Por: Roxana Orantes Córdova

El magistrado de conciencia de Guatemala, Jordán Rodas, es una figura admirada y criticada por igual. Quienes lo adversan están pidiendo al Congreso su destitución y obtuvieron 35 mil firmas para avalar su solicitud.

Por otro lado, sus simpatizantes aseguran que se trata de un funcionario comprometido con la defensa de los derechos humanos y la cruzada contra la corrupción. Para tener las dos versiones, entrevistamos a Cristian Otzoy, de la Asociación de Abogados y Notarios Mayas de Guatemala, que avala a Rodas, y como contraparte, a José Urrutia, abogado litigante que participa en Guatemala Inmortal, uno de los grupos que recaudó las firmas contra Rodas.

“La libertad de expresión es un derecho fundamental”

Cristian Otzoy, Asociación de Abogados y Notarios Mayas de Guatemala

  1. ¿Cómo valora la gestión del PDH?

En su gestión ha demostrado que la PDH es un canal adecuado para la promoción y defensa de los derechos humanos. Su posición ha sido clara en la defensa de los derechos, pero además se ha ubicado del lado de la lucha contra la corrupción.

Consideramos que es un avance significativo que el magistrado de conciencia adopte una posición contra la corrupción sin miedo, cuando ha interpuesto amparos en defensa de los derechos humanos.

En cuanto al aspecto institucional, conocemos que existen avances en el plan estratégico de la PDH. Esto permitirá que la institución no actúe coyunturalmente, sino de acuerdo con un plan establecido.

  1. ¿Por qué lo apoyan organizaciones mayas y de la sociedad civil?

Conocemos la trayectoria profesional y académica del Procurador, quien desde diferentes espacios ha mostrado un interés prominente en defender los derechos humanos. Como abogado, jurista y ahora como magistrado de conciencia.

  1. ¿Qué me comenta sobre las declaraciones polémicas que ha realizado Rodas desde que inició su gestión?

Las declaraciones del PDH reflejan su libertad de opinión. Como procurador, Rodas debe promover los derechos, entre estos la libertad de expresión, un derecho fundamental y uno de los principios que obligatoriamente debe defender el PDH.

A muchos les disgustan algunas declaraciones del procurador, porque chocan con sus propias visiones e interpretaciones, incluso creencias. Descontextualizan las declaraciones y esto crea enemistad.

Sin embargo, vivimos en una sociedad donde el pensamiento y la expresión son libres y aunque no nos guste lo que alguien opina, debemos respetar las manifestaciones del pensamiento, que son derechos humanos.

Prohibir o tratar de impedir que los demás expresen sus posiciones no promueve los derechos humanos.

  1. ¿Considera que la “procesión de la vulva” ofendió los sentimientos religiosos de los cristianos, sean católicos o evangélicos?

De cierta manera puede decirse que se hizo una sátira que involucró un ejercicio religioso, como son las procesiones. Considero que se trató de un ejercicio de las mujeres organizadas para visibilizar el órgano sexual femenino, un elemento que ha sido estigmatizado y que desde una mirada machista es un objeto de satisfacción.

Las mujeres empoderadas le otorgan otro valor y tratan de visibilizarlo, a través de una procesión. La Iglesia se atribuye la exclusividad de las procesiones. Considero que las mujeres intentaron demostrar cómo la Iglesia Católica ha ocultado diferentes temas a la sociedad, entre estos la sexualidad femenina.

No veo que existan restricciones para que el PDH se presente, o acompañe una muestra de esa naturaleza, aunque el haya negado que acudió específicamente a esa demostración. Las mujeres necesitan institucionalizar sus derechos, necesitan apoyo. El cargo no le impide al PDH velar por los derechos de las mujeres, que están empezando a defender su cuerpo como un territorio que ha sido transgredido por el mundo machista.

  1. ¿Cree que el procurador es hostigado? ¿Quién lo hostiga o acosa?

El PDH recibe acoso a su ejecución, porque se ha ubicado desde una posición de lucha contra la corrupción y la impunidad. La corrupción es un mal estructural que se ha prolongado durante décadas y a través de personas inescrupulosas que han acrecentado sus fortunas con la corrupción. Ellos han llevado al país a una crisis estructural y ante la posibilidad de ser juzgados, sienten amenazados sus intereses y promueven la destitución del procurador.

El crimen organizado tiene distintos matices, no solo a nivel nacional sino internacional. Y es ahí donde estas personas han realizado un costoso trabajo de lobby, para el cese de la lucha contra la corrupción. En esa línea se inscribe el intento por expulsar al embajador Anders Kompass, un diplomático que representa a un país que durante años ha aportado al fortalecimiento del Estado de Derecho en Guatemala.

  1. ¿Es positivo o negativo que el puesto de PDH lo ejerza un actor político que ya ha estado postulado a cargos de elección popular?

Es posible, en tanto no mezcle la actividad política con su gestión institucional y se limite a su ejercicio. Vincular este con la política partidista es un grave riesgo para la institucionalidad.

“Rodas es una pieza del entramado criminal que secuestró al sistema judicial”

José Urrutia, abogado litigante y miembro de Guatemala Inmortal

  1. ¿Cómo valora la gestión del PDH?

En lugar de ejercer sus funciones constitucionales, ha hecho activismo político. En cada actividad que realiza se ha manifestado esto. Con su defensa oficiosa de funcionarios internacionales, interponiendo amparos ilegales que además están fuera de lugar. Ha sido evidente su compromiso en la implementación de acciones para defender la línea ideológica de la extrema izquierda.

Es un funcionario al servicio de intereses económicos de organizaciones patrocinadas por el millonario George Soros y que intentan introducir en el país la agenda de la extrema izquierda.

  1. ¿Por qué recolectaron firmas en su contra?

Entre las múltiples ilegalidades y actitudes fuera de su mandato, el PDH participó en la infame procesión de la vulva, dando señas de irresponsabilidad al avalar un evento que ofendió gravemente a la cristiandad guatemalteca.

Esto motivó que grupos de la verdadera sociedad civil, no financiada, recolectaran más de treinta mil firmas para pedir al Congreso su destitución. Todas las firmas son originales, verificables una por una y todas las personas firmaron de manera voluntaria y consciente.

  1. ¿Qué me comenta sobre las declaraciones polémicas que ha realizado Rodas desde que inició su gestión?

Ha realizado diversas declaraciones nefastas que decepcionan a cualquier ciudadano, evidenció racismo al iniciar su gestión cuando dijo que no quería personas no indígenas en su equipo, pero contradijo esto porque sus dos funcionarias más cercanas son no indígenas.

Creo que sus declaraciones son hipócritas y no son dignas de un funcionario de conciencia. Ha mostrado poca humanidad, poca empatía y muchos intentos por ser gracioso que han sido desafortunados y solo evidencian cinismo.

Considero que es un promotor de la agenda marxista, es parte de un plan perpetrado por la izquierda, que ha logrado influenciar varias instituciones de justicia. Él es solo una pieza en este sistema perverso que implica al MP, la CICIG, la CC y algunas cortes.

  1. ¿Considera que la “procesión de la vulva” ofendió los sentimientos religiosos de los cristianos, sean católicos o evangélicos?

Absolutamente. Presentar el órgano femenino como una vulgar imitación de la Santa Madre de nuestro salvador es una ofensa para todos los cristianos. Además pueden contarse las consignas abusivas y vulgares que gritaban esas mujeres, así como las pintas de paredes que realizaron.

Es un evento bastante ofensivo para los fieles y de muy mal gusto que el PDH las haya avalado, sin defender a los fieles cristianos, quienes por ello firmaron en su contra. Esperamos que el Congreso cumpla su papel, tome en cuenta los más de treinta mil firmas y lo destituya.

  1. ¿Cree que el procurador es hostigado? ¿Quién lo hostiga o acosa?

Él es el acosador y el hostigador. Lejos de la actitud de víctimas que manifiestan, los grupos de izquierda se han expandido y han infiltrado las instituciones. Deciden sobre la vida y la libertad de las personas, violan la ley, varios son los casos de persecución realizadas por la CICIG-MP, en los que Rodas, en lugar de ser un contrapeso y velar por las víctimas, actúa como un alfil de esos grupos.

  1. ¿Es positivo o negativo que el puesto de PDH lo ejerza un actor político que ya ha estado postulado a cargos de elección popular?

Jordán Rodas es un político. Está en su derecho para participar en política. Ya fue candidato por Encuentro por Guatemala, el partido que apoya el empresario Dionisio Gutiérrez y que podría postular también a Thelma Aldana.

No es un problema que el PDH sea un político, lo grave es si intenta revolver su agenda política con su gestión. Lo que quiero reiterar, es que es una pieza del entramado criminal que ha secuestrado al sistema judicial de Guatemala.

Total
1
Shares

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Análisis, artículos e información.

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.