Mundo

Un día más tarde las cosas han vuelto a dar un giro radical en las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte.  El presidente Donald Trump reabrió este viernes la posibilidad de realizar su histórico encuentro con Kim Jong-un apenas 24 horas después de haberlo cancelado.


“Veremos qué pasa. Podría ser el 12 (de junio). Estamos hablando con ellos ahora. Ellos quieren mucho hacer la reunión, a nosotros también nos gustaría”, dijo Trump en declaraciones a reporteros este viernes.


Esta reanudación de contactos con miras al encuentro presidencial representa un cambio notable en relación con la postura expresada por el mandatario estadounidense el jueves cuando de forma abrupta anunció la cancelación del encuentro.

En una carta dirigida a Kim y hecha pública por la Casa Blanca, Trump atribuyó la decisión de poner fin a los preparativos del encuentro argumentando la “tremenda ira y abierta hostilidad” demostrada por el líder norcoreano en sus más recientes comunicados.

El mandatario estadounidense también dejó claro entonces que su gobierno mantendría “una campaña de máxima presión” sobre Corea del Norte.

Pero ¿qué ha cambiado en estas 24 horas?

Moderación

Varias horas después de que Trump anunció la cancelación de la cumbre, Pyongyang emitió una respuesta considerada por los analistas como moderada en la que afirmaba su disposición a resolver las diferencias con Estados Unidos y dialogar “en cualquier momento”.

“Habíamos encomiado los esfuerzos del presidente Trump, sin precedentes por parte de ningún otro presidente, para celebrar una histórica cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos”, dijo el viceministro norcoreano de Relaciones Exteriores, Kim Kye Gwan, en un comunicado difundido por la agencia estatal KCNA.

Le decimos a Estados Unidos una vez más que estamos abiertos a resolver problemas en cualquier momento de cualquier manera”, agregó.

Ese mismo día, Corea del Norte trasladó a un grupo de periodistas extranjeros hasta su centro de pruebas nucleares de Punggye-ri, ubicado en el noreste del país, y fueron testigos de lo que Pyongyan asegura fue su destrucción.

Los corresponsales que allí estuvieron informan haber estado presentes cuando se produjo una gran explosión. El desmantelamiento de esas instalaciones es uno de los ofrecimientos que había hecho Pyongyang como parte de su proceso de acercamiento diplomático a Seúl y Washington.

Este viernes, Trump saludó con entusiasmo la declaración en la que Corea del Norte manifestó su disposición a seguir dialogando.

“Es una muy buena noticia recibir una declaración cálida y productiva de Corea del Norte. Pronto veremos a dónde llevará, esperemos que a la prosperidad y la paz extensas y duraderas. ¡Sólo el tiempo (y el talento) lo dirán!”, escribió el gobernante estadounidense en su cuenta de Twitter.

Hasta marzo de este año, las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte estaban marcadas por una abierta hostilidad.   Si Donald Trump y Kim Jong-un logran reunirse finalmente será la primera vez en la historia que dos mandatarios en funciones de Estados Unidos y Corea del Norte se encuentren.

Fuente: BBC

Fuente Fotográfica: BBC

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio por cancelada la esperada cumbre con Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, en Singapur el 12 de junio.


“La cumbre de Singapur, para el bien de ambas partes, pero en detrimento del mundo, no tendrá lugar”, afirmó Trump en una carta abierta dirigida al líder norcoreano.


Poco después de publicar la carta en que se descartaba la celebración del encuentro entre ambos líderes, Trump dijo que el Pentágono y países aliados se alistan por si Corea del Norte opta por cometer algún “acto tonto”. No obstante el presidente dijo estar esperando por Kim Jong-un para entablar un proceso de diálogo.

“Ojalá que cosas positivas pasen respecto al futuro de Corea del Norte”, dijo Trump. “Pero si no, estamos más preparados que nunca antes”, advirtió.

El presidente también dijo que continuará “una campaña de máxima presión” sobre Corea del Norte.    El mandatario estadounidense, en la carta, achacó la cancelación a la “abierta hostilidad” de Pyongyang.

En la carta de este jueves Trump dijo que tenía muchos deseos de conocer a Kim algún día.

Se esperaba con gran anticipación la anunciada cumbre en la que EE.UU. y quería convencer a Corea del Norte de que desista de su programa nuclear.

“No es apropiado”

Anhelaba muchísimo poder estar con usted allá. Lamentablemente, basado en la tremenda ira y abierta hostilidad demostrada en sus más recientes comunicados, creo que no es apropiado, en este momento, tener la largamente planeada reunión”, declaró Trump.

Usted habla de sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan masivas y poderosas que le ruego a Dios que nunca tendrán que ser utilizadas” añadió.

Con anterioridad, la alta funcionaria norcoreana Choe Son-hui había calificado de “estúpidas” unas declaraciones del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, en las que dijo que Corea del Norte “podría terminar como Libia”.

El líder libio Muammar Gaddafi fue asesinado por rebeldes en 2011, después de haber renunciado a las armas nucleares ocho años antes.

Choe, que ha participado en varios intercambios diplomáticos con Estados Unidos en la última década, declaró que Corea del Norte no “mendigaría” por el diálogo y advirtió de una “enfrentamiento nuclear” si fallaba la diplomacia.

Este jueves, Corea del Norte aparentemente destruyó con explosivos los túneles de su único centro de pruebas nucleares.  Periodistas extranjeros en el centro de Punggye-ri, en el noreste del país, informaron haber sido testigos de una enorme explosión.  Pyongyang luego declaró que el sitio había sido desmantelado.

Fuente: BBC

Fuente Fotográfica: BBC

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el martes que da 48 horas para que abandone el país al encargado de Negocios de Estados Unidos en Caracas.


El mandatario señaló que Todd Robinson “conspiraba” contra su gobierno socialista.


Lo he declarado persona non grata y anuncio la salida del encargado de negocios de Estados Unidos en 48 horas”, indicó Maduro.  También deberá dejar Venezuela el funcionario Brian Naranjo.

El gobernante dio el aviso durante su proclamación en el Consejo Nacional Electoral (CNE) como presidente reelegido para un segundo periodo en las elecciones del domingo.

Para Estados Unidos, las elecciones del domingo, en las que Maduro ganó, fueron fraudulentas, por lo que este país impuso el lunes nuevas sanciones contra el gobierno venezolano y amenaza con tomar más medidas.  Maduro dijo que las medidas estadounidenses ofendían la “dignidad nacional”.

Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela viven uno de los peores momentos en los últimos años. La administración del presidente Donald Trump ha endurecido su postura contra el gobierno de Maduro, al que reclama elecciones libres y acusa de haberse convertido en una “dictadura”.

Por su parte, el presidente de Venezuela acusa al de Estados Unidos de ser un gobierno “supremacista”.

Fuente: BBC

Fuente Fotográfica: BBC

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este lunes que Estados Unidos va a imponer las “sanciones más fuertes de la historia” contra Irán.


En un discurso desde Washington, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos afirmó que Irán estará “batallando para mantener viva su economía” después de que las sanciones entren en vigor.


Pompeo adelantó que trabajará estrechamente con el Pentágono y los aliados regionales “para disuadir de cualquier agresión iraní”.

A principios de este mes, el presidente Donald Trump decidió retirar a Estados Unidos del histórico acuerdo nuclear con Irán firmado en 2015.  Tras conocer las palabras de Pompeo, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarif, acusó a Estados Unidos de insistir en sus “políticas fracasadas” y vaticinó que obtendrían los “mismos pobres resultados” que en el pasado.

El canciller aseguró que su país trabaja con los otros firmantes del acuerdo nuclear (Reino Unido, Francia, Rusia, China, Alemania y la Unión Europea) para encontrar una solución tras la anunciada retirada estadounidense.

El presidente iraní, Hassan Rohani, cuestionó el derecho de Pompeo a tomar decisiones sobre Irán y el mundo en general.

La alta representante para la Política Exterior de la Unión Europea, la italiana Federica Mogherini, también se mostró crítica con las palabras de Pompeo, del que dijo que no había mostrado cómo la retirada del acuerdo contribuirá a un Medio Oriente más seguro.  Mogherini dijo que “no hay alternativa” al acuerdo y que la UE se mantendrá en él mientras Teherán cumpla su parte.

Algunas grandes compañías europeas que comenzaron a hacer negocios en Irán después de que se levantaran las sanciones en 2015 se ven ahora amenazadas por las anunciadas por Washington.

Plan B

En su primer discurso sobre política exterior como secretario de Estado, Pompeo dio a conocer el “Plan B” del gobierno para hacerle frente a Irán.

Expuso 12 condiciones que Washington pide ante cualquier “nuevo acuerdo” con Teherán, incluyendo sacar todas sus fuerzas de Siria y terminar con el apoyo a los rebeldes en Yemen.

Pompeo dijo que el alivio de las sanciones solo se produciría cuando el gobierno estadounidense haya visto un cambio real en las políticas de Irán.  “Aplicaremos una presión financiera sin precedentes sobre el régimen iraní”, dijo.  “Los líderes en Teherán no tendrán dudas sobre nuestra seriedad. Irán nunca más tendrá carta blanca para dominar Medio Oriente”.

Fuente: BBC

Fuente Fotográfica: BBC

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) anunció este domingo la victoria de Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales, en las que una parte de la oposición no participó.


Según el ente electoral, con más del 90% de los sufragios contabilizados, Maduro ganó con 5.823.728 votos (67,7%) en una jornada que registró una baja participación del 46,01% que se convirtió también en protagonista.


En segundo lugar figuró el candidato opositor y exgobernador Henri Falcón, con 1.820.552 votos (21,2%).

El tercer candidato y pastor evangélico Javier Bertucci obtuvo 925.042 votos.

Falcón declaró antes del anuncio de los resultados oficiales que no reconoce el proceso y que “hay que hacer nuevas elecciones en Venezuela”.  La rectora del CNE Tibisay Lucena dijo, sin embargo, que los resultados electorales “deben respetarse”.

Los comicios tuvieron lugar en medio de la peor crisis económica que atraviesa el país en su historia reciente.

La oposición tradicional llamó al boicot del proceso al argumentar condiciones injustas por la inhabilitación de sus principales líderes y partidos y las dudas sobre el CNE, al que acusa de partidista.

El presidente Nicolás Maduro, quien fue elegido en 2013 tras la muerte del comandante Hugo Chávez, gobernará por un periodo de seis años más (2019-2025).

“Cuánto me han subestimado”

En su discurso de victoria, Maduro dijo: “Volvimos a ganar, volvimos a triunfar”.  “Somos la fuerza de la historia convertida en victoria popular, victoria popular permanente”, añadió.

Tras una ronda de aplausos de sus seguidores en el centro de Caracas, el mandatario expresó: “Cuánto me han subestimado…”  En su discurso, Maduro destacó que ya no hay previstas más elecciones en Venezuela hasta 2020 por lo que se dedicará a atacar los problemas económicos del país, aseguró.

También dijo que convocaría a los candidatos que compitieron contra él en los comicios y a los líderes opositores que promovieron la abstención a un diálogo para hacer frente a la crisis que vive el país.

Desconocimiento opositor

Henri Falcón, considerado como el principal rival de Maduro en estos comicios, denunció que el gobierno venezolano habilitó “puntos rojos” en las inmediaciones de los centros electorales con el fin de “comprar votos”.

En dichos quioscos, dijo Falcón, el Estado “había ofrecido pagos y bonos sorpresa” en lo que denunció como una “violación al acuerdo de garantías suscrito y a la Constitución”.

Reacciones

Más de una decena de países amenazó con no reconocer los resultados electorales del domingo y con aplicar más sanciones contra el Ejecutivo de Maduro.   Los gobiernos de Panamá y Chile estuvieron entre los primeros en pronunciarse tras el anuncio del CNE para desconocer la validez de los comicios.


Este lunes el autodenominado Grupo de Lima, compuesto por 14 países americanos, anunció que no reconocerá los resultados electorales.


En un comunicado conjunto, acordaron reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas el país, así como llamar a consulta a sus embajadores en Caracas.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, por su parte, aseguró que su país estudiará las “medidas oportunas” en el marco de la Unión Europea después de un escrutinio que, afirmó, no respetó “las normas democráticas mínimas”.

El gobierno del boliviano Evo Morales, en cambio, felicitó al presidente Madurotras su reelección: “El pueblo venezolano soberano ha triunfado nuevamente”, escribió en Twitter.

El gobierno de El Salvador también saludó el triunfo de Nicolás Maduro.

“El Salvador felicita a Venezuela y reconoce el resultado de las elecciones presidenciales”, señaló el ejecutivo del presidente Salvador Sánchez Cerén en un comunicado.

Desde Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel, envío una carta a Nicolás Maduro para “felicitarle” por su “contundente victoria”.

Por su parte, China, uno de los principales socios comerciales de Caracas, aseguró a través de un vocero del Ministerio de Exteriores que el gobierno y el pueblo venezolano pueden manejar sus propios asuntos y que todo el mundo debería respetar la elección del pueblo de Venezuela.

Horas antes del anuncio del CNE, el gobierno de Estados Unidos había advertido de que no admitiría el resultado y el secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo, había calificado la elección como “fraudulenta”.

Deterioro económico

El presidente Maduro prometió en su discurso de victoria que en los siguientes seis años de gobierno se dedicará “al saneamiento de la economía” y a la “persecución de las mafias criminales”.

En el primer periodo presidencial de Maduro se gestó una aguda crisis económica que ocasionó desabastecimiento de medicinas y alimentos y desató la inflación más alta del mundo.  El mandatario señala como responsable del deterioro económico a una “guerra económica” encabezada por potencias como Estados Unidos.

La oposición lo acusa de la mala gestión por la corrupción y el mal manejo económico.

Durante su gobierno, además, la Unión Europea, Estados Unidos y otros países han impuesto sanciones principalmente económicas contra funcionarios, como el propio Maduro, y la petrolera estatal PDVSA, casi única fuente de ingresos del país.

Fuente: BBC

Fuente Fotográfica: BBC

Estados Unidos reforzó este viernes su presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro con el anuncio de un nuevo paquete de sanciones a dos días de las elecciones presidenciales en Venezuela.


El Departamento del Tesoro de EE.UU. incluyó en estas nuevas sanciones económicas a Diosdado Cabello, vicepresidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y expresidente de la Asamblea Nacional venezolana (2012-2016).


Entre las personas sancionadas están también José David Cabello Rondón(hermano de Diosdado), Marleny Josefina Contreras Hernández y Rafael Alfredo Sarria Díaz, según indicó el Departamento del Tesoro en su página web.

El pueblo de Venezuela sufre bajo políticos corruptos que se aferran al poder mientras llenan sus bolsillos”, escribió el secretario de Estado estadounidense Steven Mnuchin en un comunicado.  “Imponemos sanciones en figuras como Diosdado Cabello, que explotan su posición oficial para involucrarse en tráfico de drogas, lavado de dinero, malversación de fondos del estado y otras actividades corruptas”, agregó.

Además, el gobierno estadounidense incluyó en las sanciones a tres empresas venezolanas con sede en Boca Ratón, Florida, que aparecen mencionadas como 11420 Corp, Noor Plantation Investments LLC y SAI Advisors Inc.

Estas medidas implican la congelación de los activos que las personas sancionadas tengan bajo jurisdicción de EE.UU y se les prohíbe a las empresas estadounidenses realizar operaciones financieras con ellas.

Fuente: BBC

Fuente Fotográfica: BBC

Las elecciones presidenciales de Venezuela no serán reconocidas como legítimas por la comunidad internacional.


Catorce países de la región están en contra de las elecciones presidenciales de Venezuela, convocadas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, por considerarlas “ilegítimas” y “carentes de credibilidad”.


Esos países son los que hacen parte del Grupo de Lima, que reunidos en México emitieron un comunicado el 14 de mayo reiterando su rechazo y condena “al régimen autoritario que prevalece en Venezuela” y le pidió suspender las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

“[Las elecciones] han sido convocadas por una autoridad ilegítima, sin la participación de todos los actores políticos venezolanos, sin observación internacional independiente y sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”, dijeron los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, España y Estados Unidos.

Venezuela envió una nota de protesta a mediados de abril a los países que conforman este grupo por “inmiscuirse en los asuntos internos” del país poco después de un comunicado conjunto en que esos países rechazaron las elecciones que estaban programadas inicialmente para el 22 de abril.

La Asamblea Nacional Constituyente, integrada 100% por diputados oficialistas, convocó en enero la elección presidencial inicialmente para abril de este año. Los comicios son celebrados tradicionalmente en diciembre, pero después fueron programados para el 20 de mayo.

El presidente Nicolás Maduro busca su reelección y se enfrenta a cuatro candidatos respaldados por partidos minoritarios e independientes, pues los partidos de oposición no participan de estas justas electorales por considerar que no hay las garantías suficientes.

Un mes antes del anuncio del Grupo de Lima, el presidente Nicolás Maduro, dijo que “hay un plan internacional para sabotear las elecciones” y dijo que en los próximos días mostraría “pruebas contundentes” sobre esto.

“Yo tengo la forma de destruir ese plan, de acabar con ese plan y esa fórmula sagrada, milagrosa, única, invencible se llama la consciencia del pueblo venezolano”, dijo Maduro en una transmisión obligatoria de radio y televisión el 14 de abril. Hasta el momento no ha dado a conocer dichas pruebas.

El gobierno de Estados Unidos también ha rechazado los comicios de Venezuela. El vicepresidente Mike Pence dijo en la Organización de Estados Americanos que las elecciones no son nada más que “un fraude y una farsa” y le pidió al Gobierno de Maduro cancelar dicha elección.

“Será una elección falsa con un resultado falso”, dijo Pence el 7 de mayo en la OEA. “Maduro y sus acólitos se aseguraron de que su reino de corrupción, crimen, narcotráfico y terror continúe. Por eso es que hoy le pedimos a Maduro y a su régimen suspender esta farsa de elección, convocar a elecciones reales, darle a la gente de Venezuela opciones reales porque los venezolanos merecen vivir en democracia otra vez”.

El embajador de Venezuela en la OEA, Samuel Moncada, rechazó las palabras de Pence: “No podemos permitir que vengan a agredirnos, nadie desde ningún lugar, mucho menos el vicepresidente de un imperio racista”.

Poco antes de estas declaraciones, Maduro dijo que de ser necesario haría una revolución armada y tomaría un fusil para defender al país y sus riquezas.

A principios de mayo, el Parlamento Europeo le pidió a Venezuela posponer las elecciones y convocar unos comicios “creíbles, transparentes e inclusivas”.

La Unión Europea solo reconocerá las elecciones basadas en un calendario electoral viable, acordadas en un contexto de diálogo nacional con actores y partidos políticos relevantes, y respetando condiciones de participación equitativas, justas y transparentes”, dice un comunicado del 3 de mayo.

En febrero de este año, el Parlamento Europeo ya había hecho un llamado similar. La jefa de la Diplomacia Europea, Federica Mogherni, calificó como crítica la situación de este país, y le advirtió al presidente Maduro que el bloque continental está listo para tomar más medidas si su gobierno viola los principios democráticos.

El secretario General de la OEA, Luis Almagro, dijo en febrero de este año que estas elecciones tienen las mismas características de las de la Asamblea Nacional Constituyente: sin garantías mínimas.  “Va a ganar Nicolás Maduro, va a significar un intento de legitimar la presidencia por seis años más sabiendo que ese proceso electoral no ha contado con el respaldo de la comunidad internacional, ni con los actores políticos internos de Venezuela para estructurar este proceso”, le dijo Almagro a Fernando del Rincón sobre las elecciones.

Fuente: CNN

Fuente Fotográfica: CNN

Margarita Zavala anunció que retira su candidatura a la presidencia de México.


El equipo de comunicación de la ahora excandidata independiente dice que “Margarita se baja de la contienda”. Agregan que emitirán un video con una “postura oficial.”


En un spot de Televisa, Zavala dice que retira su candidatura por un “principio de congruencia por un principio de honestidad política.”

Zavala, exmilitante del Partido Acción Nacional, juntó alrededor de 900.000 firmas para poder registrar su candidatura ante el Instituto Nacional Electoral.

Los candidatos Ricardo Anaya (de la alianza del PAN) y José Antonio Meade (de la alianza del PRI) expresaron su reconocimiento a la excandidata.  Su esposo, el expresidente Felipe Calderón, también expresó su admiración.

Fuente: CNN

Fuente Fotográfica: CNN