Se puede establecer una paradoja de esas que da el fútbol, que consiste en lo siguiente: el Espanyol percibirá más dinero por Joan Jordán ahora, dos años después de que dejara de vestir la camiseta blanquiazul, que cuando el club perico lo traspasó en julio de 2017. Una situación que, obviamente, no responde a la suerte, sino a un contrato firmado entonces.


Un millón más variables fue lo que ingresó el Espanyol cuando Jordán se marchó al Eibar porque no contaba para Quique Sánchez Flores, quien un año antes ya lo había enviado cedido al Valladolid, donde empezó a despuntar.


Y ahora ese ingreso puede aumentar entre dos y tres millones más. La cifra depende de la operación en marcha entre los armeros y el Sevilla para su traspaso. La cláusula de rescisión de Jordán asciende a 15 millones, pero los hispalenses habrían ofrecido diez de entrada porque al gerundense le resta solo un año de contrato. En cualquier caso, y de ahí la horquilla de dos a tres millones, el Espanyol mantiene un 20 por ciento de sus derechos económicos, y ese sería el dividendo que percibiría.

También dispone el Espanyol por contrato de un derecho de tanteo sobre Jordán, pero tratándose de cantidades tan elevadas es difícil siquiera imaginar que desde el RCDE Stadium piensen en igualar la oferta sevillista por un mediocentro que como perico únicamente disputó 17 partidos oficiales, con un gol, pero que con el Eibar ha sido indiscutible, con 75 encuentros en dos temporadas y hasta diez goles anotados. Otro producto brillante de la cantera del Espanyol.

Fuente: AS

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.