Diversos estudios sobre la cultura financiera demuestra que son pocas las personas que destinan dinero para imprevistos. Es decir, para hacer frente a los pagos que tienen que hacer cuando hay problemas de salud o emergencias.

Esto es muy lamentable si pensamos que todos estamos expuestos a que en cualquier momento se presente un evento desafortunado que implique un desembolso de grandes cantidades de dinero.

Las emergencias llegan cuando menos se las espera. Por eso, conviene siempre estar preparado para todo.  Para esto se necesita el fondo para emergencias. No hay una cantidad fija para ello, pero los expertos recomiendan que éste sea lo suficiente para cubrir los gastos de toda una familia o negocio por tres meses.

Y ¡no te confundas! No hablamos de tres meses de ingresos sino de tener ahorros suficientes para hacer frente a un trimestre de gastos básicos necesarios para funcionar. Cosas como luz, agua, teléfono, Internet y otros servicios.

He aquí las características que debe cumplir un fondo para emergencia para que sea eficiente:

Constante

Este fondo debe mantenerse agregando dinero mes con mes, con la finalidad de volverlo más sólido y efectivo.

Intocable

Es un ahorro que no conviene utilizar para otras cosas; es decir, debe permanecer prácticamente intocable.  Es muy fácil caer en la tentación de disponer de él total o parcialmente. Sin embargo, debe quedarte claro qué acciones no son una emergencia.

No estático

Por dos motivos: puede ser sujeto de robos, accidentes o desastres naturales; a largo plazo comenzará a depreciarse como consecuencia de la inflación.

Siempre con liquidez

No perder liquidez quiere decir que el dinero debe estar disponible en el momento en que lo necesites.

Fuente: Entrepreneur

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.