Imagina que estás en un supermercado frente a un enorme anaquel. Si tienes acceso a una decena de productos muy parecidos uno a otro, ¿qué te hace elegir por uno de ellos? ¡Ese es el valor de la marca!


Paradójicamente, muchos emprendedores ponen todo el esfuerzo en su producto o servicio, y muy poco en la construcción de la imagen que quieren proyectar hacia el mercado. Lo peligroso de ello es que esa falta de estrategia los puede llevar a tener una reputación que puede ser negativa.


En el marco del Festival de Innovación Epicentro, Héctor Ruvalcaba Mejía, director ejecutivo de Alicia I + D + A, una organización que apoya proyectos emprendedores que impacten positivamente en su entorno, advirtió que, a diferencia de lo que pasaba en años anteriores, las marcas no requieren de mucho tiempo para construirse… de manera positiva o negativa.

 “Las marcas actuales tienen modificaciones tan constantes, que si tú no generas una planeación desde el inicio en que tú vas a lanzar, fondear, pitchear, etcétera, si no tienes claro a dónde la quieres llevar, probablemente te va a llevar a un lugar que no tenías considerado, tal vez a un lugar que no era el óptimo para tu marca”, dijo.

Las personas son marcas, los productos son marcas, las ciudades son marcas, los países son marcas y, entonces, cuando a mí alguien me da una referencia, yo voy a generar un prejuicio”, agregó, Si todos los valores que están alrededor de las marcas solamente son los productos, entonces me daría lo mismo comprar un teléfono iPhone contra un Huawei”.

Por ello, este experto te brinda algunas recomendaciones que pueden ayudarte al momento de pensar qué tipo de marca quieres crear (o de modificar la que has construido sin quererlo).

1. Reconoce que tu marca es un diferenciador valioso respecto a tu competencia

“A las personas les cuesta mucho trabajo saber eso qué valor tiene, y para mí es muy simple de explicar: en el momento en el que tú tienes dos elementos, ya sean servicios o productos, con las mismas características, pero hay uno que te jala porque le tienes confianza y hace que les des tu dinero, en automático ese es el valor máximo de una marca”, explicó.

Cuando logras entender que esos valores de marca están construidos sobre fortalezas importantes del desarrollo tecnológico o del desarrollo cultural, entonces ganaste muchos pasos”.

2.  Ten en cuenta las redes sociales: pueden entronizarte o acabar contigo

“Las redes sociales lo que te hacen ahora es cuestionar si lo que estás diciendo es verdad; entonces, si lo que tú generas como arquitectura de tu marca no corresponde a la realidad de lo que tú estás ofreciendo, se va a desplomar la marca”, señaló.

(Por otro lado), la expansión de una marca que tenga fortaleza se multiplica mucho más rápido porque las personas no solo te compran, sino que se convierten en voceros de tu marca”.

3. Por ende, evita que tu marca haga promesas que no puedes cumplir

“Antes era muy fácil mentir: si tú tenías un buen presupuesto publicitario para invertir en televisión, probablemente podías construir una mentira. En este momento no puedes construir mentiras, debes construir realidades”, advirtió.

4. Dale personalidad a tu marca

A mí me gusta que se imaginen su marca como un personaje que van a platicar en capítulos. Entonces, ¿cómo quieres que sea ese personaje? ¿Va a ser atrevido, va a ser conservador? ¿Es irreverente, es muy correcto? Le vas poniendo adjetivos y luego tienes que tener una serie de productos o servicios que sean de la misma narrativa”, dijo.

“Cuando las personas piensen en tu producto, tendrían que pensar en esas cualidades. Si no pasa eso, no lo estás comunicando de manera adecuada o no estás siendo congruente entre lo que ofertas contra lo que estás planteando como tu estrategia de marca”.

Fuente: Entrepreneur

Total
1
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.