Por: Redacción 

Una de las marchas más multitudinarias convocadas en el año tuvo un desenlace que resultó amargo para sus organizadores, a quienes se acusa de ejercer presión para lograr asistencia y otras anomalías. Para conocer la versión de los manifestantes, Perspectiva visitó el mercado de La Terminal. Esta es la versión de los comerciantes.


 

Un día después de una marcha pacífica que aglutinó a por lo menos 20 mil personas, los organizadores expresaron molestia y pesar por la forma en la que algunos sectores interpretaron esa manifestación.


Atravesar el mercado de La Terminal para encontrar a los dirigentes de la Asociación de Vendedores del Mercado de la Terminal (Avemeter), resulta una aventura interesante, que al mismo tiempo puede ser agotadora y desesperante. Luego de muchos rodeos y búsquedas, se estableció el contacto con un grupo de asociados y algunos de ellos accedieron a dar declaraciones a Perspectiva.

La Terminal es un sitio enorme donde es muy fácil desorientarse y la mayor parte de personas consultadas sobre el paradero de la asociación evitaban dar cualquier informe.

“Es uno de los centros de comercio más importantes de la ciudad. A diario circulan allí aproximadamente 30 millones de quetzales y más de 35 mil personas trabajan allí como vendedores, cargadores. A excepción del personal de administración estos empleos pertenece a la economía informal “, indica Liseth Castañeda en su tesis de grado de Relaciones Internacionales de la Universidad Rafael Landívar (2013), citando a medios de comunicación.

La asociación que organizó la marcha agrupa a 178 representantes de diferentes sectores. Entre otras actividades, se encargan de mantener la higiene y el orden en las instalaciones y evitar que vendedores ambulantes se instalen de forma desordenada en cualquier espacio.

En momentos de crisis se han mostrado solidarios con víctimas de desastres naturales. Durante los terremotos de San Marcos (2012) y México (2017), estos comerciantes donaron toneladas de productos no perecederos para las víctimas.

Una de las asociadas que pertenece a la directiva mencionó que han atravesado momentos difíciles, como cuando intentaron trasladarlos a la Central de Mayoreo (Cenma), y los incendios en varios sectores. Sin embargo, han logrado salir de todos los problemas con el trabajo en grupo.

No necesitamos un ticket para almorzar y no obligamos a nadie

Además de la líder mencionada, otros dos directivos de la asociación se negaron a dar declaraciones y pidieron no ser mencionados por sus nombres. El sentimiento generalizado en este grupo es de molestia y tristeza por la forma en que se interpretó su acción.


Sin embargo, otros integrantes de la agrupación: Andrés Tecún, Gaspar Chivalán y Filadelfo Feliciano, aceptaron hablar en nombre de sus compañeros y enfatizaron: “Marchamos para pedirle que nos apoye para que cesen los bloqueos del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), porque estas acciones nos afectan”, coinciden en afirmar.


Los bloqueos en las carreteras implican que muchos productos perecederos que se comercian en ese mercado se dañen antes de llegar a la capital, pero también significan una merma en los visitantes. “Cuando hay bloqueos, todo queda silencio. No hay ventas”, dijo una mujer llamada Nila.

Mantener la institucionalidad es otra de las demandas expresadas por estos comerciantes. Según afirman, es necesario que se deje al Presidente terminar su mandato constitucional. “Le falta poco, apenas unos meses, y si lo quitan, el comercio va a resultar afectado”, dijo uno de los organizadores de la marcha, quien agregó: “Queremos que nuestro voto sea respetado”.

Otro de los rumores que circuló fue que a los participantes les estaban entregando un ticket que podría ser canjeable por alimentos o dinero (no se esclareció qué recibirían a cambio).

Según la directiva de la asociación: “El ticket lo usamos para identificar a los inquilinos por el sector al que representan. Se le entrega a cada participante para evitar que marchen infiltrados. En la Terminal hay entre cuarenta y cincuenta mil vendedores y los tickets también permiten que la gente esté ordenada por sector”.

A esto, Feliciano comentó: “Se dijo que nos habían pagado. Mire, yo no me jacto pero por Q50 ni Q100 no iría por nada. Vamos porque estamos cansados de los bloqueos de Codeca, logran lavar el cerebro de los campesinos, cuando hay movimiento, gano mucho más por día. Uno tiene principios, no se presta para esas cosas”

Y Chivalán agregó: “Menos a cambio de un ticket de comida. Con el sudor de mi frente, puedo acudir a cualquier buen restaurante a comer lo que yo quiera. Los comerciantes estamos acostumbrados a gastar lo que ganamos con el sudor de nuestra frente. Estamos muy molestos por todo lo que están diciendo de nosotros. Dicen que nos pagaron, que obligamos a la gente a participar, pero es falso”.

Según los entrevistados, los rumores que detractan la marcha del 2 pueden originarse en grupos de vendedores que no participaron y están molestos porque ese día no vendieron nada. Feliciano dijo: “Están diciendo que fue pagado o nos obligaron. No, nunca. Les molestó porque aquí ayer se quedó todo silencio”.

Otro de los señalamientos contra los participantes en la marcha fue que los organizadores lograron la asistencia amenazando a los vendedores de quitarles sus puestos si no asistían. “Esto es falso. Los locales son propiedad privada, los hemos comprado y nadie puede sacar a los inquilinos. Algunos puestos son alquilados, pero la asociación no puede quitarle a nadie su local. Tampoco pueden decirnos por quién votar o cómo pensar”, dijo Feliciano.

Uno de los directivos fundadores de la asociación externó su molestia y el sentimiento de ofensa que priva en muchos de ellos, puesto que, según dicen, fueron presentados al público como personas ignorantes o manipulables. “Es porque nuestra protesta no coincide con lo que ellos piensan. Vimos un video donde aparece una señora a la que le preguntan si ella sabe lo que es el Estado de Derecho. Mucha información manipulada, críticas muy duras, cuando nuestra marcha no fue para ofender a nadie, para pedir que quitaran a nadie, ni para pedir dinero. Solamente estamos expresando la molestia que nos ocasionan los bloqueos. Pero estas personas no pueden aceptar que otros piensen diferente a ellos”, concluyó.

Total
404
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.