Por Gisela Morales

No es fácil pensar en el retiro cuando uno está en un 100% metido en su deporte pero siempre he tenido la mentalidad de evaluar el peor escenario para continuar con mis proyectos. Si yo puedo aceptar el peor escenario, entonces puedo continuar con mi proyecto, de lo contrario, lo dejaré estar y buscare algo nuevo o otro camino para lograrlo.


Considero que esta mentalidad me ha ayudado muchísimo y me ha permitido ayudar a otros que están pasando por lo mismo a tomar mejores decisiones. En un principio, nunca dejé de estudiar durante mis años como deportista. Incluso me gané una beca del 100% en USA para representar a mi universidad en competencias y a cambio de esto, me cubrían el 100% de mis gastos en este país. Obvio allí teníamos todo tipo de apoyo y flexibilidad para cumplir ambas responsabilidades al mismo tiempo, algo que sin duda, en Guatemala nos hace falta, aunque ya existen muchas instituciones que sí apoyan.


Luego, desde que regresé a Guatemala, empecé a pensar que quería ser cuando no fuera atleta y empecé a planificar mi futuro. A recibir cursos, prepararme, hacer contactos y mucho aprendizaje. Me propuse desde un inicio que yo quería ser igual de exitosa como empresaria de como lo había sido como atleta. Gracias a Dios, siempre he sido muy determinada y esto me ayudó a cumplir mis metas.

Desde el año 2012, inicié mis academias de natación Waterproof que hoy en el 2018, tengo 2 sedes, he enseñado a más de 3000 niños a nadar y he construido un programa de calidad en la enseñanza de la natación.

Además de esto, luego de nacimiento de mi primer hijo, tome la decisión de regresar a la natación competitiva porque quería demostrar que ser madre, empresaria y mujer, JAMÁS será una limitación si es que esto nos lo proponemos.

En el año 2012, nació mi primer hijo Ian y les puedo decir que este ciclo olímpico, ha sido el mejor de mi vida. Que causó este resultado cuando estaba aún más ocupada? Bueno les puedo decir que NO tenía mis huevos en la misma canasta. Diversifique mis emociones, tiempo y enfoque. Antes mi vida, emociones, tiempo, enfoque, etc dependían en un 100% en mi deporte, en mis resultados de entrenamientos, mis competencias y yo desayunaba, almorzaba y cenaba mi deporte. Pero al tener a mi hijo y mi academia, si yo tenía un mal resultado en el deporte, no me importaba igual. Tenía otras prioridades en mi vida y mi deporte pasó a ocupar el 3er orden cuando antes era mi no.1. Esto me permitió  relajarme, a disfrutar esta etapa al 100% y a no bloquearme con cosas poco importantes.

En mi negocio descubrí que soy 100% competitiva, al igual que en mi deporte y esa energía la enfoque en crecer, perfeccionar mi negocio y aprender en esta nueva etapa. Pensé que Río 2016 sería mi última competencia a nivel internacional y estaba preparada para esto pero justo 5 meses antes de Río, tuve que tener una cirugía en mi hombro derecho y me dejó fuera de los Juegos Olímpicos.

En este momento lo único que podía pensar es que no quería retirarme así pues lo haría por una mala razón y no porque yo estuviera lista. No es como lo había planificado y si en ese momento yo decidía retirarme, me iba a arrepentir el resto de mi vida. Es así que con mi esposo decidimos tener a nuestro 2ndo hijo Joshua y tomé la decisión de regresar a Juegos Centroamericanos en diciembre del 2017, a tan solo 6 meses del nacimiento de mi segundo hijo.

Por Qué tomé esta decisión?? Bueno es fácil. Primero para regresar y buena condición física. No hay forma más fácil de bajar de peso que comprometiéndose a competir por Guatemala y tener que entrenar todos días para cumplir este compromiso. Esto me ayudó a ser constante, a tener una meta clara y a disfrutar nuevamente del proceso. Luego la otra razón era despedirme del deporte dejando un mensaje para todas aquellas mamas que consideran que ser mamas es el fín de una atleta.

Con 2 hijos, 2 academias de natación, familia y otros compromisos, logré entrenar y ganar en Juegos Centroamericanos con tiempos competitivos a pesar de estar solo a 6 meses post parto de mi segundo bebe. Claro que el camino no fue fácil y por ratos, quería tirar la toalla pero si lo hacía, sabía que esto me dolería más en el futuro que el dolor momentáneo del entrenamiento o del sacrificio del momento.

Luego de Centroamericanos, al ver mis tiempos y de haber clasificado a Juegos Centroamericanos  y del Caribe, me emocioné y me propuse que esta competencia sería mi última. Es así que desde diciembre del 2017, me fijé una meta y empecé a trabajar en ella. Yo sabía que ganar medalla en estos juegos significaria entrenar como los viejos tiempos dedicando el 100% de mi tiempo a esto así que en un inicio tuve que aceptar la idea que no necesariamente ganaría una medalla.

Evalué las posibilidades y si yo podía aceptarlo, entonces seguiría. Me puse a pensar que muchas veces tomamos decisiones basadas en 3eras personas y llegó un momento en que pensaba que si no iba a ganar medalla, para qué quería ir a participar pero luego entendí que el estar allí participando era mucho más importante que una medalla.

Empecé a pensar en todo lo que está competencia podía significar para mí y decidí embarcar el camino. Les soy honesta, no fue nada fácil. Los horarios de entrenamiento, trabajo, reuniones, hijos, casa, esposo, compromisos, no fue tarea fácil. En especial mi segundo bebe que seguía despertándose a las 2 o 3am en las noches y a pesar de esto, me levantaba 5am a mis entrenamientos ya que era la única hora para poder entrenar y el resto del día poder cumplir con mi trabajo y demás responsabilidades.

Hubieron llantos, cansancio y momentos de pensar nuevamente si realmente era lo que quería pero nuevamente recordé que posponer el dolor inmediato por la satisfacción a futuro, valía la pena.

Que era lo que me motivaba a continuar y llegar hasta este momento? Bueno en principio, serían mis 5tos Juegos Centroamericanos y llegar a este número de eventos era algo importante. 2ndo ver a Luis Carlos ganar su primer medalla de oro y dar así inicio a una hermosa carrera deportiva que le espera, era súper importante. Apoyarlo y estar allí para toda la delegación y disfrutar de este momento fue algo especial. 3ero despedirme de todas las amistades deportivas que año tras año nos encontrábamos en estas competencias y compartimos momentos especiales era importante. 4to poder darle un final a mi mente y hacerlo de la manera correcta, sabía que me ayudaría a asimilar este momento de la mejor manera y así evitar los errores que muchos amigos pasaron y que me enseñaron.

Continuará…

Total
21
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.