Por: Philip Wilson

Muy pocas personas conocen la historia del Ecofiltro y su alcance mundial.  En los años 80, cuando el Licenciado Fernando Mazariegos trabajaba en el Instituto Centroamericana de Investigación y Tecnología Industrial (ICAITI), se desarrollo la tecnología de la cual el filtro está elaborado.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) le había dado un aporte importante al ICAITI para que los científicos lograran una manera de potabilizar el agua a bajo costo utilizando materiales y mano de obra local y el Licenciado Mazariegos estaba a cargo del proyecto. Luego de mucho tiempo y esfuerzo en investigación se inventó el filtro que ahora los guatemaltecos conocen como el Ecofiltro.  Por problemas financieros de los cinco países signatarios, el ICAITI tristemente se cierra en 1998.

Muchos de los inventos del ICAITI se han quedado engavetados pero gracias a la generosidad y visión del Licenciado Mazariegos, quien donó la tecnología empleada para el Ecofiltro a la humanidad.  Fue una decisión de la que no se arrepiente, ya que se ha logrado la fabricación del filtro en muchos países del mundo.

En el 2017 el mundo contó con 59 fabricas en 38 países que produjeron más de 2.5M de filtros para beneficiar a sus poblaciones.  Hay fábricas en los continentes de África, Asia y  América y muchísimas familias se están beneficiando de una mejor salud gracias a este invento guatemalteco.

Cuando doy visitas guiadas de la fábrica de Ecofiltro en Antigua, Guatemala, siempre le digo a los invitados que somos una fábrica abierta donde todos pueden venir a ver como se fabrica el filtro y como llegamos a impactar familias de una manera sostenible.  Todo el tiempo tenemos visitas de delegaciones de otros países que quieren entrenarse en como fabricar los filtros en sus países y beneficiar a sus compatriotas.

En el último trimestre del 2017 tuvimos visitas de Tunisia, Venezuela, Colombia, Argentina y Puerto Rico.  A todas estas delegaciones se les explica que es una tecnología que se puede desarrollar en cualquier país del mundo y nos pasamos mucho tiempo entrenándolas en como producir el filtro correctamente para que potabilice el agua.

Quien dice que en Guatemala no hay grandes personas que son ingeniosas y que pueden impactar a personas fuera de nuestro país.

El 80% de todas las enfermedades en países en desarrollo son causados por no tener acceso a agua potable.  Las estadísticas demuestran que se salva 3.5 vidas por cada mil filtros que se entregan en un país en desarrollo.  Con mas de 2.5M de filtros que se entregaron en África, Asia y América en el 2017, podemos concluir que este invento guatemalteco salvo 8,750 vidas, principalmente de niños menos de 5 que no tienen las defensas para combatir una infección intestinal.

El Licenciado Mazariegos es un gran ejemplo del espíritu chapín. Los guatemaltecos somos gente buena y si estamos aportando positivamente al mundo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Análisis, artículos e información.

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.