Puede que tengas una gran idea para una startup, pero no renuncies a tu trabajo, por lo menos no todavía. Hay emprendedores lanzando startups todos los días, y algunos alcanzan objetivos impresionantes. Sin embargo, la idea en sí misma sólo es el inicio de un largo camino plagado de obstáculos.


El viaje hacia el estrellato de las startups está lleno de desafíos, uno tras otro. Para la mayoría de los fundadores, el dinero es un gran problema, porque obviamente necesitarás capital para desarrollar tu producto, hacer pruebas de mercado, contratar gente y muchas otras cosas.


Además tendrás que aprender a administrar bien tu tiempo, y si tienes éxito, tendrás que saber administrar también el tiempo de tus empleados. Hacer crecer tu negocio no será sencillo, y mantenerte al día con lo que hace tu competencia te hará perder varias noches de sueño.

Estos obstáculos no están ahí para disuadirte de lograr tus objetivos, sino para reconocer las dificultades que encontrarás en el camino y darte cuenta de que necesitas tener una estrategia clara para superarlos. Toma estas tres pistas para darle a tu startup una mejor posibilidad de triunfar.

1. Pista: Planea únicamente para los siguientes tres años

Es súper tentador planear el futuro de tu startup desde el inicio hasta la cima del éxito, cuando la vendas por millones a tu competencia y te veas a ti mismo navegando en tu yate hacia tu isla privada. Pero las circunstancias cambian rápidamente, así que no hay razón para hacer planes más allá de tres años.

Sin embargo, a la hora de desarrollar tu planeación para esos tres años, inicia por el final. ¿Dónde quieres estar en tres años? Puede que estés buscando cierta cantidad de ganancias, o que tus productos estén en ciertas tiendas. Sin importar la industria en la que te vayas a mover, visualiza el lugar que ocuparás en tres años, asegurándote de que haya un buen equilibrio entre tu ambición y lo que se puede hacer en realidad.

Luego, traza un plan para llegar a ese destino. Por ejemplo, puedes dividir tu objetivo de ganancias entre la cantidad que generas por cada producto vendido. Una vez que tengas tu mapa trazado, divídelo en incrementos de 90 días, que te servirán como puntos de referencia para saber que te estás acercando a tu meta de 3 años.

2. Pista: La ubicación ideal para tu startup puede estar más cerca de lo que crees

Antes de buscar una oficina en Silicon Valley, piensa en la mejor ubicación para que tu startup crezca. Haz una lista, incluyendo elementos que vas a necesitar como acceso a empleados talentosos, o un ecosistema emergente de colaboración entre startups, acceso a inversionistas o bodegas a bajo costo. Lo más probable es que puedas conseguir todo eso sin tener que mudarte de ciudad.

El año pasado, Pat Riley, CEO de GAN, visitó Auckland en Nueva Zelanda para trabajar con fundadores que buscaban inversionistas, y dijo: “Me sorprendió lo poco que habían escuchado de ICE Angeles o de Lightning Labs, dos grupos increíbles que están alimentando la siguiente ola de startups en el país.” Y Pat es reticente a la hora de hablar de mudanzas, y mejor recomienda buscar cuidadosamente los recursos que existen en tu zona: puede que te sorprendas con lo que ya se está haciendo en tu ciudad.

3. Pista: Sí existe eso de dedicarle demasiado tiempo al trabajo

No hay duda de que para hacer que una startup crezca necesitas tiempo y dedicación, pero no deberías hacerlo a expensas de todo lo demás que tienes en tu vida. Llega un momento en el que, si estás invirtiendo todo tu tiempo en tu empresa, le restas posibilidades de triunfar, incluso podrías estar dañándola.

La fatiga empresarial es algo real. De hecho, según el Instituto Americano del Estrés, se estima que la fatiga le cuesta al gobierno de Estados Unidos más de $300 mil millones de dólares al año. Evítala organizando cuidadosamente tu tiempo, dedicándole ciertas horas al trabajo, pero también a la familia, a la relajación y al sueño. Busca planear un equilibrio en papel, y luego trata te apegarte a ese plan todo lo que puedas.

Para evitar la fatiga, Sarah Chrisp, fundadora de Wholesale Ted, dice que ella hizo tres cosas: “Primero, hice que mis objetivos y expectativas fueran más realistas. Luego establecí una carga de trabajo diaria que fuera sostenible. Finalmente, me doy un tiempo cada día para reflexionar sobre lo que he logrado, en lugar de enfocarme en lo que no he hecho”. Y cuando el trabajo te exija más, evita la tentación de sacrificar horas de sueño. Las investigaciones demuestran que la fatiga afecta tu capacidad para tomar decisiones y tu desempeño en el trabajo, y la fatiga crónica incluso contribuye al desarrollo de enfermedades mentales como la depresión o el trastorno de estrés postraumático.

Lanzar una startup es una aventura emocionante, pero no te aceleres. Crea un plan de ataque, decide dónde quieres empezar y luego ejecuta tu plan sin permitir que éste consuma todo tu tiempo. Si logras esto, estarás mejor parado en el camino hacia el éxito.

Fuente: Entrepreneur 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.