Si estás por crear un proyecto, pero no sabes si ejecutarlo y por dónde empezar, te comparto estos cuatro consejos que he aprendido:

1. Encuentra tu pasión

No necesitas dinero para descubrir lo que te gusta. Lo que sí necesitas es buscar hasta encontrar. Si no estás feliz con lo que haces, busca otra cosa, siempre tomando en cuenta que todo trabajo y todo proyecto tendrán algo que no te va a encantar hacer. Un breve ejemplo de ello: te gusta hacer ventas, alianzas y todo lo relacionado a las relaciones públicas de tu negocio, pero también tienes que hacer el lado administrativo, es decir, ver números, hacer reportes mensuales o hasta crear estrategias financieras. Todo eso que no te gusta valdrá la pena cuando veas que el proyecto va marchando como planeado y va creciendo. Si el proyecto no te hace vibrar en su gran mayoría, puede ser difícil que te motives para sacarlo adelante. Busca hasta encontrar.

2. Obsesiónate con ello

Sacar adelante un proyecto no es nada fácil. Obsesiónate y quiérelo, no persigas solamente el dinero. La prueba y error será tu nuevo mejor amigo. Aprovecha estos momentos para cometer errores, aprender de ellos y buscar un nuevo plan. No te desilusiones si la estrategia que trazaste no funcionó, cambia la estrategia, pero nunca el objetivo.

3. Da pasos firmes

Una vez que hayas encontrado eso que te hace vibrar y que te apasiona, debes tener constancia y ejecutarlo sin demorar. Hay quienes tienen excelentes ideas, pero se tardan en ejecutar y puede llegar a ser muy tarde. Lo importante será que cuando lo ejecutes, sean pasos firmes y seguros. Protege tu proyecto en todas sus áreas (acta constitutiva, contratos, propiedad intelectual, fiscal, contable, etc.) y ahora sí sal a buscar oportunidad de crecimiento.

4. Rodéate de gente optimista

Es muy importante que te rodees de gente que crea en ti y en tu proyecto. Evita a toda costa, ya sea con posibles socios o la gente con la que convives, rodearte de gente negativa que sus comentarios vayan encaminados a quitarte tu ilusión y sueño.

Lo importante será identificar por qué quieres emprender, no solamente cómo hacerlo. Todos tenemos algo que ofrecer, algo que aportar y que puede cambiar la vida de alguien más. Una vez que encuentres, trabaja duro por ello y ten constancia ya que las oportunidades visitan a aquellos que trabajan duro y sin parar, independientemente de dónde se encuentren.

Recuerda que un emprendedor no es únicamente aquel que crea su negocio, emprendedor es aquel que es disruptivo, innova, crea, incluso dentro de una empresa que no es propia del emprendedor.

Todos los emprendedores  son únicos y especiales y lo más importante, diferentes. Encuentra el “por qué” para que luego ejecutes el “cómo” emprender un proyecto sin tirar la toalla.

Fuente: Entrepreneur 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.