Elon Musk dio por iniciada la construcción de su nueva Tesla Gigafactory en Shanghái, un proyecto que podría ayudarlo a evitar las tarifas de los automóviles que recientemente se vieron inflamados por la guerra comercial del presidente Donald Trump con China.


Musk pronunció un discurso en el sitio de la fábrica con una inversión planificada de dos mil millones de dólares en el distrito de Lingang de Shanghái aproximadamente a las 3 p.m. hora local (2 a.m. ET) este lunes 7 de enero.


La nueva fábrica, anunciada por primera vez en julio, podría ser un remedio para los problemas de la marca en China, que Tesla atribuyó en parte a la guerra comercial del presidente Donald Trump. Musk dijo que la fábrica estaría terminada a finales de 2019 y que podría estar lista en algún momento este verano.

El sitio de la nueva fábrica de Tesla. Fuente: Entrepreneur

En octubre, Tesla dijo que los aranceles impuestos por China para contrarrestar los impuestos por Trump “dieron como resultado un arancel de importación del 40% en los vehículos de Tesla frente al 15% para otros autos importados en China”.

También citó “los vientos en contra que hemos estado enfrentando por las tensiones comerciales en curso entre Estados Unidos y China” como un problema.

El mes pasado, China devolvió el arancel del 40 al 15% como parte de la tregua de 90 días alcanzada por Trump y el presidente chino, Xi Jinping. Esta medida se revertirá el 1 de marzo a menos que las dos naciones alcancen un acuerdo comercial más amplio.

Tesla planea que la nueva fábrica de Shanghái produzca 500,000 autos al año en suelo chino.

Cualquier ahorro de costos para Tesla dependerá de cuál sea el régimen arancelario cuando comience la producción. También dependerá de los detalles precisos de la cadena de suministro. Por ejemplo, los componentes de Tesla fabricados en los EE.UU. y luego enviados a la fábrica de Shanghái para su ensamblaje probablemente no enfrentarán algún tipo de tarifa (por el momento).

No obstante, Tesla ha dicho anteriormente que la fábrica lo ayudará a lidiar con el problema de las tarifas. En la declaración de octubre, Tesla dijo que aceleraría la construcción como respuesta a los problemas comerciales.

En noviembre, Tesla redujo el precio de sus autos en China para equilibrar el costo de las nuevas tarifas impuestas por el gobierno chino.

Musk obtuvo el permiso del gobierno chino el 10 de julio para construir la fábrica, la primera de Tesla fuera de los EE. UU. Fuente: Entrepreneur

Tesla también tiene Gigafactories en el condado de Storey de Nevada y en Buffalo, Nueva York.

Los aranceles de represalia de China se impusieron después de que Trump ordenó medidas similares sobre productos importados de China por un valor de 34 mil millones de dólares.  La guerra comercial se enfrió ligeramente durante el período de vacaciones decembrinas, con Trump y Xi acordando, entre otras cosas, una reducción de las tarifas de automóviles y partes durante tres meses a partir del 1 de enero.

La fábrica será la primera de automóviles de propiedad totalmente extranjera de China.

Fuente: Entrepreneur 

Total
1
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.