El gobierno brasileño restringió hoy la entrada terrestre al país desde Uruguay, el único país vecino con el que todavía no había cerrado el acceso por tierra para combatir la expansión del COVID-19, informaron fuentes oficiales.

La decisión fue publicada este domingo por la noche en una edición extra del Diario Oficial de la Unión (DOU), firmada por los ministros de la Casa Civil, de Justicia y Seguridad y el de Salud.

Uruguay era el único país con el que Brasil comparte frontera que el gobierno brasileño no había restringido su acceso vía terrestre.

La semana pasada, el gobierno brasileño decretó la suspensión de la entrada al país vía terrestre de personas en las fronteras de la Guyana Francesa, Guyana, Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay y Argentina.

No obstante, se permitió la entrada de cargas y mercancías por las fronteras terrestres.

Según el decreto divulgado hoy, la medida no se aplica a brasileños o naturalizados, cónyugues o compañeros uruguayos de brasileños, uruguayos que tengan hijos brasileños o extranjeros residentes en Brasil, ni al transporte de cargas y mercancías.

Según el decreto, la medida es válida durante 30 días, aunque podría ser prolongada si así lo determina la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA).

Brasil también anunció una restricción durante 30 días la llegada en vuelos internacionales de ciudadanos de toda la Unión Europea, China, Japón, Australia, Islandia, Noruega, Suiza, Reino Unido, Irlanda del Norte, Malasia y la República de Corea.

Según el último balance divulgado hoy por el gobierno brasileño, hay 25 muertes y 1.546 casos confirmados del COVID-19 en el país.

Fuente: Xinhuanet

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.