Por Juan Carlos Zapata 

Tenemos gobierno electo, ahora tocará apoyar a las nuevas autoridades a que se pueda focalizar durante los próximos cuatro años un seguimiento claro a la Política Nacional de Competitividad, con tres prioridades estratégicas de país. Primero, un aumento a la inversión social en capital humano, capaz de reducir la desnutrición crónica, mejorar la calidad educativa y la salud; segundo, continuar un proceso más decidido hacia fortalecer las instituciones, mayor certeza jurídica e independencia en las autoridades de zguridad y justicia; tercero, incrementar la inversión en infraestructura.

Específicamente el aumento en la inversión en capital humano debe priorizar que se reduzca la desnutrición crónica. Para ello es necesario incrementar los servicios en el primer nivel de salud, especialmente en los departamentos con mayor incidencia como Totonicapán, Quiché, Huehuetenango y Sololá, que tienen tasas por encima del 65% de niños menores de 5 años con desnutrición crónica. También va a ser necesaria una agenda de trabajo con los alcaldes en esos departamentos, para aumentar la inversión en agua, saneamiento e higiene.


 

Respecto de la educación, es importante continuar los esfuerzos para aumentar la calidad educativa, así como los servicios de educación en la primera infancia e incrementar los servicios educativos en secundaria en todo el país. Es urgente que se fortalezca la profesión docente, mejorar los aprendizajes y desarrollo de competencias y fortalecer la gestión del Ministerio de Educación. Según las recomendaciones de Empresarios por la Educación, es importante “lograr que el 100% de los centros educativos cuenten con una organización de padres de familia (OPF), fortalecer la participación de los padres de familia como actores fundamentales de la comunidad educativa de cada centro y asegurar que los fondos de los programas de apoyo lleguen en tiempo a los centros educativos”.

Los servicios de salud deben seguir aumentando la eficiencia en los hospitales, dándole seguimiento a los controles implementados por este gobierno y que ha sido tan exitoso, que ha reducido de ocho a seis días el promedio de días de cama. Esto ha sido un aumento de la eficiencia del 25%, gracias a sistemas de controles de inventarios implementados en insumos médico-quirúrgicos.

 

La agenda para fortalecer las instituciones del Estado debe apoyar mayor inclusividad en los servicios, con el objetivo de generar incentivos positivos para aumentar el conocimiento, la tecnología y los servicios que se prestan a la población. Es urgente una reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos que permita mejorar la forma en que son electos nuestros representantes, mejorar la carrera del servicio público a través de una reforma integral a la Ley de Servicio Civil, que garantice mejores procesos de contratación, fomento a la meritocracia, evaluaciones de desempeño, así como una estructura clara de remuneraciones para atraer, motivar y retener al personal idóneo. Se requiere una reforma a la ley de la carrera judicial y garantizar que los fondos públicos se utilicen con transparencia y eficiencia en el país.

En temas relacionados a infraestructura, es vital que se apruebe la Ley General de Infraestructura Vial para garantizar mayor inversión y conectividad pública que permita interconectar al área metropolitana con las ciudades intermedias, los puertos y aduanas, permitiendo que se inicie un proceso para duplicar los kilómetros de infraestructura vial en el país durante los próximos 20 años.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.