Por: Virgilio A. Cordón

Las funciones administrativas del jefe y el líder son literalmente diferentes.  Los administradores o jefes se dedican básicamente a las funciones de planeación, organización, dirección y control.  En cambio el líder además de supervisar las funciones anteriores, tiene un campo  mucho más amplio de acción.


Dichas funciones las podemos agrupar en tres grandes áreas: 1) interpersonales, 2) informativas, y 3) decisorias.


Funciones interpersonales:

1.      Representación: esto se relaciona con todo lo que es firmar documentos importantes, recibir a clientes clave, asistir a eventos  en donde su presencia es importante y presidir reuniones y ceremonias  propias de su organización (importante señalar como muchos líderes fallan en este ultimo punto porque lo consideran sin importancia).

2.      Líder:  como hemos visto anteriormente, el líder debe interactuar constantemente con sus seguidores para poder tener influencia, para poder tener empatía y escuchar las necesidades de sus colaboradores y así poder desarrollar un plan de capacitación acorde a ello.  Además, necesita dar instrucciones basadas en el plan estratégico y evaluar constantemente el desempeño.

3.      Enlace:  finalmente dentro de las funciones interpersonales, está la de formar parte de comisiones, asistir a reuniones de organizaciones  externas con organizaciones relacionadas  y reunirse con personas o instituciones que puedan apoyar su objetivo.

Es muy difícil ser líder si se considera que la información debe ser restringida a los colaboradores porque “no tienen” el nivel para utilizarla.

Funciones informativas:

1.      Supervisión: que implica la lectura de informes, memos y publicaciones internar y externas relacionadas a su entorno.  Asistir a reuniones de seguimiento tanto dentro como fuera de la organización y observar el mercado, las tendencias, la competencia, etc.

2.      Difusión y portavoz:  como líder, debe ser el principal promotor de  compartir información general de los avances, retos y oportunidades que tiene la organización por cualquier medio de comunicación. Ese tipo de pensamiento es totalmente obsoleto y dista mucho de las organizaciones modernas que son totalmente colaborativas.   Finalmente, debe ser el principal portavoz e informar a la junta directiva a los gobiernos o a sus “stakeholders” sobre información relevante para ellos.

Funciones decisorias:

1.      Emprendedor: lo que implica la creación de nuevas ideas, idear nuevos procesos o adquirir nuevos recursos para poder implementar su visión

2.      Manejo de problemas: saber solucionar los problemas que sus colaboradores no puedan hacer, por falta de poder o experiencia tales como proveedores, sindicatos, acuerdos con otras empresas, etc.

3.      Asignación de recursos: lo que implica que basado en un presupuesto previo, debe decidir cual proyecto se hace  o no y en qué momento, determinar la mejor asignación de recursos según prioridades y programar de forma eficiente el desarrollo organizacional.

4.      Negociador:  finalmente, debe ser el negociador por excelencia de todos los temas que sean de fondo para el desempeño de su organización, tales como paquetes salariales, convenios sindicales, contratos con proveedores y clientes, relaciones con cámaras y asociaciones, etc. Éxitos.

 

Total
8
Shares

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Análisis, artículos e información.

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.