Por: Juan Carlos Zapata

En la Política Nacional de Competitividad 2018-2032 se hace un excelente análisis de los principales sectores económicos que van a generar la mayor cantidad de empleos en los próximos 15 años, si todas las instituciones de Estado hacen acciones específicas para reducir los 11 cuellos de botella del país y si se invierte más en las nueve ciudades priorizadas.


Los tres sectores económicos identificados, que podrían generar más de 312 mil empleos anuales durante los próximos 15 años son: comercio, servicios e industria. Por supuesto hablar de estas cantidades con el esfuerzo que tenemos hoy conlleva no solo ver las limitantes de país, sino cuáles son algunas de las tendencias de lo que va a empujar la creación de nuevos empleos a nivel mundial.


Revisando el reporte sobre el Futuro de los Trabajos 2018, que publicó el Foro Económico Mundial (WEF, en inglés) a finales del año pasado, podemos darnos cuenta de algunas de las tendencias más importantes para cada sector, que bien valdría la pena validarlas con empresarios que se encuentran en cada uno de ellos en nuestro país. En el caso del comercio, hay un énfasis claro en que cada vez el enfoque va hacia el consumidor y las tendencias que más están marcando el crecimiento del sector son: los avances en internet móvil, cada vez hacemos más cosas desde nuestros teléfonos, avances en inteligencia artificial para predecir las preferencias del consumidor y los patrones de cambios en las nuevas generaciones que prefieren la menor interacción posible utilizando medios disruptivos de tecnología y el Big Data.

Un reto clave para los próximos tres gobiernos será facilitar mejor educación para el trabajo.

Para el caso de los servicios, es importante diferenciar entre aquellos que son directamente servicios profesionales, médicos, en tecnología o en la industria del turismo. El reporte del WEF hace una distinción clara porque cada uno va a tener retos importantes para enfocar el crecimiento desde diferentes perspectivas. Los servicios profesionales crecerán empujados por los avances en la adopción de nuevas tecnologías, inteligencia artificial y el uso de Big Data. En el caso de los servicios médicos, gran parte será por el aumento de la edad de la población, avances en inteligencia artificial y la afluencia de más personas hacia las ciudades. Los servicios de tecnologías de la información y comunicación (TICS) tienen un patrón de crecimiento empujado por la adopción de nuevas tecnologías, un aumento en el uso de tecnología a través de la nube y mayor disponibilidad de datos. Y en el caso del turismo está claro que para Guatemala tiene mucho potencial, pero debemos tomar consciencia de los patrones que mueven el crecimiento a nivel global como los avances en los motores de búsqueda a través de internet móvil, la adopción de nuevas tecnologías para visualizar destinos y la expansión de la población hacia las ciudades en las economías emergentes.

La industria manufacturera y la agroindustria, que para el caso de nuestro país tiene mucho potencial, deberán también acoplarse a los avances en la tecnología, un crecimiento exponencial de la inteligencia artificial y el Big Data, que ayudará a las empresas a conocer, no solo mejores patrones de consumo a futuro, sino el esfuerzo de cómo promover industrias integradas a cadenas de valor globales.

Lo que encontramos entonces es que Guatemala debe apostarle a una mayor educación y formación vocacional, enfocada en el uso de tecnologías disruptivas y aplicaciones para los sectores con mayor potencial de empleo.

Total
13
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.