Por:  Roxana Orantes Córdova

roxana@perspectiva.com.gt

Abogado fundador de Forum Abogados y Consultores, director y profesor de Derecho Público en el Centro de Estudios de Derecho de Guatemala y en la Universidad de San Carlos de Guatemala, Omar Barrios es un penalista respetado y temido por sus opiniones y por su actuar como litigante.


Entrevistado por Perspectiva, Barrios realiza un balance sobre las gestiones de las últimas fiscales y asegura dos cosas: 1. Estadísticamente, es más difícil corromper a una mujer y 2. Porras podría ser una garantía para que el MP avance en aspectos como el abuso de protagonismo mediático y la ciega obediencia a la CICIG.


 

¿Cómo fue la gestión de Aldana en el MP?

Tenemos que tener presentes dos momentos en la administración de Thelma Aldana: cuando es nombrada por Roxana Baldetti, no por Otto Pérez, sino por Roxana Baldetti; y el momento en el que se ve forzada a decidir si va a ser parte de los perseguidos penalmente o se pasa del lado de la lucha contra la corrupción.

Entonces, podemos ver dos momentos diferentes, repito. Desde que toma posesión como fiscal recién nombrada, hasta el momento decisivo para ella, que podríamos aducir, fue en abril de 2015.

Al principio, no confiaban en ella. Ni siquiera la CICIG. Como es ampliamente conocido, la CICIG vetó su nómina cuando fue candidata, tanto para magistrada de la Corte Suprema de Justicia como para Fiscal. Posteriormente, pasó a trabajar en el lado de la entrecomillada “lucha contra la corrupción”, y es la fase más visual y más mediática de Aldana.

¿Cuáles fueron sus principales aportes?

Sus aportes se concentran básicamente en que logró mantener un equilibrio y solidez en cuanto a la persecución penal contra grupos ─ aclaremos─, grupos de corrupción enquistados en las estructuras de gobierno. Y el Partido Patriota en su conjunto era uno de esos grupos.

Thelma Aldana supo mantener esa administración. Más que una gran abogada penalista, la considero una fiscal que administró suficientemente esa balanza, logró sostener los embates que recibió de los grupos que luchan contra la corrupción.

Por otro lado, debe analizarse que hay grupos apoyando a Thelma Aldana porque les conviene apoyarla, porque en ese momento les es útil. Tengo serias dudas de si realmente la van a seguir apoyando después del 17 de mayo, recordemos que Aldana no es de ellos. Sirvió para sus intereses, pero no es de ellos. Entonces, no va a ser alguien que les interese mantener vinculada.

Y está el grupo más honorable, integrado por muchos fiscales, por muchos abogados defensores, por gente de ciertos medios, que la apoyaron constantemente en las acciones correctas.

Thelma Aldana logró sostenerse entre esos cuatro grupos: quienes la utilizan, quienes realmente la apoyan, quienes están en contra de ella porque se han estado violando garantías y los grupos más peligrosos, que realmente se mueven en contra de su trabajo.

El éxito de ella es soportar esos embates. Por un lado te atacan, pero por otro lado te quieren obligar. No cualquiera puede mantener el equilibrio en una situación como esa. Claudia Paz y Paz no pudo hacerlo. Thelma Aldana sí tuvo la fortaleza. Creo que ese es su principal éxito.

También supo trabajar con gente que no es de ella, que le fue impuesta por grupos sectarios o de intereses tras bambalinas. Y lo supo manejar. Ese es otro éxito. Ella sabe manejarse muy bien con todo este tipo de gente.

Logró una excelente proyección internacional en el combate contra la corrupción. Tuvo muchos réditos. Ahí vemos a países amigos, como el gobierno estadounidense, que siguen apoyando económicamente el proyecto CICIG. Yo preferiría que apoyaran más al proyecto MP. Pero bueno, los países sabrán por qué colocan sus donaciones donde ellos consideren conveniente.

¿Y los principales logros en investigación criminal?

Tengamos presente que los logros atribuidos a la fiscal no son triunfos personales, sino de los jóvenes auxiliares y agentes fiscales. Tampoco es triunfo de la CICIG, como mucha gente cree. No son los que andan en carros blindados, con sujetos extranjeros armados los que hicieron esto. Son los jóvenes investigadores nacionales.

Si no, recordemos cómo lloró el comisionado cuando le habían retirado a los ocho o diez chapines que hacen el trabajo. Este es solo un ejemplo de la necesidad que tienen de los guatemaltecos. Nosotros no tenemos esa necesidad de ellos.

Estos jóvenes auxiliares fiscales que viajan en Transmetro, que no tienen guardaespaldas, que ganan siete mil quetzales, son los que hicieron todo el trabajo pilar que conocemos como el caso La Línea. Por supuesto, hay investigadores muy buenos en la CICIG, que han ido reforzando este trabajo, además de la parte mediática que esto representa.

Nunca olvidemos que no es el trabajo de ella el que estamos viendo. Es el trabajo de investigadores, agentes fiscales y auxiliares jóvenes en su mayoría, quienes no gozan de inmunidad de por vida, como los funcionarios internacionales.

Ellos están poniendo el pecho por Guatemala y lamentablemente, también están cargando los errores de esa entidad internacional en ciertas situaciones procesales. Ojalá los afectados se recuerden siempre de que los jóvenes fiscales están sujetos a muchas presiones. Tampoco se les justifica.

¿Quiénes son los críticos de Aldana?

No hay que confundir la gente que lucha para mantener el estatus de la corrupción y la gente que es eminentemente legal, eminentemente defensora del sistema. Entonces, cuando se hacen críticas contra la fiscal o contra su trabajo, la gente tiene que diferenciar quiénes lo hacen como protección para grupos con mucho poder económico que todavía están enquistados en el sistema y quiénes lo hacen realmente como parte de una lucha porque en el sistema se cumplan las garantías y el debido proceso.

Porras es la tercera mujer fiscal ¿cómo fue la gestión de la primera?

A Claudia Paz y Paz hay que reconocerle que, si bien no fue una exitosa fiscal, sí fue una gran doctrinaria, porque sentó las bases para que el MP rompiera un poco el estigma surgido durante administraciones anteriores.

Aquí viene una observación que, por favor no quiero que se confunda: la importancia de las mujeres en la administración de justicia. Vemos a una tercera mujer a cargo, lo que considero muy satisfactorio. Siempre he dicho que a las mujeres es más difícil corromperlas. Estadísticamente, el hombre es más dado a la corrupción. Puedo sostener el dato.

Pero bueno, vemos que Paz y Paz sentó las bases, Aldana supo administrar la situación, supo salvarse y supo, en medio de esa situación, aportar mucho a la lucha contra la corrupción.

¿Qué implicaciones tiene la renuncia del equipo de confianza de Aldana?

Cuando vi la noticia en los medios, verifiqué en la red del MP. Esta noticia, o se trasladó mal o es prueba de un berrinche administrativo e ideológico de parte de ellos. Yo lo veo muy mal e hice una crítica muy fuerte al respecto.

No conozco personalmente al secretario Rootman Pérez, pero conozco su trabajo, es muy profesional y no considero oportuno que la primera señal para la recién nombrada fiscal Porras, sea “ya no vamos a estar”.

Por supuesto, un par de horas después el MP se corrige en sus redes e informa que sí se hace efectiva la renuncia, pero a partir del 17 de mayo. También está malo, porque ellos fueron nombrados en sus cargos por tiempo indefinido.

Cuando uno trabaja en un lugar como el MP, debe entender que el trabajo es institucional, no es un trabajo personalizado. No creo que esta haya sido una condición de la doctora Aldana, ella no maneja ese tipo de perfil de situaciones. Nunca lo hizo como magistrada de la Corte, menos como fiscal.

Considero que fue incorrecto, porque cuando cambia la administración, el funcionario debe poner a la disposición del nuevo fiscal su renuncia. Obviamente, quien llega querrá tener a su propio equipo de confianza. Pero esto se debe realizar en una transición adecuada.

¿Las renuncias afectan el proceso de transición?

No pueden decirle a Porras: “mire, ya no vamos a estar cuando venga, nos vamos. El 17 usted va a venir solita aquí con su nueva gente”. Deben entender que cuando un funcionario llega no sabe ni siquiera dónde está el archivo o dónde está el baño. Mucho menos va a saber cuál es la línea de dirección de la persecución penal.

Este es un llamado a la reflexión de todos los empleados del MP. Si lo que les afecta es que sea la nueva fiscal quien les diga “acepto su renuncia”,  o “ya no puedo seguir contigo”, deben entender que esa es parte de un proceso que pasa en todos los cargos que tienen cierta jerarquía.

No se puede abandonar la institucionalidad, porque pasaron años exigiéndoles a los fiscales, a los fiscales distritales, “que la institucionalidad, que el ente, que hagámoslo mejor”, y cuando nombran a alguien que no es de su agrado, no veo justo salir corriendo. Es un muy mal cierre para un trabajo tan bueno como el que hizo Rootman.

Del trabajo de la secretaria Mayra Véliz, no tengo muy buena opinión, pero no es justo que abandonen a la doctora Porras, que los necesita en la transición. Esto no es un gobierno, que el 14 de enero entrego el cargo y viene el otro.

Son procesos penales que tienen audiencia el día siguiente, o que tienen orden de aprehensión el día antes. Tienen que informar a quienes llegan para que les dé seguimiento. Ellos debieran ser los principales interesados en este seguimiento al trabajo que han hecho.

¿Qué expectativas hay sobre el trabajo de Porras?

Lo que debe entender la gente es que lo que hemos visto no es el trabajo de Aldana ni será el de Porras. Es un trabajo institucional. Lo que sí vamos a recibir con la doctora Porras es que tendremos una fiscal más conservadora. Esto no quiere decir antigua ni atrasada.

Conservadora quiere decir que ella va a revisar más las situaciones. Va a poner en menos riesgo a los inocentes. Y va a exigir más certeza antes de cualquier acción.

¿Por qué?

Porque Claudia Paz y Paz, a pesar de que es una doctora en Derecho Penal, no litigó en penal. Thelma Aldana no litigó en penal, ella era magistrada y juez civil. La doctora Porras es penalista de cepa, lo tiene en su ADN.

Fue fiscal, fue magistrada. Conoce la ruta. Ella va a tener una visión más rápida que cualquiera de los otros fiscales para entender los procesos y espero que sea muy garantista, incluso para las personas responsables. Tenemos que apartar a los inocentes de los que presuntamente no son tan inocentes. Todos tienen derechos.

La experiencia que ella tiene le va a dar una mayor aceptación en el MP. Hay muchos fiscales reprimidos por ciertas situaciones que se dan actualmente, ciertas cargas ideológicas en el MP. Creo que se van a sentir más cómodos con alguien como la doctora Porras.

También creo que fiscalías como la FECI tienen que estar tranquilas. La población tiene que estar tranquila. Porras no va a ir ayudar a ningún corrupto, no va a cerrar ningún proceso. Es una persona de línea dura. Pero ganamos algo muy importante: Porras no es una fiscal servil. No va a ser servicio doméstico de la CICIG, de la embajada ni de nadie. Pero es una persona de trabajo. Donde haya que apoyar a la CICIG, ella va a dar todo por apoyar, pero cuando estén equivocados no lo va a hacer. Creo que le va a poder decir no a ciertas arbitrariedades.

Creo que ganamos con esto. Este país hay que recuperarlo. Cuando uno está en audiencia, pareciera que la CICIG es el MP y este, el querellante. Creo que Porras va a recuperar ese espíritu, esa dignidad fiscal donde el MP es el que ejerce la persecución y la CICIG solo se adhiere. Es el querellante adhesivo, no el dueño del proceso.

Porque si no, vamos a depender siempre de las entidades internacionales. La CICIG debe entender que está para apoyar al MP, no para que este haga el trabajo de la CICIG.

¿Cuál es su apreciación personal sobre el hecho de que la doctora Porras inicie con “mala prensa”?

En primer lugar, la prensa está dolida porque su candidato favorito no fue designado. Segundo, porque saben que se van a topar con una persona independiente, conservadora.

Ella ya lo ha dicho: “las puertas están abiertas, la información debe ser transparente”. Pero no se va a dejar mediatizar. A Porras no le va a preocupar. Eso me gustaba de Paz y Paz. A ella no le importaba si los titulares eran buenos o malos. Ella es una científica, le importaba que se hiciera el trabajo.

Thelma Aldana estaba muy propensa a escuchar halagos, las cosas buenas. Y ciertos medios de comunicación tienden a manejarse de esa forma.

El mensaje de hoy en un medio escrito, para mí no fue nada agradable. Considero a Fo un gran caricaturista, pero esa advertencia subliminal tras la caricatura, ese titular. El insinuarle en una pregunta que está casada con un militar…por favor, ¿voy a dudar porque está casada con un ideólogo de izquierda o derecha, con un empresario famoso? Ella puede estar casada con un ex presidiario. El matrimonio es totalmente distinto al trabajo.

Pero considerando el poder y control que los medios tienen sobre la opinión social, esto puede afectar. Sin embargo, no le voy a dar el derecho de duda a la fiscal Porras. Ella ya tiene que estar trabajando. Aquí no hay plazo de transición. Guatemala ya no puede esperar más.

Total
1K
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.