Fuente: La Vanguardia

La caída observada en los índices mundiales, especialmente en los de Estados Unidos que son los más seguidos, ha sido impresionante, caídas porcentuales que no veíamos desde el 2011.

¿Hay razones para preocuparnos?  ¿Qué está causando la caída?

Hay varias razones que podemos argumentar:

  1. El crecimiento de los mercados ha sido impresionante en los últimos meses, el índice Dow Jones llegó a 10 mil puntos en octubre del 2009 y duplicó esa cifra en enero del 2017, le tomó once años llegar a 20 mil puntos y solo un año llegar a 26 mil. En tan solo un año el Dow ya alcanzaba la cifra récord de 26 mil puntos. Una subida muy fuerte en muy poco tiempo. Algo similar sucedió con el índice S&P 500, ambos rompieron récords de alza en alza en varias oportunidades durante el último año. Y si bien es cierto que esto no es una razón suficiente para que el mercado caiga, entre más suba, mayor la tentación de salir a tomar utilidades o mayor la probabilidad de que el mercado tenga un retroceso, los mercados bursátiles no suben indefinidamente.
  2. El desempeño de la economía de los Estados Unidos ha sido mejor que lo esperado, el PIB del 2017 cerró con un crecimiento del 2,5%, superior al 1,8% del 2016. Esto ha provocado un temor en los inversionistas de que la inflación pueda ser mayor y que el FED deba hacer un ajuste más agresivo en la tasa de fondos federales.
  3. La cifra de empleo generado en enero, que se publicó el viernes, fue mejor a lo esperado y genera aún más preocupación de que el crecimiento pueda ser mayor en este 2018.
  4. Los bonos del tesoro estuvieron cayendo de precio en las últimas dos semanas, consecuentemente el rendimiento subió, como respuesta a la especulación de que la FED podría subir tasas más agresivamente.

Lo que provoca un ambiente de ansiedad en el mercado y como en el mundo actual todos estamos conectados, lo que sucede en un mercado rápidamente repercute en los otros, de forma tal que si los mercados americanos cerraron el viernes con una fuerte caída, 665,75 puntos en el Dow, es de esperar que los mercados en Asia abrieran el lunes a la baja, y es de esperar que los mercados europeos se contagien de la caída en América y en Asia y así volvemos a llegar a América, donde este lunes vimos una caída de 1175 puntos, que de nuevo provocó caídas en todo el mundo.

Esto es normal que pase en un mercado, que exista volatilidad, la cual había estado prácticamente ausente del mercado estadounidense durante todo el 2017.

¿Deberíamos preocuparnos?

Nuestra respuesta es no. No estamos a las puertas de una crisis, no estamos ni cerca de una recesión en los Estados Unidos, en Europa el crecimiento fue muy bueno y China mostró un crecimiento sólido del 6,8%; paradójicamente, uno de los mayores temores es que haya mayor crecimiento.  El crecimiento de la economía global en el 2017 sorprendió al alza y las estimaciones para el 2018 son de un crecimiento aún mejor, de acuerdo con el último reporte del Fondo Monetario Internacional.

Lo que estamos viendo en el mercado es una corrección, que, si bien fue muy fuerte y muy rápida, consideramos que es eso, una corrección y las correcciones son sanas en el mercado, son respiros que se dan los mercados, digamos que un descanso, que en muchas ocasiones es un descanso para luego continuar con ritmo ascendente.

Lo que si debemos tomar en cuenta es que las rentabilidades que el mercado accionario presenta en los últimos dos años han sido muy buenas, el Dow 13,42% en el 2016 y 25% en el 2017, el S&P 9,5% en el 2016 y 19,4% en el 2017, adicional a esto el mercado no ha parado de subir desde el 2009, luego de la crisis financiera y, por lo tanto, podría esperarse que este año el retorno no sea tan bueno.

Fuente: Pulso Bursátil 

Fuente Fotográfica: La Vanguardia

Total
3
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.