Aquello que sucedió aquel jueves 16 de julio de 2015 no ha vuelto a pasar en ninguno de los veranos del Atlético y el Cholo en Los Ángeles de San Rafael. Que, de pronto, Simeone llame a uno de sus chavales, canteranos en el club o canteranos tras cesión recién recuperados, destinados normalmente a ocupar los huecos de los jugadores del primer equipo que no están. En aquel caso eran Godín y Giménez. Todos los chicos de aquella pretemporada eran centrales, aunque no lo fueran. Hasta aquel jueves. De pronto uno de ellos saltaba de línea, pasaba al medio centro, su sitio: era Thomas Partey. En noviembre debutaría con el primer equipo. Tenía 22 años. Hoy, con 26, es el ‘5’ imprescindible para el Cholo.

El Atlético ya trabaja en la mejora de sus condiciones. Lo de ahora le convierte en ganga. Su cláusula de sólo 50 millones. Su sueldo de los más “discretos” de una plantilla cuyo techo, sin Griezmann ya y los 23 millones que cobraba la temporada pasada, la 2018-19, ronda los diez.

Las conversaciones entre club y Thomas ya están establecidas. La cláusula del futbolista podría doblarse, alcanzar las tres cifras. Su sueldo también aumentaría. Su última renovación con el Atlético fue en 2018, hasta el año 2023. Partidos como el que jugó ante el Real Madrid en el Wanda Metropolitano, Liga, el pasado 28 de septiembre y ante el Lokomotiv el 24, Champions, habrían acelerado esas conversaciones. Thomas dio un recital de centrocampista, con un rendimiento extraordinario. 90% de acierto en el pase, sin malas entregas ni errores, con verticalidad. Aquel chaval que ascendió de central a medio centro en 2015 se hizo mayor. Y ha hecho olvidar a Rodrigo.

Porque esa es otra, y es importante. La pérdida este verano en el Atlético de Rodrigo, tan sólo un año después de que regresara del Villarreal al equipo del que fue cantera para heredar el 14 de un icono como Gabi y depositar el futuro que vendría sobre sus hombros. Pero el City de Guardiola le llamó y Rodrigo se fue a la Premier dejando un hueco en el centro del campo que fichajes como Herrera o Llorente estaban llamados a llenar. Es Thomas, sin embargo, quien le ha puesto su nombre. A la espalda el 5 de Tiago. Su ambición es esa frase que dijo la temporada pasada: “Quiero ser importante en el Atlético”. Ya la cumple. Al dedillo. Tan sólo unos meses después. Y eso que cuando llegó junio tenía dudas. Que en los partidos importantes no terminaba de ser imprescindible, estaba Rodrigo, y Koke y Saúl.

Pero para Simeone nunca hubo duda: “El intocable es Thomas”. En los despachos del Metropolitano esa era la frase que siempre repetía el entrenador. Y Rodrigo se fue, Thomas se quedó. A pesar de que también tuvo ofertas de la Premier, sobre todo de Londres.

Este verano fue el último en incorporarse al trabajo de la plantilla, el 29 de julio, por la Copa de África. Ante la Juve el 10 de agosto jugó su primer partido. Entró por Marcos Llorente al descanso y le dio al equipo orden y rigor. No ha dejado de hacerlo. Cada vez más brillante y mejor, con más hechuras. Antes de que acabe 2019 las negociaciones entre club y jugador estarían cerradas. El anuncio oficial. Thomas blindado. Y con un sueldo acorde a su rendimiento.

Fuente: AS

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.