En esta edición de La entrevista, Perspectiva reseña la plática impartida por el doctor Meir Steinhart en un evento organizado por la Cámara Guatemalteca de Periodismo (CGP), donde el Dr. Steinhart expuso su experiencia como fundador del internado NIRIM, para jóvenes en riesgo.

Roxana Orantes Córdova

Medios de diferentes países lo han calificado como “paradigma del educador total”. Actualmente, Meir Steinhart, doctor en Filosofía de la Educación, es un jubilado del Ministerio de Educación que viaja por el mundo impartiendo charlas y talleres.

En Guatemala Steinhart (quien narra que tiene nietos chapines), ha trabajado con docentes kakchiqueles y grupos étnicos costarricenses, a quienes facilitó técnicas docentes para la enseñanza bilingüe.

Otros aspectos en los que el doctor Steinhart se ha destacado son el liderazgo educativo y la prevención de violencia. En Uruguay “impartió talleres de liderazgo enfocados en servir a la sociedad más vulnerable, a fin de generar vínculos estratégicos con instituciones públicas”, señala un diario de ese país, donde también dio charlas a policías y agentes penitenciarios.

Asimismo, ha realizado talleres en Honduras, El Salvador, Guinea Ecuatorial, Ecuador, Colombia, Rusia, Argentina y Paraguay. Experto en temas relacionados con ciencias sociales, antropología cultural y pedagogía, el Dr. Meir fue Director Pedagógico del proyecto educacional Español de Paz palestino-israelí y miembro del Foro de Docentes Árabe Judío, entre 2012 y 2015.

Una vida dedicada a la paz, en medio de la guerra
En sus 70 años de existencia, el Estado de Israel se ha enfrentado a varias guerras, dice Steinhart, quien dedicó su vida como docente a trabajar a favor de la paz.

Según narra, en Israel existen alrededor de 350 mil jóvenes en riesgo de llegar a tener conflicto con la ley. Muchos de ellos comienzan a mostrar conductas delictivas desde la escuela y ese es el momento de evitar que se conviertan en delincuentes, señala este educador quien fue parte del equipo fundador del proyecto NIRIM, un internado abierto que pretende rescatar a jóvenes con diferentes conductas de riesgo.

El proyecto tiene capacidad para albergar a 120 internos, enviados al lugar por jueces pero que no están obligados a permanecer si no lo desean, explica y agrega que si un joven decide retirarse del programa, no puede ser readmitido.

“De 30 que inician estudios en NIRIM, un promedio de 21 los concluye. Cuando alguno se retira, el lugar es ocupado inmediatamente”, cuenta.

Según comenta, el lugar recibió el nombre de un joven soldado que pertenecía al grupo de élite conocido como “hombres rana”. El empeño del padre incidió en que, desde la fundación del internado, este tenga el apoyo constante del Ejército. Los jóvenes reciben instrucción de buceo y realizan deportes extremos, actividades que les permiten trabajar en equipo de una forma vivencial.

El equipamiento del internado es completo y el Estado de Israel ha realizado una considerable inversión que vale la pena, porque su resultado es el cambio radical en la vida de esos jóvenes, que según el docente, son personas con una autoestima lesionada.

Aprender gramática puede ser un ejercicio tedioso, especialmente para adolescentes en conflicto con la ley. Y esto se multiplica cuando se trata de gramática hebrea, asegura Steihnart, cuya misión en NIRIM fue enseñar hebreo.

Su metodología para tener éxito se basa en una antigua máxima de Confucio: “Escucho y olvido. Veo y recuerdo. Hago y entiendo”. De esta manera, inculcó además de la gramática, nociones de liderazgo, valores como la solidaridad, la honestidad y la valentía, pero sobre todo, y probablemente la parte más fundamental: “cómo instalar en el corazón un programa llamado amor”.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.