Por Redacción Perspectiva

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) denunció ante la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), Ministerio Público (MP) y ante la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, los ataques que se registraron en la aduana Tecún Umán I, Ayutla, San Marcos. Según a la información que obtuvo la institución supuestos contrabandistas tomaron las instalaciones y secuestraron a cinco personas.

Dos agentes de la Dipafront y tres colaboradores de la SAT, fueron retenidos, siendo dos del personal administrativo y un elemento de seguridad de la Superintendencia.

De acuerdo con el  Superintendente Abel Cruz, durante los operativos de la Comisión Interinstitucional contra el Contrabando y la Defraudación Aduanera (Coincon) en el plan “Buen fin” se decomisó mercadería de contrabando que causó inconformidad a un grupo de personas que luego tomaron acciones violentas contra personal de la SAT y agentes de la División de Puertos, Aeropuertos y Puntos Fronterizos (Dipafront) de la Policía Nacional Civil (PNC).

Cruz manifestó debido a los daños ocasionados a la infraestructura, la aduana permanecerá cerrada  hasta ser restaurada.  Aun se desconocen las pérdidas monetarias.

Para mediar la situación las autoridades debieron devolver el vehículo decomisado con parte de la incautación por exigencia de los malhechores.

El Superintendente también confirmó que durante la negociación hubo derrame de combustible en las instalaciones de la Aduana y existieron amenazas con rociar con gasolina a las personas capturadas. “Tengo información que si los rociaron y esto es un riesgo”, agregó.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.