Los estilográfos artesanales son un objeto digno de coleccionistas. Caran d’ Ache lo sabe muy bien y ha realizado una pluma sin igual para los amantes de la Alta Escritura y Relojería.


Su colección Timekeeper 1010 cuenta con elementos que distinguen a la relojería de lujo. Para empezar, su elaboración se llevó a cabo en mancuerna con relojeros suizos. Sólo la precisión de estos expertos podría trasladar dentro de una forma cilíndrica la compleja construcción de la caratula de un reloj.


Aunque no indica propiamente la hora, su inspiración en guardatiempos excepcionales es evidente en cada matiz de su cuerpo semi-transparente.  Así, en su interior podrán encontrarse componentes que destacan el Savoir-Faire de una relojera suiza. Se colocaron tres manecillas de acero teñidas de azul con tratamiento térmico, mientras que las horas aparecen en números romanos. También se inspiraron en la apertura de un reloj con fases lunares para resguardar la bomba de pistón de la pluma.

Esta pluma fuente es una auténtica obra de arte. Entre las múltiples técnicas que se requirieron para su realización, se incluyen grabado, pulido manual, lacado, tratamiento PVD y guilloché.

Por otro lado, se utilizaron materiales exclusivos en su fabricación. Cuenta con una punta 18 quilates con baño de rodio, la bomba de pistón fue engastada con rubíes y se incluyeron dos tapas de plata bañadas en rodio.

Timekeeper 1010 es una edición limitada a 500 ejemplares. Cada pieza cuenta con su respectiva numeración y está disponible en su versión fuente (11 mil 500 dólares) y roller (10 mil 250 dólares. Es un regalo perfecto para coleccionistas  de relojería y plumas artesanales.

Fuente: Robb Report

Total
2
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.