El Manchester United consiguió traer a Odion Ighalo durante el último día del mercado de traspasos de invierno del Shanghai Shenhua tras fracasar a la hora de fichar al delantero noruego del Bournemouth, Joshua King.

El nigeriano llegó en calidad de cedido, haciéndose cargo de más de un tercio de su ficha (asumen 140.000 euros semanales de los 323.000 que percibe en total, es decir, 7,3 millones de euros anuales de su ficha en China de 16,8 millones. Desde entonces, y a pesar de haber estado apartado por venir desde uno de los focos del coronavirus, el atacante ha conseguido anotar cuatro goles y proporcionar una asistencia en ocho encuentros.

Eso ha dejado impresionado a Ole Gunnar Solskjaer, que según el Daily Mail, quiere quedárselo en propiedad a cambio de 15 millones de libras (15,2 millones de euros), consciente de que todavía deben fichar a un nueve de alto nivel a pesar de su gran rendimiento.

El problema es que su acuerdo con los red devils expira el 31 de mayo, a diferencia de la mayoría de contratos, que finalizan el 30 de junio. Al tener que alargarse la competición podría no acabarla vestido con la camiseta del United y mientras el sindicato de jugadores del FIFPro trabaja en una solución para que los contratos no supongan una complicación, el United prefiere atar a Ighalo definitivamente. En menos de un mes sabremos que será del futuro del delantero nigeriano.

Fuente: AS

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.