Fuente: CNN

Las elecciones presidenciales de Venezuela no serán reconocidas como legítimas por la comunidad internacional.


Catorce países de la región están en contra de las elecciones presidenciales de Venezuela, convocadas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, por considerarlas “ilegítimas” y “carentes de credibilidad”.


Esos países son los que hacen parte del Grupo de Lima, que reunidos en México emitieron un comunicado el 14 de mayo reiterando su rechazo y condena “al régimen autoritario que prevalece en Venezuela” y le pidió suspender las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

“[Las elecciones] han sido convocadas por una autoridad ilegítima, sin la participación de todos los actores políticos venezolanos, sin observación internacional independiente y sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”, dijeron los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, España y Estados Unidos.

Venezuela envió una nota de protesta a mediados de abril a los países que conforman este grupo por “inmiscuirse en los asuntos internos” del país poco después de un comunicado conjunto en que esos países rechazaron las elecciones que estaban programadas inicialmente para el 22 de abril.

La Asamblea Nacional Constituyente, integrada 100% por diputados oficialistas, convocó en enero la elección presidencial inicialmente para abril de este año. Los comicios son celebrados tradicionalmente en diciembre, pero después fueron programados para el 20 de mayo.

El presidente Nicolás Maduro busca su reelección y se enfrenta a cuatro candidatos respaldados por partidos minoritarios e independientes, pues los partidos de oposición no participan de estas justas electorales por considerar que no hay las garantías suficientes.

Un mes antes del anuncio del Grupo de Lima, el presidente Nicolás Maduro, dijo que “hay un plan internacional para sabotear las elecciones” y dijo que en los próximos días mostraría “pruebas contundentes” sobre esto.

“Yo tengo la forma de destruir ese plan, de acabar con ese plan y esa fórmula sagrada, milagrosa, única, invencible se llama la consciencia del pueblo venezolano”, dijo Maduro en una transmisión obligatoria de radio y televisión el 14 de abril. Hasta el momento no ha dado a conocer dichas pruebas.

El gobierno de Estados Unidos también ha rechazado los comicios de Venezuela. El vicepresidente Mike Pence dijo en la Organización de Estados Americanos que las elecciones no son nada más que “un fraude y una farsa” y le pidió al Gobierno de Maduro cancelar dicha elección.

“Será una elección falsa con un resultado falso”, dijo Pence el 7 de mayo en la OEA. “Maduro y sus acólitos se aseguraron de que su reino de corrupción, crimen, narcotráfico y terror continúe. Por eso es que hoy le pedimos a Maduro y a su régimen suspender esta farsa de elección, convocar a elecciones reales, darle a la gente de Venezuela opciones reales porque los venezolanos merecen vivir en democracia otra vez”.

El embajador de Venezuela en la OEA, Samuel Moncada, rechazó las palabras de Pence: “No podemos permitir que vengan a agredirnos, nadie desde ningún lugar, mucho menos el vicepresidente de un imperio racista”.

Poco antes de estas declaraciones, Maduro dijo que de ser necesario haría una revolución armada y tomaría un fusil para defender al país y sus riquezas.

A principios de mayo, el Parlamento Europeo le pidió a Venezuela posponer las elecciones y convocar unos comicios “creíbles, transparentes e inclusivas”.

La Unión Europea solo reconocerá las elecciones basadas en un calendario electoral viable, acordadas en un contexto de diálogo nacional con actores y partidos políticos relevantes, y respetando condiciones de participación equitativas, justas y transparentes”, dice un comunicado del 3 de mayo.

En febrero de este año, el Parlamento Europeo ya había hecho un llamado similar. La jefa de la Diplomacia Europea, Federica Mogherni, calificó como crítica la situación de este país, y le advirtió al presidente Maduro que el bloque continental está listo para tomar más medidas si su gobierno viola los principios democráticos.

El secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo en febrero de este año que estas elecciones tienen las mismas características de las de la Asamblea Nacional Constituyente: sin garantías mínimas.  “Va a ganar Nicolás Maduro, va a significar un intento de legitimar la presidencia por seis años más sabiendo que ese proceso electoral no ha contado con el respaldo de la comunidad internacional, ni con los actores políticos internos de Venezuela para estructurar este proceso”, le dijo Almagro a Fernando del Rincón sobre las elecciones.

Fuente: CNN

Fuente Fotográfica: CNN

Total
2
Shares

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Análisis, artículos e información.

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.