El Real Madrid acecha a Brahim Díaz, centrocampista español del Manchester City con enorme proyección y que podría llegar gratis al no haber renovado, de momento, su contrato con el equipo de Guardiola, en el que dispone de pocos minutos. A sus 19 años, Brahim es el último ejemplo de l plan blanco en materia de fichajes: captación de jóvenes promesas a precios razonables con la esperanza de que cuajen en el Madrid sin necesidad de grandes desembolsos en traspasos.


Una fórmula para competir con la Premier, hipervitaminada gracias a su gigantesco contrato televisivo, y con los nuevos ricos de Europa como el propio City o el PSG. Una fórmula por la que ya llegaron antes Asensio, Isco, Kovacic, Vallejo, Odegaard, Theo, Ceballos, Vinicius, Rodrygo (todavía en Brasil), Lunin, Odriozola… 


Éste es el plan del Madrid hoy, pero no siempre fue así. De hecho, Florentino ha variado sustancialmente su política de fichajes en sus dos etapas en la presidencia del Madrid: en la primera, sus 21 fichajes tuvieron de media 24,9 años, con picos de 29 (los de Zidane) y 28 (Beckham), aunque insinuando en su última temporada el cambio de tendencia: 22,9 años en la 2005-06, con llegadas como Ramos (19 años), Robinho (21) o Baptista (23). En lo que va de su segunda etapa, desde el verano de 2009, ha reducido en 1,8 años la edad media de sus fichajes respecto al tramo 2000-2006: 49 fichajes con un promedio de 23,1 años.

Esta segunda etapa, además, admite matices: arrancó con un promedio de 24,1 en la 2009-10 y ha ido reduciéndose desde entonces hasta llegar a los 21,3 de este curso; el pasado, el promedio de edad de los dos fichajes (Theo y Ceballos) fue de 19,5 años. La constatación del timonazo en materia de fichajes con una excepción: en la 2012-13 el promedio fue de 28,7 años, gracias a las incorporaciones de Essien (29), Modric (26) y Diego López (31). Pura anécdota: 21 de los 26 últimos fichajes del Madrid contaban con 24 años o menos en el momento de su incorporación. La media de los últimos seis cursos no supera los 23 en ningún caso.

La edad, de hecho, ha empezado a ser motivo de exclusión en la agenda del Madrid, a juzgar por hechos recientes: en su búsqueda de delantero centro tras la marcha de Cristiano a la Juventus, varios nombres viables perdieron fuerza por acercarse o superar la treintena, como en los casos de Lewandowski (30 años) o Cavani (31).

Y en el futuro, son dos los objetivos prioritarios del Madrid: Neymar y Mbappé, ambos en el PSG. El fichaje de cualquiera de los dos requerirá un desembolso récord, motivo ante el cual en el club blanco ya se pondera que, puestos a tirar la casa por la ventana, mejor hacerlo por un Mbappe que tendrá 20 años en verano y con toda su carrera por delante que por Neymar, que llegará a junio con 27 y cuya carrera, a diferencia del francés, parece haberse estancado.

Fuente: AS

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.