Catalogado en un artículo de opinión como “un hombre que habla claro y expone argumentos republicanos”,  el abogado constitucionalista José Luis González Dubón, PhD Summa Cum Laude, expone su análisis sobre la CICIG y  señala que no teme expresar sus pensamientos, porque no está afiliado con ninguna organización ni recibe financiamiento alguno.

González Dubón es docente universitario y dirige un bufete de abogados. Ocasionalmente, asesora a la Liga pro Patria, de la cual fue dirigente. Asimismo, fue fundador del Instituto de Derecho Mercantil y el Instituto de Derecho de Familia.

Cuando la CICIG todavía era un proyecto llamado Comisión para la Investigación de Cuerpos Paralelos y Aparatos Clandestinos de Seguridad (CICIACS), González Dubón fue una voz solitaria que se opuso a ese proyecto, el cual, según afirma, era y sigue siendo inconstitucional.

Entrevistado por Perspectiva, expone su opinión sobre la CICIG: su gestación, la gestión realizada en sus 10 años de permanencia en Guatemala, y la injerencia e ilegalidades que esa entidad comete según su visión como constitucionalista.

Roxana Orantes Córdova

¿Considera que la CICIG es una entidad perversa?

Las entidades no pueden ser perversas, porque no son personas. No sienten, no actúan. No cabe hablar de perversidad de la CICIG. En el caso de la CICIG, afirmo que se trata de una entidad manifiestamente inconstitucional. No fue concebida con el propósito establecido en el acuerdo que firmó la Organización de Naciones Unidas (ONU) con el gobierno, sino tenía una intención escondida que ahora se ha hecho evidente.

¿Cuál es esa intención?

Es la consigna del Foro de Sao Paulo de apoderarse de los sistemas de justicia y los medios de información de los países como un medio para escalar al poder. En Guatemala, esto es evidente. Puede ser un buen ejemplo de cómo se implementan esas políticas diseñadas en el Foro de Sao Paulo.

La CICIG es como un hijo fuera de matrimonio, porque la ONU la creó pero uno de sus considerandos dice que no es parte de la ONU, entonces, ¿parte de qué es? Por otro lado, se le dieron facultades francamente inconstitucionales.

¿Por ejemplo?

Primero, el ejercicio de la investigación penal es facultad exclusiva del Ministerio Público (MP). Ningún ente, nacional o internacional, puede ejercerlo. Segundo, bajo el término inmunidad diplomática, se le dio impunidad. No sólo al comisionado que está a cargo (Iván Velásquez y sus predecesores), sino a todos los que trabajan para ella.

Eso viola manifiestamente la Constitución, porque aquí la ley es aplicable a todos los que estén en el territorio nacional, sean guatemaltecos o extranjeros. No puede exonerarse a nadie. En el acuerdo de creación de la CICIG y en su gestión, hay muchas otras inconstitucionalidades que dieron como resultado esta falta de certeza jurídica que tiene hundido económicamente al país.

¿Cuántos cuerpos ilegales y cuántos aparatos clandestinos de seguridad ha desmantelado la CICIG?

Ninguno. Tanto el proyecto inicial de la CICIACS como el de la CICIG, tuvieron fallos negativos de la Corte de Constitucionalidad, donde se señalaron las violaciones constitucionales que tenían. La Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso, emitió un dictamen desfavorable a la aprobación de la CICIG.

Pero entre la manipulación política y la presión que ejercieron, consiguieron que nuevos magistrados en una Corte de Constitucionalidad posterior, le dieran el visto bueno y que también diferentes integrantes de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso, aprobaran su creación.

Eso no hizo desaparecer las inconstitucionalidades que ambas instituciones ya habían señalado. Toda la estructura que se armó bajo el nombre CICIG es política. Ahora se evidencia que su propósito era tomar el poder, de acuerdo con esos lineamientos del Foro de Sao Paulo, que ya señalamos.

¿Por qué no lo hace?

Es inexplicable desde el punto de vista del ejercicio del poder por el Presidente de la República. Es la falta de carácter, el temor, la cobardía de no querer tomar una decisión difícil. El tiempo se le fue al Presidente, está muy avanzado en su mandato y  entretanto, se mantiene este ente que no debe estar en el país.

¿Por qué motivo?

En todos los procesos en los que ha intervenido la CICIG ha habido violaciones a los derechos humanos y a la integridad de los sindicados.  Han violado debido proceso, presunción de inocencia, el derecho a no ser presentado a los medios antes de ser indagado.

Se ha violado la existencia de motivos racionales para dictar prisión preventiva. Se mantiene en prisión de manera ilegal a todos los acusados y se prorroga la prisión ilegal sin que se haga una sola investigación para justificarlo.

No hay certeza jurídica para nadie, los derechos fundamentales que son los derechos humanos individuales, no existen para los ciudadanos. Eso explica la situación tan difícil que atraviesa Guatemala.

¿En qué se evidencia la intención política de esta entidad?

Todas las acusaciones mediáticas, en las que el comisionado se hacía acompañar de la ex Fiscal Thelma Aldana, nos dicen hoy que ese show era parte de la promoción de Aldana como candidata presidencial. Incluso, hoy circula en las redes una foto donde ambos están reunidos con los migrantes. No solo ella, a la par está el colombiano este, declarado non grato.

La campaña anticipada de Aldana, por lo menos hasta el momento no tiene consecuencias. Pero hay graves señalamientos contra ella, como la adquisición fraudulenta del edificio de la zona 5, la auto adjudicación de autos blindados, coleros, gasolina, seguridad y más, son evidentemente conductas que tipifican figuras delictivas. Estas no son investigadas, están en un impasse con la fiscal actual.

¿Cómo califica el señalamiento de abuso sexual contra el Presidente?

Mientras no esté debidamente investigado y comprobado, existe simulación de un delito. Podrían deducirse las responsabilidades. Edgar Gutiérrez y la señora Mack son los eternos defenestradores del actual Presidente. Ninguna persona seria e informada les cree lo que dicen.

Desafortunadamente, algunos mercantilistas (porque no son empresarios, sino mercantilistas acostumbrados a comprar la voluntad de las personas), se han dado a financiar a estos personajes que se han enriquecido con el dinero proveniente de ONG´s financiadas por Soros y los Países Bajos. Cometen el error de congraciarse con ellos, olvidando que la izquierda solo los utiliza y cuando están en el poder, los tratan como lo que son en realidad: enemigos. Es una vieja historia, no es nada nuevo. Hoy lo estamos viendo en Guatemala.

Total
1K
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.