Por Mauricio Garita 

En el camino de ir buscando la paz y la tranquilidad me he encontrado con tres herramientas que me parecen las más útiles y prácticas que he podido experimentar. Cada una de ellas llegó a mi de improviso, en un momento de necesidad y se han quedado como mis favoritas. A continuación detallo cada una de ellas.

Herramienta 1 — Meditación


La meditación es una práctica que lleva varios años junto al hombre. Al momento de acercarme a la meditación existía de mi parte mucha ignorancia sobre el tema, como sucede con todo aquello que es nuevo. La forma más sencilla de poder acercarme a la meditación fue a través de dos apps que creo, son útiles (Headspace y Calm).


Los apps tienen la característica que elaboran a través de un módulo de introducción de 21 días en Calm y de 30 días en Headspace, todo lo necesario para entender la mente.

Lo importante de la meditación es que nos enseña que entre cada respiro se encuentra la vida. El poder respirar profundamente y no superficialmente es una de las mejores enseñanzas que nos puede dar la meditación. La meditación nos permite de manera sencilla empezar a observar nuestros pensamientos y crear una distancia entre lo que pensamos y lo que somos. Muchas veces esta diferencia cuesta verla en el día a día por lo que creo que la meditación es una herramienta sumamente útil.

Herramienta 2 — Gratitud:

La segunda herramienta es la gratitud. Para ello recomiendo un journal de gratitud, en específico el 5 minute Journal (pueden consultar el app aquí) que permite registrar de manera ordenada lo que nos sucede día a día. Yo comencé con la versión impresa pero luego me fue sencillo trasladarme a un app en el celular que fuese más accesible.

La gratitud ha demostrado que reduce la tristeza, ayuda con la depresión y nos aumenta la felicidad. Sólo es de encontrar cada día 3 razones por las que estamos agradecidos y tratar de no repetirlas. Así podremos ir viendo lo linda que es nuestra vida.

Herramienta 3 — Journaling:

Journaling, o el arte de llevar un diario, es una equivalencia a Meditaciones de Marco Aurelio. El libro conocido de Marco Aurelio no era nada más que sus pensamientos vertidos sobre papel. ¿Por qué el último buen emperador escribiría un diario? La explicación existe desde la Antigua Grecia y es que somos los únicos seres vivientes que sabemos que pensamos cuando estamos pensando. Esto crea confusión muchas veces y una visión distinta sobre lo que sucede, por lo que el journaling nos ayuda a reflexionar si lo que hacemos correcto o a retar nuestros pensamientos.

Para ello prefiero hacerlo en un cuaderno que llevo conmigo día a día para poder escribir. Usualmente prefiero hacerlo luego de la meditación ya que mi mente está más tranquila.

Conclusión

Considero que estas tres herramientas, practicadas como un hábito son idóneas para cambiar nuestra visión, y sentirnos más a gusto con nuestro camino.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.