Desde el semidiós griego Hércules hasta una figura más actual como es la de Superman, los seres humanos siempre hemos tenido la necesidad de crear seres que nos recuerden la importancia de la fortaleza, la aventura y la superación constante.


Consciente de ello, la famosa manufactura de Alta Relojería, Audemars Piguetcreó en 1993 el Royal Oak Offshore, un modelo de reloj pensado en ese hombre que lucha cada día por convertirse en un mejor jefe, padre, director… persona.


Pronto, el Royal Oak Offshore -un maravilloso cronógrafo de cerámica de alta tecnología- se hizo un hueco entre los verdaderos amantes de la Alta Relojería y hoy se ha convertido en un must de los coleccionistas, pero también en pieza clave de la firma suiza. Una vez más, Audemars Piguet volvió a hacer historia.

Ahora, estas exquisitas piezas se presentan en atrevidos y diferentes tonos de camuflaje, pero manteniendo la caja de 44 mm de acero inoxidable u oro rosa de 18 quilates -según el modelo- junto con el bisel, los pulsadores y la corona atornillada de cerámica.

El uso de la cerámica en la creación de estas magníficos cronógrafos no es casualidad. La cerámica es más dura que el acero, y es resistente a altas temperaturas, a choques térmicos, a arañazos y al envejecimiento; podría decirse que la cerámica es eterna.  Además, para lograr esta propuesta de colores de camuflaje ha habido toda una ardua investigación porque se necesitaba encontrar los pigmentos adecuados.

Hay que destacar también que por primera vez, Audemars Piguet usa una caja de oro rosa de 18 quilates y la combina con maestría con la cerámica marrón del bisel. Todo un acierto.

Fuente: Robb Report

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.