Si se da un vistazo al pasado y se repasan los años ochenta, es curioso pensar cómo todos los elementos culturales de la época se conjugaron para crear una década única en su tipo.


Los ochenta vivían de la moda extravagante, vivaces colores y personalidades que hoy en día son iconos de la cultura pop. Desde luego, Madonna y Michael Jackson vienen a la mente de inmediato, sin embargo, en el arte había un nombre que sonaba con fuerza; disruptivo e innovador, Andy Warhol.


Fuente: Robb Repot 

Y así como la vibrante década se alimentaba de todos aquellos brillantes símbolos, hoy, la colección Wild Pop de Bvlgari los retoma a través del especial lazo que la Maisonmantiene con el principal precursor del pop art.

Warhol sentía una especial fascinación por la joyería de la casa italiana. En alguna ocasión le mencionó a Nicolá Bulgari que sus joyas definían los ochenta.

Wild Pop es un homenaje al atrevimiento, al glamur y la innovación. Asimismo, celebra el “fantástico diálogo entre Bvlgari y Andy Warhol”.

Aunque la colección se adapta a la modernidad del siglo XXI, en su realización se encuentra el Savoir-Faire que caracteriza a los creadores de emblemáticas piezas como el reloj Tubogas. Para su creación se utilizaron técnicas ancestrales en las que se involucraron piedras preciosas y, sobre todo, mucho color.

Fuente: Robb Repot 

Asimismo, para su diseño, Lucia Silvestri, Directora Creativa de Bvlgari, pensó en las influencias de la música Dance y los programas de televisión que creaban tendencias, como una oda contemporánea para los años ochenta.

Las piezas que integran la serie son caleidoscópicas. Entre ellas destaca Queen Of Pop, no sólo por su nombre -que le augura convertirse en ‘la reina de la colección’-, su encanto se encuentra en el zafiro de 24.80 quilates que protagoniza la joya. Se corona con diamantes corte Baguette, turmalinas en tonalidad menta y otros zafiros más pequeños. La casa joyera lo describe como “la epítome del acercamiento del ‘Pop’ a la Alta Joyería”.

Fuente: Robb Repot 

Hay otras joyas que resultan musicales. En Pop Mics, como su nombre lo indica, formas de micrófonos se materializan con ayuda de ametistas, peridotos, rubelitas y aguamarinas. En el brazalete Synthesizer, por su parte, pueden presentirse las melodías de David Bowie.

Repleta de destellos, Wild Pop es la celebración de una época inolvidable, del artista más influyente del  Pop Art y de los valores que siempre han distinguido a Bvlgari.

Fuente: Robb Repot 

Total
1
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.