Todos los años gastamos infinita cantidad de recursos comprando flotadores, salvavidas, infladores y cualquier nuevo artículo en el mercado que nos ayudará a que nuestros hijos tengan un contacto con el agua “seguro”. En TV vemos millones de recursos en publicidad de compañías que se dedican a vender este tipo de “juegos” o flotadores pero la realidad es que la mayoría de padres de familia los compran.


Estamos dispuestos a comprar y gastar todo esto en dispositivos de flotabilidad para mantener “seguros” a nuestros hijos, pero no crees que mejor deberíamos INVERTIR en clases de seguridad acuática para nuestros hijos?


La realidad es que estamos acostumbrados en muchas áreas de nuestras vidas a tapar la causa real de los problemas con soluciones superficiales en vez de atacar los problemas reales de la fuente y RESOLVERLOS.

Lo hacemos constantemente y mi objetivo del día de hoy es que evaluemos para poder cambiar y solucionar los problemas de fondo.

Un ejemplo rápido es cuando tomamos la decisión de sacar a nuestros hijos de actividades deportivas, especialmente la natación cuando se enferman y justificamos que los vamos a sacar porque se enferman mucho. Pero porque no mejor les subimos las defensas y los exponemos a estas actividades para que sus cuerpos se fortalezcan en vez de tratarlos con burbujas de cristal? En Holanda, USA, Europa y mil otras partes del mundo, las piscinas son al aire libre y porque allá los niños si hacen natación aún en época de frío y lluvia? Y en Guatemala que las academias son techadas, tapadas, etc, damos excusas?

Otro ejemplo claro es cuando nuestros hijos no prestan atención cuando les estamos hablando y nos enojamos.  Pero si analizamos, les estamos nosotros poniendo atención cuando ellos nos hablan o los callamos, vemos nuestro celular y esperamos que no nos interrumpan mientras hacemos cosas sin valor? Que ejemplo les estamos dando?

En fin, puedo continuar dando miles de ejemplos de cosas que he evaluado y he identificado pero cometer errores es parte de la vida pero lo importante de cometer errores es aprender de ellos, tener la capacidad para evaluar porqué los cometimos y poder escoger un camino mejor para el futuro.

Es así que hoy te quiero dejar un par de pensamientos y espero puedas aplicarlos o al menos evaluarlos.

  • Si quieres que tu hijo/a te ponga atención cuando hablas, empecemos poniendo atención cuando el/ella lo solicitan.
  • Quieres que tu hijo/a sea puntual en sus actividades? Comencemos dando el ejemplo llevándolo puntual a sus clases de natación y no dando excusas o exigiendo que la academia te reponga tiempo que tu decidiste perder.
  • Quieres que tu hijo/a diga la verdad? No digamos mentiras frente a nuestros hijos pues aprenden que mentir es normal y no saben que es la diferencia en una mentira pequeña a una grande… lo único que entienden es que mentir está bien.
  • Quieres que tu hijo/a aprenda el valor de la responsabilidad? Dejemos de comprarle cosas nuevas cuando las pierda. Dejemoslos que sufran y que tengan consecuencias de sus acciones.
  • Quieres que tu hijo/a aprenda a ser cariñoso? Fijémonos en el ejemplo que le damos todos los días y como tratamos a nuestros esposas/os en casa. Ellos aprenden de ejemplos.
  • Quieres que tu hijo/a trate bien a las mujeres y que ayude en casa? Querido papi, dale el ejemplo y ayuda tú en casa y trata cariñosamente a tu esposa para que el aprenda esto por ejemplo.
  • Quieres que tu hija aprenda a darse a respetar? Queridas mamis, debemos ser el ejemplo. No dejemos que nos falten el respeto y pongamos en su lugar a las personas que lo intenten.
  • Quieres que tu hijo/a sea saludable y que se alimente bien? Dejemos de comprar chucherías y no comamos frente a ellos cosas poco saludables. Seamos el ejemplo.
  • Quieres que tu hijo/a no le tenga miedo al agua pero tu no sabes nadar? Deja de decirle que el agua es peligrosa, metete a clases de natación y enséñale que es posible.

Al final del día, todos tenemos en nuestra capacidad ser mejores y cambiar el futuro de nuestros hijos pero esto no empieza cambiandolos a ellos. Esto empieza cambiando nosotros y siendo el ejemplo.

Todo cambio empieza en uno y con uno. No podemos cambiar a los demás pero sí podemos cambiar nosotros para dar el ejemplo y esperar que los demás quieran cambiar con nosotros. Esto lo aprendí en carne propia pero he visto los grandes cambios que puedes hacer en tu círculo de influencia cuando TÚ cambias.

En esta semana santa espero que puedas decidir INVERTIR en las clases de natación de tus hijos y dejar de gastar en soluciones temporales. Al final del día tú sabes que aprender a nadar es lo que realmente importa y que es un regalo para toda la vida.

Al enseñar a nadar estás invirtiendo en:

La salud de tu hijo, su desarrollo motriz, su SEGURIDAD, su desarrollo social, su fortalecimiento de músculos, articulaciones y tendones, su flexibilidad, su entretenimiento saludable y en muchas cosas más. INVIERTE en tus hijos… ellos lo valen y se el EJEMPLO que quieres que ellos sean en un futuro.

 

 

Total
5
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.