Columnistas

Por Ismael Cala

Todos la tenemos, pero pocos la desarrollamos.  De hecho, en muchas ocasiones está rodeada por el manto de lo esotérico y con connotaciones místicas o sobrenaturales. Nuestra necesidad de certeza nos aleja de nuestra voz interior y con la absurda necesidad de evidencia científica, la intuición va quedando dormida.


Algunos califican la intuición como un “poder” del ser humano, un sexto sentido interno que no se relaciona directamente con la realidad externa, solo lo hace con la interna, con nuestro “yo” más profundo.


La intuición es etérea, más sublime, hay quienes aseguran que es una señal del alma. Se trata de un proceso mental que consiste en la unión de todo ese conocimiento que se encuentra en un estrato profundo de tu conciencia y es por eso que muchas veces lo asociamos con lo mágico.

A menudo razonamos algo… lo encontramos lógico… pero una vocecita por allá adentro nos dice “eso está bien, pero no te vayas por ahí”. Es algo instantáneo, ausente de razón, se presenta de repente y dura apenas unos segundos. La intuición es esa voz que nos advierte que no es suficiente la evidencia y nos invita a buscar más información.

La académica, investigadora y autora estadounidense, Brené Brown en su libro The gifts of imperfection explica sobre la intuición que “es nuestra habilidad de mantener un espacio para la incertidumbre y nuestra disposición para confiar en las muchas maneras en las que hemos desarrollado sabiduría y entendimiento, lo que incluye el instinto, experiencia, fe y razón”.

¿Se puede aprender a ser una persona intuitiva? ¡Por supuesto que sí! Tuve la oportunidad en India de participar en una experiencia con niños que toman parte de un curso dirigido por el famoso gurú Sri Sri Ravi Shankar, en el cual les enseñan a intuir y a utilizar, a favor del conocimiento, todas las posibilidades que posee el ser humano, por supuesto, más allá de los cinco sentidos.

Fui testigo de cómo aplicando la intuición esos niños reconocían dibujos, colores, títulos de libros y hasta números, con sus ojos cubiertos.

Según el psicólogo alemán Gerd Gigerenzer, autor del libro “Decisiones instintivas: la inteligencia del inconsciente”, esas corazonadas que solemos tener sobre algo o alguien no son carentes de lógica como muchos creen, ya que son las respuestas de nuestra inteligencia inconsciente, la cual permite a los individuos adaptarse a las más diferentes e imprevisibles situaciones que pueden ocurrir en la vida.

En nuestra necesidad de certeza, tratamos de buscar respuestas únicamente en la razón cuando la suma de todo nuestro conocimiento y sabiduría, en su concepto más profundo, se resume en la intuición. Es por ello que mi invitación es a escucharla como una fuente de información que debemos considerar en nuestro día a día.

¡La intuición es una herramienta importante a la hora de transitar con éxito el camino de la vida!

Por: Fredy Gómez

Hoy tenemos fábricas móviles de producción de datos y ellas parecerían evidenciar progreso económico, especialmente el vinculado al sector vinculado a la información. Ello es un espejismo y lo explico a continuación.


Según el Reporte de Medición de la Sociedad de la Información 2017, el avance tecnológico ha sido impresionante. Por una parte, el número de suscripciones a teléfonos celulares ya excede el total de población en el mundo y esta tecnología está acelerando la adopción de banda ancha.


Lo anterior se conjuga con que la mitad de los hogares en el mundo tiene acceso a Internet. Sin embargo, la brecha digital es amplia entre países y entre un país hay diferencias importantes por género. Como país de renta media (baja), Guatemala está justamente debajo de la media de los índices mundiales de la sociedad de la información.

¿El consumo de productos implica valor agregado en la economía?  La respuesta es no. Si bien son dos caras de una misma moneda, en una se puede evidenciar abundancia y en otra escasez. Por ejemplo, el valor agregado del sector de comunicación y tecnologías de información (ICT) de Irlanda es cercano al 12% y es el más alto de los países OECD (Estados Unidos =7%), sin embargo, Irlanda está en el puesto 20 de sociedad de la información. Además, existen interesantes casos como el de India en que el valor agregado estaría entre 3 y 4% a pesar de ser una sociedad de información bastante alejada de la media en el mundo, dado el nivel de ingreso per cápita, por ejemplo.

Habría que ajustar las lentes con que se observan lo datos y en general la información. El consumo que permea la sociedad está en relación directa a los artefactos (devices) y a la cantidad de datos; sin embargo, la disponibilidad de los mismos no implica un indicador del crecimiento del sector de información y tampoco de su impacto en la actividad económica total. Estableciendo una postura clara de donde estamos y a donde queremos llegar, se plantearía la necesidad de identificar la línea base del valor de la información y con ello delinear las estrategias que correspondan para avanzar los objetivos deseados.

 

Por:  César Melgar 

En  el mes de abril se ha conmemorado el día de la Tierra. Momento ideal para reflexionar sobre la fortuna que tenemos los guatemaltecos de vivir y disfrutar en uno de los países megadiversos en el mundo.


Guatemala es un país privilegiado. Y por mucho tiempo llamado “el país de la eterna primavera”, (evidenciado por su clima, sus paisajes llenos de colorido, por su lagos, ríos montañas y celajes). Las generaciones que nos preceden (padres y abuelos), cuentan aquellas historias de sus paseos por los barrancos, en donde veían diversidad de fauna y flora. Pero conforme va pasando el tiempo, las nuevas generaciones ya no ven aquello,  y el ecosistema  se va deteriorando (muchas veces cambiando el entorno verde de sus montañas por caseríos improvisados, sus ríos se tornan en color gris o café acaramelado (según el químico contaminante de turno), y sus lagos amenazados de convertirse en pantanos.


A pesar de estos retrocesos en entorno natural, Guatemala sigue siendo privilegiada. Para el año 2012, el país fue reconocido por las Naciones Unidas como un “país megadiverso”. Esto se respalda con la existencia en el territorio nacional de 10 regiones fisiográficas, 7 biomas, 14 ecorregiones, 66 ecosistemas (41 naturales y 25 intervenidos con actividades antropogénicas) y 14 zonas de vida de acuerdo con el sistema Holdridge. (Conap, 2008). Según el sitio web  http://paisesmegadiversos.org los países megadiversos son aquellos que  albergan el mayor índice de biodiversidad de la Tierra. Estos son principalmente países tropicales. Albergan en conjunto más del 70 % de la biodiversidad del planeta, y 10% del territorio total.  En este selecto club de países megadiversos, además de Guatemala, se encuentran Brasil, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, India, Indonesia, Kenia, México, Perú, Sudáfrica y Venezuela.

A pesar de esta inmensa riqueza natural, toda la sociedad guatemalteca parece tener una terrible apatía, ya que frente a nosotros se están dando grandes catástrofes ecológicas. Entre estas tenemos la tragedia del lago de Amatitlán, que en los últimos años, en el día del comienzo de la temporada de lluvias, recibe en promedio 2,400 metros cúbicos de basura (El Periódico, 24-05-2017). La pérdida de zona afótica (lugar del manto acuático a donde llega la luz del sol) del lago de Atitlán (que en la década de 1970 era entre 16 y 18 metros), se encuentra actualmente en los 5 metros debido a la turbidez del agua (Prensa Libre, 19-03-2017). La pérdida de bosque en Petén, (33% de la superficie boscosa del Parque Laguna del Tigre ha sido destruida en los últimos 30 años), la contaminación del río Motagua, y así, el listado sigue.

Pareciera ser que a pesar de contar con entidades como el Consejo Nacional de Áreas Protegidas, y de las Autoridades para el manejo sustentable de los lagos del país, no es suficiente. La existencia de incentivos perversos, alimentados ya sea por la ignorancia o la ambición desmedida (y por sobre todo, la apatía del resto), hace que nuestros tesoros naturales se vean desprotegidos, echando por la borda el potencial turístico de Guatemala, y amenazando el bienestar de las generaciones futuras. Y allí es donde volvemos a la importancia del consenso y unidad nacional. No continuar con esa línea de polarización ideológica y de estratos, sino unirnos y concebir políticas educativas y de concientización, para condenar la corrupción y otras prácticas que atenten contra la convivencia social.

Afortunadamente, aun se no se llega al punto de no retorno. Se pueden tomar  medidas de contención para poder rescatar lo deteriorado, y posteriormente estas medidas se deben tornar en políticas para lograr que el país vuelva a ser un paraíso en la tierra, con diversidad de flora y fauna cercana a las ciudades y los pueblos, tal como en el tiempo de los abuelos.

 

 

 

 

 

Por: Marco Vinicio Mejía

Hace 123 años murió José Martí, en el combate en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895. Si su vida toda fue una enseñanza, su muerte constituye el magisterio supremo. Quiso enseñar con el ejemplo al ponerse al frente de los insurgentes. Para Armando Hart Dávalos, «su virtud educativa consistía en que no siendo militar, creyó necesario ejemplificar con su conducta». El prócer cubano había dicho: «Hacer es la mejor forma de decir», por lo que la lección más fecunda es «la correspondencia entre lo que se dice y lo que se hace; entre lo que se piensa y se lleva a vías de hecho». Martí empezó a conformar su concepción sobre la identidad americana en Guatemala, donde experimentó lo que Roberto Fernández Retamar llamó «revelación de Nuestra América».


Durante su etapa guatemalteca empezó a utilizar con frecuencia la expresión «Nuestra América», la síntesis entre independencia, identidad y unidad latinoamericanas.


El prócer arribó a nuestro país, después de que el Gobierno de Justo Rufino Barrios reconoció a la República cubana como «libre, soberana e independiente», el 6 de abril de 1875. Esa declaración diplomática propició la llegada de cubanos eminentes como el educador José María Izaguirre, fundador de la Escuela Normal el 19 de febrero de 1875. En ese centro educativo también trabajó el cubano Juan García Purón. Después arribaron el poeta José Joaquín Palma, autor del poema del Himno Nacional, y el pedagogo Hildebrando Martí, quien estableció el Instituto Nacional Central para Varones, el 4 de agosto de 1875. En 1877, se unió José Martí, quien no pudo continuar su estadía en México, debido a la falta de garantías que afrontó tras la crisis político-militar iniciada en noviembre de 1876, que condujo a la caída del presidente Lerdo de Tejada y el inicio del porfirismo.

Guatemala era tierra propicia. La gobernaban sus «hermanos» masones. A esto se agregaron dos relaciones. La primera con el citado José María Izaguirre, nombrado «Comisionado Diplomático de Cuba» en Guatemala, el 9 de junio de 1876 por la Legación de la República de Cuba en Estados Unidos. Este hecho desconocido lo sitúa como el primer representante diplomático de Cuba en nuestro país, antes de que el poeta José Joaquín Palma fuera nombrado delegado del gobierno revolucionario cubano en 1896 y, después, Cónsul General de Cuba en Guatemala, el 1 de octubre de 1902. A principios de 1877, Izaguirre fue designado director de la Escuela Normal, en donde Martí trabajó por primera vez como maestro.

Otro vínculo que introdujo a Martí en las esferas oficiales fue Miguel García Granados, a quien la Historia General de Guatemala reconoce como masón. Martí vivió en la casa situada en la actual cuarta avenida 14-80 zona 1. Su residencia se encontraba a una «cuadra larga» de la casa de Miguel García Granados, ahora identificada como 12 calle 4-17 de la misma zona. La fraternidad masónica y la cercanía urbana condujeron a una estrecha amistad con el ex presidente y su familia, en especial con María García Granados, la legendaria «Niña de Guatemala».

En el primer libro de su extensa bibliografía, titulado Guatemala, testimonió: “Yo llegué meses hace, a un pueblo hermoso: llegué pobre, desconocido, fiero y triste. Sin perturbar mi decoro, sin doblegar mi fiereza el pueblo aquél, sincero y generoso, ha dado abrigo al peregrino humilde. Lo hizo maestro, que es hacerlo creador. Me ha tendido la mano y yo la estrecho. / Guatemala es una tierra hospitalaria, rica y franca: he de decirlo. / Me da trabajo —que es fortaleza,— casa para mi esposa, cuna para mis hijos, campo vasto a mi inmensa impaciencia americana.”

Martí aspira a la formación integral del hombre íntegro. Este propósito se alcanzaría en la unidad dinámica entre los conocimientos útiles, el desarrollo de la creatividad, la responsabilidad en la transformación del ambiente natural y social, y la formación de personas virtuosas que cumplan con sus deberes y actúen en concordancia con sus valores. La educación como proceso integral, es una conjugación y complementación entre el conocer, el pensar, el actuar y la conciencia moral. La manifestación de los sentimientos y las emociones permiten el surgimiento del interés cognoscitivo y se ilumina el despliegue pleno de la razón. La formación de sentimientos es primordial en el proceso de enseñanza-aprendizaje, los cuales están vinculados con la ética y la estética.

Los alcances de la educación los expresó en su citada obra Guatemala: «La educación es como un árbol, se siembra una semilla y se abre en muchas ramas. Sea la gratitud del pueblo que se educa árbol protector, en las tempestades y las lluvias, de los hombres que hoy les hacen tanto bien! Hombres recogerá quien siembre escuelas.»

dgar Rene Ortiz Romero

El pasado miércoles, 16 de mayo, el secretario privado de la presidencia, Carlos Martínez, juramentó a la nueva fiscal general, María Consuelo Porras. Este 18 de mayo será el día que asuma oficialmente como nueva fiscal general.

No cabe duda que la gestión de Thelma Aldana ha sido notable por todo lo acontecido desde 2015. Entre la fiscal Aldana y el comisionado de CICIG, Iván Velásquez, emprendieron una serie de casos de alto impacto que pusieron Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti tras las rejas. A la lista hay que sumar que se encuentran procesados por delitos relacionados con casos de corrupción cuatro funcionarios de SAT, 25 diputados, 12 alcaldes, 4 ex magistrados de la CSJ y varios ex ministros. La cantidad y envergadura de los casos antes descritos deja una tarea titánica para la futura fiscal general.

Pero no hay que olvidar que uno de los grandes retos es fortalecer el Ministerio Publico como institución. Para hacer frente a una lista de casos de tal trascendencia se necesita un ente acusador independiente y sobre todo capaz. Durante las gestiones de Claudia Paz y Paz y de Thelma Aldana hubo avances en torno al fortalecimiento del recurso humano de dicha institución. La FECI ha sido la fiscalía estrella y de no ser por los fiscales que ocuparon esos mandos medios nada de lo acontecido habría sido posible. Es de esperar que la buena gestión de esta fiscalía se replique a otras fiscalías.

No es tarea fácil para la Dra. Consuelo Porras. La presión que afrontará al frente del MP será monumental y vendrá de todos los lados del espectro ideológico y de todos los grupos de poder. Pero como guatemaltecos debemos comprender que uno de los grandes anhelos es generar instituciones sólidas. En ese sentido interesa mucho que la labor de la institución acusadora tenga éxito bajo un nuevo equipo y con una nueva fiscal. Si los logros se mantienen y se multiplican podremos decir que hemos tenido avances importantes como Estado y como país.

La fiscal general Porras tiene el respaldo de que su nombramiento fue precedido por un proceso altamente vigilado en las comisiones de postulación. La transparencia que primó dentro del proceso, gracias a la vigilancia que ejercieron varios actores de la sociedad civil, es suficiente para que veamos con optimismo el relevo en el MP. La fiscal general Porras viene de ser magistrada suplente de la Corte de Constitucionalidad, antes fue magistrada de Sala y tuvo un cargo dentro del MP. Su trayectoria nos da indicios de que tiene la capacidad para asumir el reto y por ello la comisión de postulación la tuvo como la mejor calificada de los postulantes.

Como ciudadanía tenemos que ser maduros y exigentes. Maduros para aceptar que el relevo en los puestos es clave en el proceso de construcción de Estado y de instituciones sólidas y, por ende, parte del proceso de lucha contra la corrupción; exigentes para estar vigilantes a la nueva gestión para que los logros alcanzados se mantengan y para que podamos lograr otros objetivos que como nación debemos perseguir.

 

Por: Diana Herrera 

La Hemofilia es un trastorno genético, es un padecimiento doloso que continúa en expandiéndose.


Una enfermedad rara afecta a 5 de cada 100 mil habitantes normalmente, en Europa la cifra que aplican es 1 o 2 de cada 2 mil personas, existen más de 6.000 enfermedades raras y entre ese amplio catálogo se encuentra la Hemofilia.


En total las enfermedades raras afectan a millones de ciudadanos del mundo. El 80% de las enfermedades raras son de origen genético y muchas veces son crónicas y ponen en riesgo la vida. El 17 de abril es celebrado El Día Mundial de la Hemofilia, el cual quedo establecido en el año 1989 por la Federación Mundial de Hemofilia (FMH) en honor del nacimiento del fundador de dicha federación llamado Franz Schnabel.

La hemofilia es una enfermedad de transmisión hereditaria que afecta a la coagulación de la sangre, caracterizada por el desarrollo de hemorragias internas incontroladas que pueden llegar a causar la muerte. Según la Dra. Silvana Oliva, Hematóloga Pediatra, indicó que en Guatemala se estima que existen 1,600 personas con esta patología, sin embargo, solo existen 400 casos registrados oficialmente, quedando un 75% sin estar registrados.  Los niños pueden llevar una vida normal con el correcto tratamiento desde el inicio de sus vidas, y es muy importante que el tratamiento sea bien administrado por sus familias y por ellos mismos.

La frase conmemorativa de este año fue “Compartir conocimientos nos fortalece” lo que significa crear conciencia de esta enfermedad y empoderar a otros sobre el conocimiento y tratamiento de esta enfermedad. Los avances científicos sobre esta enfermedad genética han tenido excelentes resultados en adultos a través de la transferencia de genes, para motivar al organismo a producir el factor de coagulación faltante.

Los últimos avances están relacionados con una orientación diferente para enfrentar la enfermedad y controlar al paciente. Antes el tratamiento se limitaba a asistir a la persona cada vez que presentaba una hemorragia, lo que paulatinamente iba dañando las articulaciones afectadas hasta producir grandes artropatías hemofílicas y grados importantes de invalidez. Ahora el carácter preventivo toma su fuerza, y previene los altos riesgos asociados a este padecimiento, haciendo que el paciente lleve una vida normal.

Con el propósito de generar una perspectiva amplia sobre el tema social existe el Índice de Progreso Social que mide rigurosamente el desempeño de los países en un amplio rango de aspectos de desempeño social y ambiental, los cuales son relevantes para países en todos los niveles de desarrollo económico. Por lo que facilita una evaluación no solo del desempeño absoluto del país, sino también de su desempeño relativo en comparación con sus pares económicos. (Social Progress Imperative, 2017)


Para el caso de Guatemala el índice de progreso social dentro del pilar necesidades humanas básicas específicamente el indicador de desnutrición se encuentra en la posición número 99 de los 128 países evaluados lo que refleja la importancia que se tiene que dar a dicha problemática, en igual medida cuando se analiza la intensidad del déficit alimentario dicho indicador posiciona al país en la posición número 97.


Una de las principales razones por las que la desnutrición puede desarrollarse se debe a las condiciones de vida que los habitantes pueden tener por ejemplo al bajo o nulo acceso a las fuentes de agua mejoradas específicamente en el área rural y el acceso a energía eléctrica como refleja el índice Guatemala se posiciona en lugares cercanos a la posición 90. Por su parte en otras de las áreas evaluadas dentro del índice se encuentra los fundamentos de bienestar donde se encuentran indicadores interesantes como lo es la matriculación en educación primaria y en educación segundaria donde el país se encuentra en la posición 96 y 93 respectivamente. Lo anterior reflejado en las oportunidades para la obtención de educación cuya posición se encuentra en 99.

Otro de los indicadores que resalta en el informe es el área de la seguridad principalmente en tres indicadores la tasa de homicidios por cada cien mil personas que posiciona al país en el número 123, el nivel de crímenes violentos que se posiciona encuentra en la posición 119 seguida de cerca por la criminalidad percibida encontrándose en el número 118.

La radiografía actual de Guatemala presenta escenarios con indicadores que reflejan las debilidades del sistema para dar solución a problemas sociales como lo es la pobreza, desigualdad, desnutrición y la inseguridad. Por lo que es necesario crear una agenda con propuestas nuevas para el correcto abordaje de los problemas que la sociedad enfrenta.

 

Hace unos días se celebraba por todo lo alto los “grandes logros de la justicia” y yo no sabía si llorar o reír.


El boato de lo menos unos 50 mil dólares de catering y en hotel de lujo, ¡fue apoteósico! Se brindó con champagne, se comieron finas carnes y mariscos y se celebraron los grandes logros de la señora saliente y se previno, amenazante, ¡a la señora entrante!


No se han mejorado los métodos de investigación, no hay laboratorios de criminalística, ni reactivos para los estudios, no hay una academia de primer nivel para entrenar investigadores profesionales, no hay carros blindados, ni chalecos antibalas para los investigadores (pero para los jefes, ¡sí! Caravanas blindadas enteras de medio millón de quetzales y para los jefes de SAT y del MP, para ellos, ¡sí hay de todo!).

No se desarrolla a la Policía ni a sus capacidades de investigación criminal y prevención del delito, no se equipa a los investigadores del MP, ni al Ejército, ni a la inteligencia militar, ni civil. No se hacen convenios de capacitación permanentes con el FBI y el Departamento de Justicia, o con Israel. No se colabora con mejorar y desarrollar instituciones, pero para fiestas sí hay, para edificios de 35 millones de quetzales inservibles y sin parqueo, para eso sí hay; para premios y viajes por el mundo y para pauta para cantar los grandes “logros de la justicia”, ¡para eso abunda!

¿Cómo vamos a desarrollar instituciones de justicia y de inteligencia si no invertimos en la capacitación y el entrenamiento del capital humano? ¿Cómo se hace para que sin personal capacitado, que es el que debe hacer el trabajo duro arriesgando la vida por sueldos mediocres, sin equipo ni capacitación constante, cómo se hace para tener justicia así?

Los “grandes logros de la justicia” son mas efímeros que la burbuja en la copa de champagne de la señora que hoy canta y a la que se laudan sus enormes logros, sin condenas, presentando varios testigos falsos, ensañándose contra un niño de 3 años y enterrando en burocracia el caso de la brutal paliza a un joven de 17 años, partiéndole los pómulos y desencajándole un ojo o viajando a Suiza a presentar testigos falsos contra un suizo guatemalteco que cometió el pecado enorme de cumplir con su deber y reprimir delincuentes mareros secuestradores y extorsionistas…

Grandes, sin duda alguna, los grandes logros de la justicia…