Cuando se trata de tu salud, la presión alta es conocida como un asesino silencioso. Al dejarse sin atención, puede combinarse con otras condiciones como alto colesterol o diabetes, lo que puede llevar a un paro cardíaco.

¿Pero y qué pasa con tu negocio? ¿También hay asesinos silenciosos? El consultor Steve Blue dice que sí.


“La mayoría de las empresas tienen al menos a un asesino silencioso merodeando”, afirma Blue. “Y uno solo puede no ser letal, pero combinados pueden matar a tu negocio”.


Blue comparte cuatro señales que pueden indicar que la salud de tu negocio está en riesgo:

 1. Las reuniones son fiestas entre amigos

Cuando tienes una reunión o una videollamada, ¿tu equipo sólo sonríe o se siente lo suficientemente cómodo como para retarse entre ellos? Las reuniones que son demasiado corteses (sin desacuerdos, conflictos o debates) pueden ser señal de que algo está mal, dice Blue.

Los emprendedores deben motivar y capacitar a sus empleados para que sean parte de discusiones significativas y mesuradas.

2. La innovación está de vacaciones

¿Qué porcentaje de tus ventas se producen de servicios o productos lanzados en los últimos dos años? Si es menos del 20 por ciento, entonces la innovación en tu empresa podría estar extinguiéndose, y quizá sea momento de re energizarla.

La innovación no sólo se trata de los productos nuevos; también se refiere a los procesos internos y externos.

3. El cliente siempre tiene la razón

Cuando surge un conflicto entre tu empresa y un cliente, ¿tu vendedor siempre se pone del lado del cliente? Aunque “el cliente siempre tiene la razón” ha sido un mantra de los negocios por mucho tiempo, Blue advierte a los emprendedores a adoptarlo con cautela.

Tu cliente puede sacarte del negocio llevando tus márgenes a cero si siempre puede salirse con la suya”, dice. “Tus clientes también podrían abandonarte en un minuto si encuentran un mejor trato en otro lado. ¿Así que por qué quieres a vendedores que trabajen para tus clientes?”.

En lugar, capacita a tus vendedores a desarrollar relaciones profundas con sus clientes, de manera que cuando tengan que darles malas noticias —como un incremento de precios— la relación y el factor servicio valdrán el costo.

4. Empleados tóxicos

Todos nos hemos encontrado con vendedores, sobrecargos y meseros groseros que actúan como si tus peticiones fueran imposiciones, ¿pero tú tienes alguna de estas personas tóxicas en tu equipo? Tener uno solo puede impactar en tu negocio y terminar con años de lealtad. De hecho, según Blue, es uno de los peores asesinos silenciosos.

Revisa tu organización, preguntándoles a tu equipo y clientes quiénes piensan que son tóxicos. La gente lo sabe. Una vez que los identifiques, diles que tienen que cambiar su comportamiento inmediatamente o que no podrán quedarse. Establece un nuevo estándar de comportamiento para toda la empresa y brinda capacitación a los empleados acerca de buenas relaciones con los clientes.

“Una vez que limpiaste la casa, ten en mente que las malas hierbas crecen”, dice Blue. “Debes estar preparado para cortarlas de nuevo”. 

Fuente: Entrepreneur 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.