Por: Lic. Hugo Díaz

Columnista de PERSPECTIVA

Al leer historias de éxito de grandes empresas tecnológicas como Apple, Google y Facebook es fácil identificar algo que tienen en común: todas recibieron inversiones significativas de capital de riesgo en algún punto temprano de su existencia, el que viene de inversionistas dispuestos a apostarle a un emprendedor o a un grupo de ellos con una idea prometedora a cambio de la posibilidad de obtener un retorno alto retorno.

La regla general de estos inversionistas, conocidos como VCs por sus siglas en inglés (Venture Capital) es que de cada diez empresas, una o dos serán un gran éxito con un retorno de inversión de 10 veces o más en un período no mayor de 10 años. El resto probablemente fracase o simplemente no brinde un retorno de inversión atractivo. Para que el retorno se materialice se requiere que  las empresas en las que se invierte sean luego adquiridas por otra más grande o que se coticen en la bolsa de valores a través de una oferta pública de acciones (IPO por sus siglas en inglés).

Este proceso se repite constantemente y debido a esto que Silicon Valley ha producido innumerables nuevos millonarios y cientos de miles de nuevos empleos tecnológicos.

Dado el impacto en creación de empleo y generación de riqueza que los inversionistas de riego representan, vale la pena preguntar, ¿Cómo atraer a más inversionistas de capital de riesgo a nuestra región? En mi opinión, hay dos aspectos clave en los que vale la pena enfocarse:

1)      Generar más proyectos de alto potencial

Para los inversionistas es importante tener muchas opciones de las cuales elegir. Es importante recordar que las opciones tienen que ser todas suficientemente prometedoras como para brindar un retorno de inversión de 10 veces o más. Esto implica que se necesitan que haya muchos emprendedores planificando proyectos que impacten a mercados grandes y que puedan crecer rápidamente.


 

De esta forma las “startup” se convierten en el semillero de innovación de las grandes empresas que desean estar a la vanguardia”.


 

2)      Buscar acceso a más opciones de salida

La salida en términos de capital de riesgo es cuando se cosecha los frutos de la inversión. El mercado de oferta pública de acciones en nuestros países es casi nulo y el mercado de fusiones y adquisiciones todavía es muy limitado a transacciones grandes de empresas ya maduras. Para atraer inversionistas de riesgo, deberíamos ver más empresas grandes adquiriendo empresas “startup” prometedoras. De esta forma las “startup” se convierten en el semillero de innovación de las grandes empresas que desean estar a la vanguardia. Los compradores no necesariamente tienen que estar en la región. Si las empresas nacientes logran innovar de forma competitiva y hacerse notar por las grandes empresas extranjeras, los compradores pueden venir de cualquier parte del mundo.

Un buen ejemplo es la empresa guatemalteca BlueKyte, que logró desarrollar una tecnología innovadora para la transferencia de remesas con potencial de revolucionar dicho mercado, tras recibir una inversión de PeopleFund y  con apenas dos años de existencia, la compañía fue adquirida por la estadounidense Xoom a un valor de 15 millones de dólares americanos de acuerdo a los medios que cubrieron la noticia de la transacción.

Para lograr que la región sea más atractiva a los inversionistas no se debe ni se necesita esperar ayuda de ningún gobierno u organismo internacional. El reto está del lado de los emprendedores, quienes deben enfocarse en proyectos con alto potencial, soñar grande, buscar ir más allá los límites que se han impuesto y posicionar sus ideas a nivel internacional.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.