Enterpreuner significa empresario en inglés. El zen es un sistema filosófico que utiliza técnicas especiales de meditación. Parece imposible mezclar ambos conceptos, pero esto es lo que hace John J. Murphy en su libro Zenterpreuner.

Equipo editorial Perspectiva

Cultivar el arte del pensamiento positivo es uno de los legados que las filosofías orientales han dejado a la humanidad. Es común asociar la meditación y las afirmaciones positivas con un monje de sandalias y cabeza rapada.

Sin embargo, en esta época es posible integrar la meditación con la búsqueda de mejores resultados en los negocios, afirma Murphy, un reconocido consultor de negocios, conferencista y “zenterpreuner”, quien en 2012 se propuso escribir un libro que tratara del “emprendedor zen”, un hombre de negocios con la capacidad para combinar el “el arte y la disciplina zen con la ciencia y la ejecución emprendedora de los negocios”.

Uno de los objetivos del libro es mostrar cómo es posible conseguir las metas anheladas manteniendo el equilibrio entre fuerza de trabajo, empoderamiento y serenidad para tomar decisiones.

El autor narra cómo durante toda su vida ha practicado diferentes modos de meditación y ha incluido técnicas cristianas, budistas, taoístas e hinduistas para lograr “una limpia mental y emocional, un baño del alma para complementar el baño físico”.

Aprender de la crisis

En su texto, Murphy recuerda que en 1988 fue despedido de su trabajo. “Tenía pocos ahorros y mi esposa estaba embarazada de nuestro segundo hijo”. Todas sus dudas se resumieron en una sola pregunta: “¿Por qué no abro una consultoría”?

Fue así como pasó del desempleo al emprendimiento, aunque durante el camino debió atravesar centenares de dudas, fracasos y lecciones que luego sistematizó y presenta a quienes desean iniciarse en la aventura de emprender.

Superar la resistencia al cambio y ver oportunidades en lugar de problemas son dos de los elementos que deben tenerse en cuenta, no solo en el momento de emprender sino en muchos momentos de la vida diaria.

“El mundo de los negocios no descansa. El camino de la innovación no termina. Ahora la ventaja competitiva se centra en quién encuentra la solución, incluso sin que el mercado sepa que hay un problema”, asegura el autor.

La gratitud ante la vida

Además de la actitud proactiva, la apertura al cambio y la capacidad de crear, Murphy enfatiza en que la gratitud es uno de los ladrillos sobre los que se puede construir el pilar de un emprendimiento exitoso.

La filosofía zen busca, ante todo trascender el ego. Y según el autor, la forma más rápida de lograr esto es con aprecio y gratitud. “La mejor forma de rezar es agradecer por los dedos, pies, vista, trabajo, amigos, familia, hogar y abundancia de oportunidades que te rodean”, asegura.

Pero también es necesario agradecer por los problemas y retos, no aceptar la tentación de sentir pena e interpretar los resultados como “malos”. “Quizá no lo son. Quizá son exactamente lo que necesito, cuando lo necesito, para aprender más de mí mismo. Quizá son regalos, bendiciones disfrazadas”, dice.

Zenterpreuner es un libro que fue publicado hace tiempo, pero sigue vigente y sus consejos permiten al lector ubicarse en el “aquí y ahora”, ese sitio especial al que se llega con la práctica de la meditación. El texto está agotado en varias librerías pero es posible adquirir la versión digital en Artemis Libros.

Lista para lograr el éxito

Entre los muchos consejos y ejercicios que propone este texto, la siguiente lista puede ser de mucha utilidad para el día a día:

  • Cuestiono el valor de mis ideas, descubro por qué son importantes y relevantes.
  • Uso los hechos para probar mis suposiciones, miedos o dudas.
  • Ataco los proyectos y las soluciones desde sus causas más profundas, no sus efectos.
  • Hago mi parte para generar credibilidad y vender mis ideas.
  • Conozco a mi audiencia y las fuerzas que están en mi contra.
  • Soy proactivo, optimista y positivo. Transmito zenergía!
  • Acepto la responsabilidad, el poder y el rendimiento de cuentas por mis ideas y acciones.
  • Cuando algo está mal, primero me veo en el espejo.
  • Pregunto mucho ¿por qué?
Total
1
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.