Por Juan Carlos Zapata

Las propuestas dentro del Enade 2019 no podían ser más asertivas. La semana pasada se publicó el Informe Global de Competitividad para este año por parte del Foro Económico Mundial, que nos revela que la competitividad del país ha mejorado muy poco en su evaluación. De hecho, las mejoras no han sido suficientes y en los últimos cuatro años, 20 países han hecho un mejor trabajo que nosotros.

apa

El país más competitivo en esta evaluación es ahora Singapur, una economía que se ha caracterizado por tener una planificación a largo plazo, un sistema educativo eficiente e instituciones inclusivas que fortalecen la infraestructura de sus habitantes, fomentando la innovación y la creatividad. El segundo país en la lista es Estados Unidos, que ha caído una posición, seguido de Hong Kong y Países Bajos, que ahora es el país más competitivo de Europa.

En América Latina, los países más competitivos son Chile, México, Uruguay, Colombia y Costa Rica. Sin embargo, ninguno está dentro de los 20 más competitivos del mundo. Esto demuestra cómo las reglas y procedimientos en nuestra región afectan la productividad y esto se vuelve el factor más importante que limita el crecimiento económico. Hay pruebas sólidas que demuestran que el crecimiento económico sostenido es “la forma más efectiva de sacar a la gente de la pobreza y aumentar su calidad de vida”, resume el Foro Económico Mundial.

En el caso de Guatemala, podemos ver ventajas competitivas claves interesantes que nos llevan a concluir que la estabilidad macroeconómica ha sido un pilar importante en nuestro desarrollo. Vemos por ejemplo que tenemos el indicador de GAP crediticio (relación entre el crédito y el PIB) mejor evaluado del mundo, aunado a que es relativamente sencillo migrar entre ciudades por razones laborales, tenemos una banca muy sólida, poca complejidad en las tarifas arancelarias y una excelente actitud a asumir el riesgo empresarial.

Sin embargo, también tenemos que poner más atención a las desventajas, especialmente aquellas relacionadas con las extorsiones que genera el crimen organizado, una pésima conectividad vial, limitada regulación en materia de gobierno corporativo para las empresas, un mercado laboral poco flexible y limitada capacidad tecnológica dentro del Gobierno.

El informe genera recomendaciones sobre la importancia de aprobar ciertas iniciativas que ya están en el Congreso de la República y que se vuelven urgentes para mejorar la posición de Guatemala, siendo las más relevantes la iniciativa de ley general de infraestructura vial, la iniciativa para implementar el convenio 175 de la OIT sobre trabajo a tiempo parcial y la ley de estabilidad jurídica a la inversión. Esto aunado a una agenda de reformas institucionales en materia de Servicio Civil, reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, reformas al sector Justicia y mayor transparencia y calidad del gasto público, que nos permita elevar nuestra competitividad.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.