Fuente: Entrepreneur 

A pesar de que el término Artificial Intelligence (AI) sonaba algo lejano hace apenas algunos años, cada vez más la incorporamos más a nuestra vida diaria y ahora también se está integrando vertiginosamente en la manera en cómo se compra la publicidad.


La compra programática, un derivado de AI, emplea poderosos algoritmos que optimizan continuamente las campañas publicitarias para obtener el mejor rendimiento y el mejor resultado.


A través de un complejo ecosistema, las plataformas programáticas se alimentan de diferentes fuentes de información y en tiempo real se realizan subastas por espacios publicitarios.

La relación entre la publicidad y el consumidor es cada vez más estrecha, pues permite a las marcas entender más a su consumidor generando comunicación más relevante y precisa.   AI se está convirtiendo en la fuerza motriz en el desarrollo de la publicidad digital como una herramienta valiosa en cualquier estrategia de negocios a través de la combinación de tecnología, datos y creatividad. 

Este nuevo mundo también permite a las empresas utilizar motores inteligentes que deciden a qué canales y destinos web dirigirse en tiempo real para obtener el mejor retorno de inversión publicitaria. Los anunciantes pueden maximizar la inversión en medios y los consumidores reciben una publicidad más atractiva y personalizada.

Las marcas que invierten en publicidad impulsada por AI están mejorando la selección de canales, el tiempo y el despliegue del mejor mensaje para el consumidor. En otras palabras, nos estamos acercando al objetivo de entregar el anuncio correcto a la persona adecuada en el momento adecuado.

Sin embargo, para muchos, la salud de la marca se compromete en un ambiente programático. Los anunciantes temen que sus anuncios aparezcan junto a contenido ofensivo y, en consecuencia, impacten la percepción de la audiencia sobre la marca y disminuyan su intención de compra.

Actualmente ya existen desarrollos tecnológicos integrados en plataformas programáticas con el objetivo de cuidar los espacios publicitarios en donde se sirven las campañas. AI resulta ser una excelente aliada para eliminar el contenido ofensivo a escala, combinándose con métodos más tradicionales de control de calidad para garantizar ubicaciones seguras para la marca, incluyendo listas blancas y negras, que garantizan entornos seguros durante el proceso de compra de los espacios publicitarios y cultivan una mayor confianza entre todos los jugadores del ecosistema.

Iniciativas como el Trustworthy Accountability Group (TAG) , que se está desarrollando en Estados Unidos, donde la inversión en plataformas programáticas ya representa más del 70% de la inversión total de publicidad en internet, está dedicada, entre otras cosas, a promover la seguridad de la marca a través de una mayor transparencia desde todos los jugadores del ecosistema.

Por primera vez, sabemos a dónde van los anuncios y podemos evaluar su ubicación exacta en tiempo real, lo que significa que es primordial utilizar los desarrollos tecnológicos y AI para implementar herramientas que brinden mejor protección a las marcas a través de capas de monitoreo, medición y sistemas de alerta.

Fuente: Entrepreneur

Fuente Fotográfica: Entrepreneur

Total
2
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.