblemente no se habían imaginado antes. Como ejemplo están los puestos que se han creado para manejo de redes sociales y desarrollo de aplicaciones móviles.

En Centroamérica, la inteligencia artificial puede verse como una amenaza si se considera que dicha tecnología podría utilizarse para automatizar muchas funciones de servicio al cliente que actualmente generan decenas de miles de puestos trabajo en la región.

Ante esta situación, en vez de dejar que el miedo nuble nuestra capacidad de análisis crítico, se debe indagar sobre el potencial que el cambio pueda significar. Por ejemplo, ¿cuál es el siguiente nivel de servicio que las empresas van a necesitar? ¿Cómo se puede complementar la tecnología de manera que se eleve la experiencia del cliente? ¿Cómo cambiará la dinámica de cada industria al automatizar el servicio al cliente? ¿Cuáles serán las funciones críticas que las empresas preferirán no automatizar? Y, ¿qué sectores hasta ahora atendidos podrán tener acceso a nuevos servicios?

Un ejemplo tangible del beneficio que puede traer la inteligencia artificial es facilitar el acceso gratuito o a muy bajo costo a servicio básicos como la salud. La plataforma de inteligencia artificial IBM Watson ya demostró que puede ganarle al mejor jugador de ajedrez del mundo y ahora tiene la capacidad de leer todos los estudios clínicos disponibles y analizar millones de imágenes de rayos X y otros resultados de laboratorio en cuestión de segundos.


Es posible que pronto esta plataforma pueda hacer mejores diagnósticos que la mayoría de médicos en el mundo. Imaginemos por un momento, ¿qué pasaría si esta tecnología se hiciera disponible a todos los usuarios de telefonía celular y se construyera una red de servicios de apoyo alrededor de la misma? ¿Significaría esto que los médicos perderían su trabajo?


En este ejemplo, de nuevo es importante que, en vez de preocuparse, se piense en las oportunidades que se generan al utilizar esta tecnología para ampliar la base de gente que recibe salud adecuada y así, poder mejorar el servicio a niveles nunca vistos. Al brindar acceso a servicios confiables de diagnóstico, los médicos podrán especializarse aún más y dedicar su tiempo al tratamiento de casos que requieren cuidado especial.  Esto es especialmente relevante en una región cuyos índices de pobreza son tan altos que una gran parte de la población no tiene acceso a servicios médicos confiables.

Parece evidente que la inteligencia artificial redefinirá la forma como se trabaja en muchas industrias. En el mejor de los casos, podrá liberar el tiempo de muchas personas y permitirles aprender con el objetivo de avanzar el conocimiento humano y no sólo buscando completar una tarea. Seguramente también obligará a muchos trabajadores a encontrar un propósito en su día a día más allá del trabajo. Ambas representarían un avance significativo para la humanidad pero lo importante será encontrar soluciones innovadoras para mitigar el efecto de los cambios que se avecinan.

En conclusión, sea la inteligencia artificial una amenaza o no, está en nuestras manos decidir cómo enfrentar el reto y aprovechar las oportunidades que surgirán a medida que la tecnología avanza.

Por: Virgilio A. Cordon


 

“Sin importar el tipo de problema que se tenga en la mesa, el ignorarlo o callarlo definitivamente no es la solución”.


No todos los conflictos en lar organizaciones son malos, de hecho, pueden ser muy saludables debido a que provocan la creatividad, la colaboración, el resolver problemas de forma innovadora, etc. Sin embargo, el enfrentarlos y resolverlos puede ser complicado por lo que a continuación le doy algunas recomendaciones:

  1. Separe sus emociones de los resultados: Identifique claramente si sus sentimientos afectan los resultados de su trabajo, ya que usualmente no tiene nada que ver una cosa con otra (el conflicto puede ayudar a crear soluciones) y lo que si está afectando en su relación con los demás.
  1. Separe el problema de las personas: Esta es una regla que aplica también en los procesos de negociación, ya que es difícil obtener los resultados deseados si nuestro pensamiento está nublado por emociones personales. En la medida que separe el problema con la persona, podrá exponer sus ideas sin sentir que estacado o bien, sin atacar de forma personal al otro. Una simple pregunta tal como: “Corrígeme si estoy equivocado, pero…” puede abrir la postura de la persona en lugar de encerrarla. Esto ayudará a que ambos se enfoquen en lograr un acuerdo en lugar de cambiar a la otra persona.
  1. Identifique la causa raíz del problema: Usualmente nos enfocamos en las consecuencias del problema y eso nos lleva a desgastes innecesarios y pérdida de tiempo. En la medida que identifique la raíz del problema podrá resolverlo de forma definitiva ya que dejará juicios de valor por un lado. Una mala práctica que es común encontrar es: suponer cosas, trate de evitarlo al máximo y convierta todo lo “implícito” en “explícito”.
  1. Pida tener una reunión con su interlocutor: Deje que su contraparte le indique el día y hora para reunirse. Mientras tanto prepare sus argumentos y prepárese para escuchar. Usualmente los desacuerdos provienen de tres fuentes: agendas de trabajo diferentes (explíquele lo que usted quiere alcanzar y busque un punto medio), percepciones sobre la situación diferentes (utilice los hechos concretos para lograr un acuerdo) o bien, diferentes estilos gerenciales para solucionar los problemas (hay que alcanzar un acuerdo de forma y no de fondo ya que ambos concuerdan en que existe algo que hay que cambiar).

Si el problema persiste y no logra solucionar el problema, el último recurso es escalar el problema al jefe incluyendo por supuesto a su contraparte en la reunión para que no piense que hay traición, la transparencia crea confianza.

Ambos deben acordar que en dicha reunión no se tratará de quejarse el uno del otro, por lo que se deberán de enfocar en presentar sus puntos y lograr acuerdo más que en tener la razón. Lo anterior mostrará a su jefe que lo único que se busca es lo mejor para la organización y se mostrará anuente a ayudar.

Para finalizar, le recomiendo los siguientes puntos para convertir conversaciones difíciles en productivas: a) prepárese: toda negociación se gana antes de sentarse a la mesa, así que no haga nada en el momento que esté molesto, mejor planifique su reunión y reconsidere todos los puntos que quiera discutir bajo una perspectiva realista, b) desarrolle un esquema para presentar sus puntos de forma lógica y de fácil entendimiento para su contraparte, c) trate de ponerse en los pies del otro y piense el por qué tiene esa posición y cómo puede usted anticiparse a sus preguntas, d) durante la reunión mantenga una posición abierta, positiva y constructiva mientras escucha atentamente, e) enfóquese en la causa raíz del problema y no en la contraparte, f) acepte la responsabilidad desu parte, g) proponga soluciones realistas, y h) mantenga una posición neutral (corporal y vocal), ya que tener una perspectiva de ganador o perdedor volverá la discusión en personal.

Por: Aida Fernández


Las exportaciones de Guatemala son un motor esencial en la economía del país. Si bien es cierto, por todos lados escuchamos noticias negativas de nuestro país, sin embargo, al mes de julio, las exportaciones de bienes se situaron en un 7.4% por encima del periodo anterior. Lo cual que quiere decir, que pese a todo, Guatemala sigue trabajando y avanzando.

Según datos de AGEXPORT, las exportaciones acumuladas a ese mes sumaron US$ $6 mil 646.5 millones, un aumento de US$458.5 millones (7.4%) respecto a julio del año pasado.  Esta buena noticia también se dio en volumen, dado que el país vendió más productos, reflejándose en un aumento del 8.2%, enviando al exterior un total de 8,871 millones de kilos (cifras acumuladas).

Fortalezas de Guatemala para la exportación

Estos números son el reflejo de un conjunto de acciones y estrategias que empresarios guatemaltecos han puesto en marcha a través de los sectores productivos.

  • Manufacturas: El sector más dinámico de Guatemala. Cuenta con suficiente capacidad instalada para lograr que Guatemala siga desarrollándose estratégicamente en mercados de exportación con empresas dedicadas a la fabricación y comercialización de bienes y suministros, productos cosméticos y de cuidado personal, muebles, plásticos y Artesanías.
  • Agrícola: Ofrece una gran diversidad de sabores exóticos y tropicales. Los productores y exportadores agrícolas trabajan en el desarrollo de una nueva oferta de productos para el mercado de exportación, con el fin de ampliarla y continuar ganando mercado internacional.
  • Agroindustria: han encontrado oportunidades de exportación para productos como aceites, concentrados, confitería, frutas y hortalizas procesadas, panadería, snacks y gran variedad de condimentos, salsas y alimentos procesados.
  • Vestuario y textiles: Industria reconocida a nivel mundial. Cuenta con empresas con alto reconocimiento exportador de alta calidad y diseño.
  • Acuicultura: El país cuenta con excelentes posibilidades para la exportación de camarón de cultivo, con los mejores estándares de calidad, fruto de un desarrollo tecnológico de punta, lo que ha impactado en el mejoramiento genético acompañado de programas sanitarios de nutrición y manejo de las fincas.
  • Servicios: Uno de los sectores con alto potencial de crecimiento en el mercado de exportación, cada vez está generando más empleos a través de servicios de animación digital, médicos, turísticos, diseño de software y BPOs.

En definitiva, el buen desempeño del sector exportador de Guatemala ha ido acompañado de la labor de empresarios que pese a las condiciones del país siguen innovando y generando valor agregado, para mantener el liderazgo de muchos de los productos que el país produce en mercados más exigentes a nivel mundial

No obstante, existen retos importantes. Uno de ellos es el rezago en competitividad. Ya por tercer año consecutivo, Guatemala ocupa el puesto 78 en el índice de competitividad, esto ha tenido un efecto directo en la falta de nuevas inversiones para el país, sin duda los inversionistas nos descartan al observar estos indicadores.

Esto sin contar la el evidente retroceso del país en el tema de infraestructura, educación y preparación tecnológica.  Como también, en el estado deteriorado de las carreteras y aeropuertos en donde no ha habido inversión y que sin  duda es un freno importante para el desarrollo del país y especialmente de las exportaciones.

Las esperanzas de una mayor competitividad y de tener menores costos de transporte en Guatemala están puestas en los megaproyectos que no terminan de concretarse y que de no atenderse representarán un alto riesgo el crecimiento de las exportaciones, pero sobre todo en la generación de empleo, el cual suma cerca de un millón y medio de puestos directos e indirectos.

Presidente Morales hay que trabajar fuertemente con relación al desempleo, la formalización laboral y la creación de un plan de inversiones.

Por Giovanni Fratti


 

“Aún estoy esperando el acto público del presidente y el Gobierno condecorando y reconociendo a uno por uno de los policías y oficiales de la PNC mandos y tropa que participaron en aquella exitosa y ¡muy necesaria operación policiaca exitosa!”.

Una de las pasiones en mi vida ha sido leer sobre operaciones militares, tanto en la guerra de guerrillas guatemaltecas como en las grandes operaciones militares de comandos y fuerzas especiales en la historia militar. Por ejemplo el magistral golpe a los terroristas islámicos en Entebbe, Uganda, de los israelíes o la operación de rescate magistral de las fuerzas especiales colombianas en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez contra las asesinas y secuestradoras Farc, para liberar a varios rehenes norteamericanos y colombianos (entre ellos la malagradecida socialista de Ingrid Betancourt) ¡de las garras de uno de los carteles criminales de la droga más grandes del mundo!

Aquí en Guatemala se puede elogiar igualmente las operaciones militares contra el EGP y el rescate de cientos de miles de civiles indígenas ixiles y quichés en los polos de desarrollo y las patrullas de autodefensa civil del ejército de la república de Guatemala o ahora, en tiempos recientes, la impecable operación policiaca del 15 de septiembre de 2017 en la zona 1 de la ciudad capital, contra los remanentes violentos de una protesta legítima ciudadana, que en su mayoría fue correcta, pero que ya en horas de la noche de ese 15 de septiembre degeneró en el secuestro, por una turba de una minoría violenta, que rodeó el Congreso y secuestró por más de diez horas a cientos de trabajadores civiles y congresistas, aun a aquellos que habían votado en contra de las pésimas reformas penales que el Congreso había implementado tan solo días antes.

La policía guatemalteca no solo dispersó sin disparar un solo tiro a esos algunos miembros violentos de aquella protesta afuera del Congreso, sino que logró rescatar a tres autobuses de rehenes sin que un solo rehén o manifestante saliera herido, la PNC en esa operación impecable logró mantener el orden y rescatar a funcionarios y empleados civiles del Congreso de forma muy profesional y encomiable.


Aún estoy esperando el acto público del presidente y el Gobierno condecorando y reconociendo a uno por uno de los policías y oficiales de la PNC mandos y tropa que participaron en aquella exitosa y ¡muy necesaria operación policiaca exitosa!


Por todo lo anterior, es importantísimo seguir con el proceso de entrenamiento y profesionalización de todos los policías, presidios, fiscales y soldados y oficiales guatemaltecos y lograr que la agenda norteamericana en Guatemala cambié de la politizada CICIG, a una cooperación bilateral con los norteamericanos en las áreas de inteligencia civil y militar, presidios, policía en los campos específicos de investigación y entrenamiento con el FBI, departamento de Justicia, departamento de Defensa y las agencias de inteligencia de los EUA e Israel y llegar a tener otra vez como las tuvimos en la guerra de guerrillas, fuerzas de seguridad militares y civiles de primer nivel (en aquel entonces especialmente militares) con capacidad de respuesta, entrenamiento, tecnología y equipo suficiente para desarrollar un Estado de Derecho y un estado de ley y orden interno que permita a la seguridad interna del Estado imponer la autoridad del gobierno en todo el país reprimir a los criminales de forma legal y legítima en todo el país y garantizarle la paz y la seguridad s todos los ciudadanos en Guatemala.

Los guatemaltecos debemos cambiar radicalmente la postura y la política de la cooperación internacional en el país y expulsar a todas aquellas agencias europeas y de Naciones Unidas que insisten en fondear a ONG violentas y/o políticas en Guatemala y con ello detener nuestro crecimiento y desarrollo económico.


¡Lo que los guatemaltecos queremos son cientos y miles de empresas de todo el mundo que vengan a invertir en Guatemala y tengan sus inversiones aseguradas mientras estén en el país! ¡Lo que no queremos es dinero corrupto de ONG y de extranjeros fomentando el odio, la lucha de clases y la guerra política de las agendas socialistas extranjeras en Guatemala! ¡Inversiones sí, ONG violentas y políticas FUERA DE GUATEMALA!


Cooperación para la seguridad ciudadana y el crecimiento económico bienvenidos, intervención en asuntos internos políticos… ¡¡¡ya no más!!!