La polémica se ha vuelto inseparable de Thelma Aldana. Hace unos días denunció que había sido alertada por la DEA sobre amenazas. El hecho fue desmentido por la actual Fiscal General, Consuelo Porras. La opinión está dividida entre el bando que otorga credibilidad a Aldana y el que le cree a Porras. Evidentemente, una de las dos versiones dista de la realidad, lo que contribuye a enturbiar un proceso electoral confuso. Para comprender las implicaciones de una afirmación falsa en este contexto, Perspectiva indagó sobre los diferentes aspectos de la mentira con una psicóloga, un licenciado en Filosofía y un abogado.

Roxana Orantes Córdova

Recientemente, la ex Fiscal General Thelma Aldana volvió a denunciar amenazas en su contra. En esta ocasión aseguró que la agencia antinarcóticos estadounidense (DEA), le habría advertido del peligro.

Lo anterior fue desmentido enfáticamente por la actual jefe del Ministerio Público, Consuelo Porras, quien enumeró varias afirmaciones de Aldana que ella considera no veraces:

  1. Las amenazas contra Aldana no fueron mencionadas en la reunión entre Porras y la DEA;
  2. La ex Fiscal mencionó que la orden de captura contra Mario Estrada data de 2017. Según Porras, esta orden fue emitida contra un candidato a diputado;
  3. Aldana no solicitó una cita con Porras para denunciar las amenazas en su contra;
  4. Las medidas cautelares que mencionó se las debió proporcionar la autoridad de seguridad correspondiente, no el MP; 5. Aldana tiene protección del Estado, gracias a un acuerdo firmado por ella misma que le otorga 28 agentes, cinco vehículos (tres de ellos blindados) y combustible sin límites, por tiempo indefinido y
  5. Sobre su ausencia del país, la ex titular del MP ha dado varias versiones: primero dijo que salía brevemente, para un evento académico; luego afirmó que no regresaría porque la orden de captura en su contra era ilegal y finalmente, dijo que a principios de marzo la DEA la había alertado sobre un posible atentado en su contra.

Todo lo anterior, señaló Porras, resulta incongruente y alejado de la veracidad. La funcionaria instó a Aldana para que comparezca ante el órgano jurisdiccional y se haga presente para esclarecer su situación ante el juez.

El jefe de campaña de Semilla, Rootman Pérez, reiteró las declaraciones de Aldana ante la misma cadena televisiva que le hiciera la entrevista a la ex Fiscal. Según afirmó, “personas que trabajan con la DEA” alertaron a Aldana, primero telefónicamente y luego personalmente, sobre las amenazas contra su vida. Según dice, Porras “tenía pleno conocimiento” de este caso.

A veces patología, a veces recurso

La mentira patológica o mitomanía es un trastorno que afecta a algunas personas, afirma la psicóloga Beatriz Berganza. Sin embargo, no todos los que mienten son enfermos y en el caso de los políticos, es muy usual emplear afirmaciones alejadas de la verdad, señala.

En la polémica entre Porras y Aldana, “cualquiera de las dos pudo haber faltado a la verdad”, aunque no es primera vez que la aspirante a candidata presidencial ha realizado afirmaciones que ponen en entredicho su veracidad. Evidentemente, Porras arriesga mucho más si realiza una acusación falsa, considerando que es la jefe del MP, en tanto Aldana pretende iniciar una carrera política.

Entre los antecedentes que podrían poner dudas sobre las afirmaciones de Aldana están sus declaraciones en 2017, cuando negó que tuviera aspiraciones presidenciales y aseguró que se dedicaría a la docencia.

La ex Fiscal ha denunciado más de una vez amenazas de muerte en su contra, y pese al aura de efectividad y eficacia con la que rodeó al MP, ninguna de las amenazas fue esclarecida por el ente investigador que ella dirigía.

Filosóficamente, la verdad y la mentira son problemas relacionados con la ética, afirma Edmundo Urrutia, filósofo y sociólogo. “En esta época se ha puesto de moda el término pos verdad. La veracidad ya no importa, prevalece la intención política”, señala.

Además, indica que “en ocasiones te ves obligado a mentir para mantener la posición que estás ocupando. Se distorsionan los hechos en función de sostener la institución o empresa a la que se representa y hasta cierto punto, te ves forzado a mentir”.

Según comenta, en el caso de las dos abogadas hay que considerar que Porras está a la cabeza de una institución que “responde a los intereses del oficialismo. Es necesario contextualizar lo que está en juego. Estamos en una crisis política en la cual hay varios proyectos enfrentados. En este contexto se suceden afirmaciones y señalamientos inexactos. Esto no quiere decir que si uno avala un proyecto determinado, voltee la cara para no ver las posibles mentiras”.

“Ha mentido más de tres veces y debe responder ante la ley”

El abogado Giovanni Fratti se pregunta si alguna de las versiones de Aldana está apegada a la realidad:

“¿Mintió cuando dijo que iba a una actividad académica, cuando alegó persecución política o cuando afirmó que la DEA le había pedido irse del país porque su vida peligraba?”

“Hace 43 días, Aldana es prófuga y no tiene valor de enfrentar la justicia. La orden de captura está vigente. Al mismo tiempo, su finiquito fue anulado en septiembre de 2018 y existen 16 denuncias penales en su contra”.

Para Fratti, es inconcebible que Aldana siga apuntalando su posición con base a ilegalidades y mentiras. “Debe esclarecer su situación jurídica. Ojalá, las autoridades respeten el debido proceso, aunque ella no respetó ni el proceso ni los derechos de muchos acusados falsamente que incluso murieron en la prisión preventiva prolongada. Falta que el MP cancele el ejército de agentes que le asignaron por un acuerdo que ella misma se recetó y que le cuesta al país alrededor de Q6 millones al año. Si la CC ordena inscribirla, los magistrados estarán cometiendo delito flagrante. No deben olvidar que los ciudadanos estaremos vigilantes y que pueden ser perseguidos durante 20 años luego de abandonar el cargo”,concluye.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.