Por: Giovanni Fratti

Es muy importante documentar debidamente para la historia patria los acontecimientos y todo lo que le ha pasado a Guatemala, los últimos 3 o 6 años; digamos desde del asesinato político de Rosenberg y los Musa; y el del periodista Hugo Arce; y el atentado cobarde contra Luis Felipe Valenzuela en el criminal gobierno de la UNE; y la ex guerrilla; y el putrefacto gobierno del PP; y esa mafia de oficiales corruptos del Ejército, que con su actuar criminal deshonraron a la institución y a la República; en esos, según mi apreciación, los dos peores gobiernos de la historia del siglo XXI y de esta larga, tortuosa y tormentosa democracia desde 1985.

“Yo estoy seguro que Guatemala tiene la gente, la capacidad, el deseo y la voluntad de liberarse de estas cadenas descritas anteriormente”.

Yo inicie en radio de opinión con análisis político en el ya distante 2005 como invitado a Radio Infinita y luego como conductor de lunes a jueves de 5:00 a 6:30 pm.  Fue muy duro, la realidad fue devastadoramente árida, era como describir un desierto lleno de fieras, víboras, espinas, polvo y el sol abrazador peor que el de Zacapa en marzo o abril.

La realidad política del desastre del último año de Arzú, la derrota de Berger y el surgimiento de Portillo y el FRG yo pensé aquellos años: ¡esto sí ya es el fondo!


¡Me equivoqué, lamentablemente! Luego del FRG vino la Gana y luego del desastre de la gana vino la UNE y después el PP.


Hemos de ser uno de los pueblos más duros y resilientes del mundo. A veces pareciera que todas las furias del averno se hubieran desatado sobre nosotros y como si se repitiera entre nosotros el mito griego de aquel héroe que todos los días encadenado en una montaña, un águila fantástica llegaba a arrancarle el hígado con las garras y el pico, solo para que al día siguiente le naciera de nuevo un hígado nuevo y se repitiera el suplicio y la tortura.

Es increíble lo que nos ha sucedido como guatemaltecos estos 13 largos años y lo más extraordinario es que, a pesar de todo, la economía no ha dejado de crecer un solo año. Las ciudades siguieron creciendo y el PIB per capita casi se quintuplicó en quince o veinte años, de 1,500.00 USD al año en 2017 a más de 7,000.00 USD, a pesar de todo. A pesar de nuestro tormento, a pesar de nuestra tortura, por políticos mercantilistas oenegeros embajadas y sindicalistas corruptos.

“Hemos de ser uno de los pueblos más duros y resilientes del mundo”.

Yo estoy seguro que Guatemala tiene la gente, la capacidad, el deseo y la voluntad de liberarse de estas cadenas descritas anteriormente.

Yo tengo fe y creo que si Dios Nuestro Señor lo permite y nuestra voluntad y trabajo duro inquebrantable lo demuestra, esta patria nuestra renacerá, la república vivirá y la libertad estallará entre nosotros con toda su fuerza y Guatemala se salvara. ¡Dios primero y la buena voluntad de todas las mujeres y hombres de bien!

Total
25
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.