Por: Freddy Fachler de EY

La experiencia de participar en esfuerzos físicos de larga duración nos enseña que, con la debida preparación y el enfoque correcto, es muy poco lo que no se puede alcanzar. Esto es tan válido para una actividad física como para una actividad empresarial.


Los conceptos claves son preparación y enfoque. Hay que saber que los resultados no se dan de la noche a la mañana; que el camino hacia la meta final debe dividirse en pequeños segmentos de metas intermedias, alcanzables, medibles y que sirven como escalones para ir acercándonos a nuestro objetivo.  Esta es la preparación.


Hay que entender también que van a haber momentos mejores que otros; días en los que nuestro cuerpo va a responder de una manera ideal y otros en los que lo hace de una forma diferente, en los que sentimos que no avanzamos y –en algunos casos- que más bien retrocedemos. Aquí es donde es importante el enfoque.

Quienes han corrido una maratón, recorrido largas distancias en bicicleta, escalado montañas o realizado cualquier otro evento que nos demande un esfuerzo adicional -que es diferente para cada persona- conocen esta sensación. Es la famosa “pared” …

Es cuando el mecanismo de defensa de nuestro cerebro nos dice que paremos, que no tiene sentido seguir, que nos quedemos en la zona de confort. Pero también es cuando la convicción de apegarnos al plan (preparación) y la certeza de que el dolor y la duda pasarán (enfoque) nos permiten sortear esta pequeña trampa de autodefensa de nuestra mente y salir de ella más fuertes y más seguros.

Los emprendedores y las empresas emergentes no son ajenos a estas sensaciones. Hay que saber que en el proceso habrá picos y valles, momentos de duda y situaciones en las que parece más fácil quedarse en esa zona de confort en la que nos sentimos protegidos. Saber y anticipar que también pueden haber otros momentos en los que las circunstancias obliguen a cambiar el plan o, incluso, replantear el objetivo y tener la flexibilidad para hacerlo

Es entonces cuando hay que saber que cada pequeño segmento de nuestro plan no solamente tiene un valor por si solo, sino porque servirá de base para el siguiente; entender que emprender requiere, necesaria y precisamente, salir de la zona de confort.

Y eso solamente se logra con preparación y enfoque.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.