Hay un futuro incierto que pende sobre las millones de pymes que existen, ante el impacto de la pandemia del COVID-19 y el llamado a la población para mantenerse en casa. Esto ha provocado el cierre de negocios y la disminución de la actividad comercial.

De acuerdo con WORTEV, una aceleradora y fondeadora que capta, invierte y optimiza capital para pequeñas empresas, es vital atender las necesidades de estas unidades económicas, que generan el 72% de los empleos del país y el 52% del PIB nacional, según datos de la Concanaco Servytur.  

A decir de la Asociación Latinoamericana de Micro, Pequeños y Medianos Empresarios (Alampyme), el sector empresarial trabajará solo al 20% de su capacidad o detendrá sus actividades por completo.

Ante esta coyuntura económica, Denis Yris, director general de WORTEV, identifica tres retos: cohesión de la organización, baja en las ventas y falta de liquides. El experto propone las siguientes medidas para sortearlos y fortalecer tu negocio.

1. Cohesión de la organización

Reto: con el aviso de emergencia sanitaria emitido por el gobierno se suspenden todas las actividades no esenciales en empresas y se envía a todos a casa. ¿Cómo garantizar la correcta colaboración entre quienes continúan trabajando tanto presencial como de forma remota?

Oportunidad: la adaptación es la clave para mantener a una empresa. Existen herramientas gratuitas de gestión de tareas, videoconferencias y desarrollo de documentos que permiten dar seguimiento y continuidad a los procesos. Asimismo, es el momento de aprovechar al máximo la tecnología y capacitar al equipo de trabajo, mantenerlo motivado y productivo.

2. Baja en las ventas

Reto: ante las medidas preventivas de contagio que exhortan a la población a quedarse en casa y la incertidumbre financiera, las pymes presentan bajas de al menos 50% en sus ventas.

Oportunidad: antes de buscar estrategias para ampliar el mercado es importante concentrar esfuerzos en los clientes actuales, así como la evaluación de procesos y planes que permitan conservarlos. Acciones de fidelización, contacto personalizado y la inversión en medios adecuados son iniciativas que mantienen una comunicación constante entre colaboradores, clientes y proveedores, esto con la finalidad de retomarla con facilidad cuando se reanuden las actividades habituales.

3. Falta de liquidez

Reto: la baja en ventas se traduce en problemas de liquidez financiera. Además de los problemas obvios que eso representa en la operación diaria, para sobrellevar este tipo de contingencias las pymes regularmente contratan plataformas tecnológicas, equipo o consultorías externas que generan costos adicionales.

Oportunidad: es fundamental realizar proyecciones financieras que abarquen un periodo de cuatro a seis meses con distintos tipos de escenarios. Un plan de contingencia ante la crisis permite evaluar cómo se verá afectado el negocio y cómo solventar los gastos básicos.

A través de infraestructura y equipo especializado WORTEV ayuda a las empresas a lograr una eficiencia de hasta 10 a uno. Ademas, apoya a las pymes con financiamiento a través de WORTEV CAPITAL, un fondo de capital privado que desde 2018 ha levantado 24 millones de pesos de más de 500 inversionistas.

Fuente: Entrepreneur

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.