Por: Dr. Virgilio A. Cordón

El tener los talentos desarrollados para ser un verdadero líder, requiere de tiempo y experiencia pero no lo es todo.


  Además, debe  aprender cuatro habilidades que resultan ser básicas para  ejercer un liderazgo eficaz:


1.      Comunicación oral y escrita:  Aunque parece una habilidad simple, conozco muchas personas que  carecen de las habilidades de comunicación necesarias como para poder comunicar  de forma directa, asertiva, honesta y comprensible lo que quieren, sienten, esperan, etc.  Es común que si no se tiene ésta habilidad desarrollada,  la organización sufra de incertidumbre, confusión o incluso miedo al desarrollar su trabajo, porque no tienen claras las expectativas  sobre lo que tienen y pueden hacer.  Uno de los errores más frecuentes del líder  que encuentro sin importar el tipo de organización, es suponer que toda su equipo sabe cuál es su visión, objetivos, lo que se espera de ellos, etc.

2.      Relaciones interpersonales:  Como hemos hablado en artículos anteriores, para que una persona pueda ser considerado líder debe tener seguidores y eso se obtiene a través de una relación con los demás.  La empatía que se necesita tener con los colaboradores, es únicamente posible con el constante relacionamiento con su equipo de trabajo, pero sobre todo, que esa relación sea para compartir visión, dar seguimiento, felicitar y agradecer los éxitos, dar retroalimentación positiva, etc.  Existen líderes que su forma de relacionamiento se limita a reprender, castigar o en el mejor de los casos, corregir los errores de su equipo lo cual obviamente impacta en la cultura.

3.      Habilidades de negociación y resolución de conflictos:  Toda historia tiene dos perspectivas.  Cuando hablo de habilidades de negociación, me refiero a  que debe tener la capacidad de  ponerse en la posición del otro para poder entender su necesidad insatisfecha y buscar opciones alternativas.  Una persona que es incapaz de encontrar una posición diferente a la de A o B… difícilmente podrá tener habilidades de negociación, en donde ambas partes se levanten de la mesa satisfechos de lo obtenido, ya que encontraron un punto C.  Cuando hablo de resolución de conflictos, me refiero a la habilidad de poder controlar la tensión generada por un conflicto, mostrar los beneficios de las posibles soluciones y luego, poder persuadir (no mandar) a los demás del equipo para que acepten de la mejor forma la decisión tomada.

4.      Motivación:  Este es una de las habilidades de las que se habla mucho pero se entiende poco, ya que la mayoría de las personas lo confunden con satisfacción (corto plazo).  Muchas organizaciones utilizan planes de satisfacción y les dan a sus colaboradores  bonos, comisiones, pachones, camisetas, etc.  con la finalidad de tenerlos “motivados”, obviamente sin alcanzar los resultados deseados pese a las buenas intenciones.    La motivación es interna, por lo tanto no importa que tanto le ofrezca a sus colaboradores. Si no los conoce de cerca, si no sabe que los mueve internamente (dinero, logro, retos, seguridad, variedad, conexión, etc.) es prácticamente imposible que  sus colaboradores den su 100%,  o den la “milla extra” pensando en beneficios a largo plazo.   Éxitos.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Análisis, artículos e información.

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.