Nuevamente, Igor Bitkov se encuentra ante el banquillo de los acusados. Según sus abogados, en el proceso se han cometido nuevas irregularidades, pero también se aportaron varias pruebas que muestran la implicación de Mayra Véliz y la existencia de Cutino Internacional. Quienes señalan a Bitkov, omiten mencionar dos aspectos que abonan a favor del ruso: la participación de Mayra Véliz en todo el trasiego de documentos y la injerencia del gobierno ruso. Irina Bitkova y Rolando Alvarado, abogado de esa familia, explicaron a Perspectiva algunas características del proceso.

Roxana Orantes Córdova

El caso de Igor Bitkov ha motivado polémica entre las opiniones divididas entre quienes avalan incondicionalmente la labor de la Cicig-FECI y los que cuestionan diferentes aspectos del proceder de estos entes en cuanto a la aplicación de la justicia.

Condenado a 19 años de cárcel por utilizar documentos falsos, el empresario ruso Igor Bitkov fue liberado luego de que la Corte de Constitucionalidad (CC), fallara a favor de la familia migrante, amparada en la Convención de Palermo, de la cual Guatemala es signataria.

El proceso contra esa familia estuvo lleno de contradicciones, abusos y arbitrariedades. La defensa de los abogados Rolando Alvarado y Victoria Sandoval les valió recibir en noviembre de este año el premio de Derechos Humanos Serguei Magnitsky, por “su valentía y esfuerzo en la lucha por alcanzar la justicia en el caso de la familia Bitkov”.

Pese a la relevancia del suceso, la noticia recibió poca cobertura en Guatemala. Sin embargo, en el plano internacional la situación es muy diferente y tanto los Bitkov como sus abogados, están convencidos de que, tarde o temprano, la ley Magnitsky se aplicará a los implicados en la diversidad de violaciones contra esta familia de migrantes, cuyo delito fue agenciarse de documentos para radicar en Guatemala.

La insistencia del Ministerio Público (MP) y la Cicig, en mantener las acusaciones contra los Bitkov se evidencian, entre otros, en la acción de ambos contra la Sala Tercera de Apelaciones, que consideró improcedente el proceso penal contra esa familia. La denegatoria del amparo por la CC no fue suficiente y hace unos días se reinició el proceso contra Bitkov, acusado de “supresión y alteración de estado civil, uso de documentos falsificados y usurpación de estado civil”.

Algunos detalles curiosos de este proceso que vale la pena recordar son: 1. Alfonso Carrillo, constante defensor de la Cicig, también es (o fue), representante del banco ruso Gazprombank, uno de los persecutores de la familia Bitkov; 2. La Cicig pidió incluir el caso de la familia Bitkov en el proceso llamado “Migración y Corrupción”, actualmente conocido solo como “Migración”; 3. El MP, FECI, Cicig e incluso los medios de comunicación omiten mencionar cualquier participación de Mayra Véliz en el tema. Esta ex funcionaria, mano derecha de Thelma Aldana, también parece tener vínculos con la emisión de por lo menos cien pasaportes para ciudadanos de diversos países.

Lo anterior es una síntesis somera de los absurdos legales (o ilegales) que acompañan el caso, pero de igual manera, un segmento de quienes siguen el caso pareciera tener una percepción parcializada del tema e insisten en señalar a Bitkov y su familia como si fueran criminales, mientras abundan en elogios sobre otros migrantes ilegales.

Los dos ejemplos más recientes son la caravana de migrantes hondureños (fenómeno que se estancó inmediatamente después de la elección de medio tiempo en EEUU), y la declaración de Victorina Morales al diario estadounidense Times, donde se menciona que desde 2013 fue contratada en una empresa de Donald Trump “tras presentar documentos falsos”.

En ningún momento, la opinión pública se ha volcado contra el uso de documentos falsos por Morales, ni se ha pedido que ella sea extraditada a Guatemala e investigada por la Cicig-MP, lo que evidencia el doble rasero con que se está manejando el tema.

Irina, madre y esposa migrante que fue tratada como criminal

Consultada por Perspectiva, Irina Bitkova dijo:

“Estamos acompañando a mi esposo Igor Bitkov en el segundo debate que se lleva en su contra. Vemos que el inicio fue llevado a cabo con mucha tensión desde el primer día”.

Según afirma, desde el inicio la presidente del tribunal faltó el respeto a sus abogados, dificultando la defensa. “El segundo día, pudimos observar como Igor pudo hablar valientemente, sin que limitaran su declaración, como sucedió con las jueces Erica Aifan y Yassmin Barrios”.

Se presentaron evidencias irrefutables sobre la existencia de la red Cutino y sus vínculos con autoridades guatemaltecas. Además, se entregó la cédula de su hija Anastasia, cuya cédula de identidad está firmada por Mayra Véliz, quien legalizó la naturalización de Anastasia. Estos son dos de los varios elementos aportados por los Bitkov y su defensa.

“Como madre, esposa y víctima que ha sufrido por la persecución de la Cicig-FECI, tengo esperanzas de que la justicia guatemalteca se dé cuenta de que entre nuestra calidad de migrantes estamos exentos de responsabilidad penal, según el Código de Migración y la Convención de Palermo. Esperamos que el debate concluya con la absolución de mi esposo Igor, para que podamos retomar nuestras vidas y poder vivir y trabajar en la paz que nuestra familia anhela”, concluye.

Alvarado, uno de los dos guatemaltecos galardonados con el Premio Magnitsky

Alvarado es el abogado de los Bitkov que acudió a la Comisión Helsinky en busca de justicia, junto con su colega Victoria Sandoval. Como ya se mencionó, ambos obtuvieron el premio Magnistky a los Derechos Humanos.

Su labor logró evidenciar ante el mundo las irregularidades de la Cicig-FECI en el proceso contra sus clientes y llamar la atención ante la probabilidad de que en el país exista una intrincada red criminal que actuaría al amparo de las instituciones para proveer de pasaportes a migrantes diversos, entre quienes podrían encontrarse algunos vinculados con grupos terroristas que actualmente estarían en EEUU. Y esos pasaportes se emitieron durante la gestión de Mayra Véliz, cuya posible implicación en estos hechos fue denunciada desde 2017.

Pero además de ser un penalista acucioso y valiente, Alvarado también es un amigo de confianza de la familia Bitkov, que lo nombró tutor del pequeño Vladimir, nacido en Guatemala y que pese a estar encomendado por sus padres al abogado, fue enviado a un orfanato donde padeció malos tratos.

Consultado por Perspectiva, el penalista dijo: “En el debate demostramos la existencia de una estructura criminal compuesta por funcionarios públicos y abogados, que ha operado a nivel nacional e internacional”.

Entre los denunciados, dice Alvarado, “se encuentra la ex secretaria general del MP, licenciada Mayra Yojana Véliz López. Evidenciamos que la Cicig-FECI, pese a conocer la existencia y operaciones de esa estructura criminal, la encubrieron y obstruyeron la justicia”.

Y añade:”El caso de Igor Bitkov fue enviado a debate porque la juez Erika Aifan consideró que no había documentos o pruebas sobre la existencia de Cutino Internacional. Sin embargo, presentamos declaraciones de abogados, testigos, asistentes, números de cuentas bancarias y abundantes pruebas sobre la existencia de Cutino”.

El proceso puede ser largo y es imposible prever su final. Sin embargo, esta vez existen indicios suficientes como para pensar que en el caso de Bitkov, finalmente se hará justicia.

Total
508
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.