El nuevo centro de conducción en el sur de California de Porsche

El nuevo centro de conducción en el sur de California de Porsche

Fuente: Robb Report

A un costado de la Interestatal 405 cerca de las pilas de grava del parque industrial South Bay en el sur de California, se encuentra el nuevo Porsche Experience Center Los Angeles. Es un patio de 21 hectáreas para los a cionados a los autos, que atrae a aquellos que transitan por la autovía con su moderna estructura de vidrio y jardines verdes enmarcados por el asfalto fresco.

El edificio cuenta con un espacio para eventos y salas para reuniones que están en renta, y dos restaurantes abiertos al público: el Speedster Café y el más formal 917 Restaurant, bautizado en honor al primer auto de carreras Porsche que ganó las 24 Horas de Le Mans.


El centro también engloba las nuevas oficinas centrales de Porsche Motorsports North America, que da soporte técnico a los equipos de carreras Porsche de Estados Unidos y Canadá. 


También los propietarios de autos de carreras clásicos pueden mandar restaurarlos en el centro.  Igual que en el Porsche Experience Center que abrió en Atlanta hace dos años, el elemento más atractivo de las instalaciones de la Costa Oeste es la red de pistas para pruebas, que incluyen pistas todo terreno y rectas de alta velocidad que permiten que presiones tu Porsche de maneras que causarían un desastre en cualquier otro lugar de Los Ángeles.

Las clases de manejo son en sesiones de 90 minutos que van desde los 385 dólares detrás del volante de un 718 Boxster o Cayman, hasta los 950 dólares para una prueba de comparación entre el 911 Turbo y el 911 GT3. Los instructores, muchos de los cuales son o fueron pilotos de carreras, te llevarán por resbalosas pistas mojadas y a sortear obstáculos en cuestión de minutos.

En un ejercicio de aceleración, puedes llevar un 911 Carrera al inicio de una larga recta, forzar el motor con tu pie izquierdo en el freno y permitir que su agarre tome el control, alcanzando velocidades de 170 kph o más antes de frenar en seco en el carrusel que imita el de la pista de Nürburgring.

Puedes recurrir a todas tus habilidades en la pista de dos kilómetros (Porsche se cuida de no llamarla pista de carreras), que está llena de curvas desafiantes a lo largo de la cambiante elevación. O puedes dirigirte a las pistas todo terreno y conducir una Cayenne en tierra, lodo y rocas; una oportunidad poco común para la mayoría de los conductores de Porsche en Los Ángeles, a menos que te saltes la banqueta de un estacionamiento.

Fuente: Robb Report