Danilo Roca es una leyenda viviente de la política nacional. Calificado como “dinosaurio” por un sector, otros lo consideran un líder político natural, ante la campaña electoral que se avecina.

Sobrino de Juan José Arévalo, Roca se identifica como revolucionario y defensor de la libertad de pensamiento. Fue en el Partido Revolucionario (PR), donde inició su carrera política. Siendo veinteañero, fue funcionario en el gobierno de Julio César Méndez Montenegro y en 1999, participó como candidato a la presidencia por el partido Unión del Centro Nacional (UCN).

Columnista de opinión desde hace varias décadas, se dio a conocer con sus columnas firmadas como Edmundo Deantés en Prensa Libre. Algunas de sus publicaciones han alcanzan a cien mil lectores y en la Universidad de Buenos Aires (UBA), hay un círculo de estudios que analiza sus artículos.

Entrevistado por Perspectiva, se refiere a la situación actual, marcada por los intentos de defenestrar al mandatario y donde, según dice, “lo que está en juego es la prórroga de un convenio con la ONU”.

Roxana Orantes Córdova

¿Existe una intención de derrocar al Presidente?

El intento de golpe de Estado no puede ser más claro y es parte de un ejercicio de intervencionismo que incluye a otros países centroamericanos. Hay una intención clara de convertirnos en una especie de experimento de organismos internacionales.

El intento no es de los Estados Unidos, sino de una corriente que todavía domina en el Departamento de Estado. Los socios guatemaltecos de la intervención son los oenegeros que tienen una tendencia de izquierda, aunque no tengan una actitud de izquierda. Son enemigos de Estados Unidos ideológicamente, pero es Estados Unidos el que les permite esta injerencia en diferentes aspectos, incluyendo el sistema de justicia, que está totalmente contaminado.

¿Hay algún antecedente histórico similar en la región?

Por supuesto, en 1986 existía la misma dinámica en relación a Nicaragua. Estaba preparada la invasión desde Palmerola, con toda la intención de Oliver North y el financiamiento del narcotráfico, lo que fue ampliamente divulgado y conocido como el escándalo Irán Contras.

No estoy defendiendo a Daniel Ortega, sino equiparando dos situaciones similares y analizando el papel del ex presidente Vinicio Cerezo, quien abogó por la integración centroamericana, en un momento en que todos los mandatarios de la región abogaban por la invasión a Nicaragua.

De esa crisis surgieron los Tratados de Esquipulas, aceptados por Ronald Reagan. Y en un momento dado, Reagan le preguntó a Cerezo: ¿usted confía en que Daniel Ortega no intentará seguir en la misma tendencia que está creando el conflicto en Centroamérica? Cerezo le respondió: yo no puedo garantizarle nada, pero confío en que es un hombre inteligente y sabrá reaccionar.

Poco después, en Nicaragua se revisó el proceso de dictadura que llevaba Daniel, se realizaron elecciones generales y resultó electa Violeta de Chamorro. Ortega comenzó a hacer oposición. Se retornó a la institucionalidad.

En la última reunión de presidentes en República Dominicana se hizo el rescate de una visión de integración regional

¿Usted es partidario de la integración regional?

No entiendo a Guatemala si no es con Centroamérica. Y la están destruyendo. La creación del Triángulo Norte es una forma de destruirlo. El ataque a Nicaragua también. Aparte de que las protestas puedan ser consecuencia de un gobierno despótico, es un hecho que se trata del país centroamericano con alto índice de seguridad ciudadana, donde el clima para los inversionistas es tan favorable, que incluso empresarios guatemaltecos han realizado inversiones ahí.

Y existen grupos sandinistas bastante organizados que reclaman a Ortega su alianza con empresarios y que se haya enriquecido y convertido prácticamente en una réplica de Somoza. Estos grupos pueden alcanzar el gobierno si el mandatario actual es defenestrado, en un momento en que Venezuela genera un problema serio y Nicaragua podría ir por el mismo camino.

¿Cuál es su interpretación sobre el Plan para la Prosperidad del Triángulo Norte?

Si los Estados Unidos quieren que los guatemaltecos nos quedemos aquí, que nos permitan desarrollarnos, que no nos transformen en una prisión. Corrieron la frontera mexicana hasta la frontera norte de Guatemala.

En cambio, debiera instalarse una estrategia de integración centroamericana. Una zona de libre comercio enorme, donde se pueda hacer toda clase de inversiones.  No podemos convertirnos en una prisión para los ciudadanos guatemaltecos si no estamos desarrollados, si no hay inversión.

Si puedo hablar con López Obrador lo voy a hacer, porque López Obrador ha planteado un plan similar al de la Alianza para el Progreso.

¿Cómo se manifiesta la intervención externa en Guatemala?

Uno de los aspectos es la llamada “lucha contra la corrupción”. Se trata de imponer una agenda sin tener una base popular. Pero ¿quién va a estar a favor de la corrupción? ¿Quién podía decir, en tiempos de la Inquisición, que estaba a favor del demonio?

Actualmente, vivimos una especie de purga, en un medio que se encuentra anarquizado y dominado por el mercantilismo. Corrupto es una palabra que adquirió una connotación similar a la de hereje, durante la Inquisición europea, o comunista, durante la Guerra Fría.

Al mismo tiempo, se impone la agenda de las minorías y se pretende que estas priven sobre la mayoría. Es una consigna global de organismos internacionales y en Guatemala, se han dado situaciones inexplicables, como el que quienes proponían la reforma constitucional con Otto Pérez Molina, siguen estando en los mismos sitios y siguen siendo facilitadores de la intervención.

¿Cómo explica que personajes de izquierda faciliten esa intervención?

Cuando cayó la Unión Soviética, se quedaron sin asideros ideológicos, sin referentes. Se refugiaron en organismos internacionales que han llegado a dirigir. Y recordemos que desde la perspectiva marxista no existe la idea de patria, o la pertenencia a una nación. Son internacionalistas.

Total
577
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.