El emprendedor debe mantener su autoestima ante la adversidad

El emprendedor debe mantener su autoestima ante la adversidad

El emprendedor

El emprender no es fácil. Requiere de valor, de perseverancia, de paciencia. Habrá momentos de absoluta incertidumbre en donde te cuestionarás la decisión que has tomado. Las cuentas no saldrán como esperabas y terminarás trabajando muchas más horas que cuando eras empleado. Así es que debes de estar preparado y tu superpoder ante la adversidad, tu armadura, siempre será tu autoestima.

¿Qué hacer para que ésta se mantenga sana? Aquí algunas recomendaciones.

1. Imagina lo que quieres lograr

Vislumbrar es el primer paso para llegar a alcanzar las metas. Cuando al alpinista británico George Mallory le preguntaron por qué quería escalar el Everest simplemente respondió: “Porque ahí está”. El tener a la vista la cima a conquistar te hará sentir motivado. No le quites la mirada de encima y asegúrate de nunca dejar de avanzar hacia ella.

2. Ponte metas que puedas alcanzar

Es imposible correr un maratón sin haber entrenado. Para hacerlo tendrás que iniciar con carreras cortas que se irán incrementando progresivamente hasta alcanzar los 42 kilómetros.

En cada una de ellas existe una enorme satisfacción.

La frase célebre del poeta Ralph Waldo Emerson lo resume muy bien: “Life is a journey, not a destination (La vida es un viaje no un destino)”.

Al emprender, ponte metas alcanzables y disfruta cuando alcances cada una de ellas.

3. Perdónate a ti mismo por los errores del pasado

Debes tomar en cuenta que tomarás decisiones equivocadas. En el camino fallarás. Perderás dinero, clientes y quizás hasta a uno que otro amigo. Cuando suceda analiza la situación, entiende qué pasó y aprende de ella. Asume el error como una lección, pero sigue adelante.

Deja ir. Sé compasivo contigo mismo y perdónate.

4. Date tiempo para ti mismo

Uno de los errores que se comenten es creer que trabajar sin sacarás adelante el proyecto. Lejos de ayudar esto te desgasta y si no tienes cuidado, puede atentar en contra de tu autoestima. Necesitas tiempo para ti. Para hacer lo que te gusta. Lee, baila, corre, escápate un fin de semana. Desconéctate. Recuerda que tú mismo eres el principal responsable de tu bienestar emocional.

5. Aprende a decir que no

Cuando inicias un negocio la tentación de abarcarlo todo es grande. No quieres dejar ir un solo cliente, una sola oportunidad. Pero es necesario aprender a decir no. Fija bien tus tarifas, pon límites y si algo no te conviene o te aleja de tu objetivo final, declínalo.

6. Rompe el silencio

Si algo de inquieta, habla, dilo. Si algo te satisface, dilo. Si hay un problema, platícalo. El simple hecho de verbalizar las cosas tiene un poder enorme para hacerte sentir mejor. Busca el momento indicado, pero también aprende a ser espontáneo. A veces es necesario responder en tiempo real a los estímulos que recibimos. Y recuerda que no importa quién sea tu interlocutor, siempre tienes derecho a expresar lo que sientes.

7. No te compares con nadie

Vivimos en un entorno altamente competitivo. Es natural voltear a ver al emprendedor de al lado: ¿cuánto ha ganado?, ¿qué ha logrado?, ¿le va mejor que a mí?

Mídete contigo mismo, no con los demás.

Tu sentido de valía no debe estar expresado en negocios cerrados o logros alcanzados. Siéntete bien con lo que eres y mira a los demás como fuente de inspiración, jamás como competencia.  

8. Abrázate

Tú mismo puedes decirte una y otra vez lo bien que lo has hecho. Tú mismo puedes recordarte lo complejo del camino recorrido y mirarlo con orgullo. Siéntete contento con cada uno de tus logros y abrázate a ti mismo cada vez que puedas. Que tu bienestar emocional jamás dependa de los cumplidos de los demás.

Bástate a ti mismo.

Y si alguien te dice que no eres capaz, que tu plan carece de sentido, que seguramente fracasarás o que no eres bueno para los videojuegos, toma el control de tu vida y demuéstrale lo contrario.

Si crees en ti mismo lo lograrás.

Te lo aseguro.

Fuente: Entrepreneur