La Cámara Forestal de Bolivia (CFB) anunció que buscará el repunte de sus ventas externas de madera, que han bajado desde 2010, con la apertura de mercados en Vietnam, Cuba, India e Indonesia.


“La proyección del sector es colocar la producción en los nuevos mercados de exportación (Vietnam, Cuba, India e Indonesia) que recientemente hemos gestionado desde la Cámara Forestal de Bolivia. Vamos a repuntar las ventas del sector”, dijo  el presidente de la CFB, Diego Justiniano.


Reconoció que el sector maderero y sus manufacturas atraviesan una crisis producto de los precios internacionales y la desventaja competitiva de Bolivia, como la distancia de los puertos por donde salen los productos.

Desde 2014, Bolivia importa más madera y manufacturas de las que exporta, de acuerdo con un reporte del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), basado en información del estatal Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con base en esos datos, se sabe que, a partir de 2010, las exportaciones de madera y sus manufacturas registraron una tendencia a la baja, mientras que las importaciones crecieron, hasta superar a las ventas en 2014, convirtiendo al sector en deficitario.

El IBCE detalló que, en 2018, las exportaciones de madera y sus manufacturas llegaron a los 58 millones de dólares, mientras que las importaciones alcanzaron los 59 millones de dólares, lo que dejó un déficit comercial de un millón de dólares.

Según Justiniano, las empresas forestales bolivianas concretaron la exportación a Vietnam de nueve especies de madera boliviana, fruto de una misión comercial organizada por la Cámara Forestal de Bolivia a ese país asiático, en la que visitaron a importadoras de madera, fábricas de transformación, mueblerías, empresas de construcción y grupos de empresarios.

Dijo que las especies que se comercializaron fueron Paquió, Cuta, Cambará, Macho, Mururé, Curupaú, Soto, Almendrillo, Tajibo y Morado.

Según el empresario, esta iniciativa nace como una gestión de la Cámara Forestal de Bolivia en busca de mercados alternativos al de Estados Unidos, la Unión Europea y Asia.  Aseguró que el sector tiene la capacidad industrial instalada para cubrir la demanda interna y generar excedentes de exportación.

El porcentaje que se exporta, según Justiniano, apenas alcanza el 15 por ciento del total producido; todo lo demás, se consume internamente.  Hizo notar que las empresas madereras nacionales no exportan materia prima. En la industria de la madera, la materia prima es la tronca y, desde Bolivia, no se exportan troncas. El 100 por ciento de lo exportado tiene valor agregado.

Señaló que las empresas bolivianas aprovecharán un fideicomiso estatal para exportar en los próximos meses madera, hilos de algodón, hilos multifilamentos, tejidos de polipropileno, leche y otros, que permitirá facilitar el intercambio comercial fluido entre ambos países.

“Cuba está demandando más productos, de tal manera que hasta ahora tenemos contratos firmados de 12,3 millones de dólares para concretar exportaciones entre madera dura, madera semidura y medidas especiales”, afirmó.

Fuente: Xinhuanet

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.