El presidente del Congreso anunció que tramitarán la ampliación presupuestaria para la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), aunque especificó que lo hará apegado a las normativas, aunque la Corte de Constitucionalidad (CC), “obliga al Congreso a violar la ley”. Además, solicitó nuevamente a la Contraloría General de Cuentas que revise la ejecución presupuestaria de la PDH.

Roxana Orantes Córdova

El pulso entre el Congreso y su comisionado Jordán Rodas inició casi con el inicio de su gestión. Con el final de esta legislatura y la probabilidad de que grupos afines al PDH alcancen la presidencia de la Junta Directiva y las comisiones, existe la probabilidad de que se termine el diferendo.

Sin embargo, Jordán Rodas seguramente seguirá “dando de qué hablar” y muchos de los legisladores que lo cuestionan permanecerán en sus escaños, lo que podría mantener la discrepancia, si bien con menor intensidad.

Actualmente, el punto de desencuentro se da por un tema presupuestario: en 2018 el Congreso aprobó para 2019 Q 100 millones a la PDH (del presupuesto del Congreso) y, desde ese momento, el Procurador manifestó que necesitaba una ampliación.

El presupuesto nacional no fue aprobado y la PDH deberá operar con la misma cantidad autorizada en 2018 (Q100 millones). El monto no es miserable, considerando que la PDH es una oficina del Congreso y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), cuenta con Q190 millones para proteger la vida silvestre y los recursos naturales de todo el país.

Sin embargo, la reducción presupuestaria (que se conocía desde 2018), es el argumento de Rodas para el retraso en los pagos de unos 740 trabajadores de la PDH. Los dos sindicatos de esa oficina han protestado y demandado sus salarios, y mientras Rodas culpabiliza al Congreso y acude a la CC para que decida sobre este problema administrativo, el Presidente del Congreso responsabiliza a Rodas por lo que considera mal manejo financiero.

Historia de una discrepancia

Electo en julio de 2017 “con 26 votos más de los que necesitaba”, señalaron los medios en su momento, Rodas interpuso en agosto de ese año un amparo ante la CC a favor de Iván Velásquez, a quien Jimmy Morales había declarado non grato.

La medición de fuerzas se incrementó con dos hechos: la elección de una Junta Directiva presidida por Álvaro Arzú Escobar, y la presencia de Rodas en una marcha bufa organizada por las feministas el 8 de marzo de 2018. La manifestación atentó contra símbolos de la Iglesia Católica, aunque cristianos de otras denominaciones e incluso librepensadores coincidieron en condenar la caricaturización de un símbolo sacro para el catolicismo: la figura de la Virgen María.

Su presencia en la marcha que fue interpretada como un aval, aunque Rodas aseguró que asistió por solidaridad con las niñas víctimas del incendio en el Hogar Seguro, el 8 de marzo del año anterior. Un elemento que es importante acotar, es que el MP y la PDH tenían conocimiento de varias denuncias sobre prostitución infantil y diversos abusos en el llamado Hogar Seguro, pero ninguna de estas denuncias fue atendida por las autoridades.

A raíz de este aparente aval al grupo de mujeres, que incluso llegaron a entrar a la Catedral para blasfemar, un grupo ciudadano solicitó firmas para que el Congreso destituyera a Rodas. Pese a que en poco más de tres días se recolectaron unas 20 mil firmas, con número de identificación, la petición no fue atendida y la citación que se realizó al PDH ante la Comisión de Derechos Humanos se transformó en una manifestación donde grupos que vinieron desde el interior exigieron su permanencia en el puesto.

Rodas salió airoso y cabe señalar que en la comisión citada tiene varios aliados. Entre estos, Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala (EG), partido al que Rodas representó como candidato a la alcaldía de Quetzaltenango en 2015. También evitó el diálogo en una citación de octubre 2018, donde sencillamente se levantó y se retiró, lo cual va contra la normativa del Congreso.

Los amparos interpuestos por el PDH ante la CC son incontables y generalmente, se resuelven a favor del procurador, lo que ha acarreado diversos señalamientos e incluso apodos contra el PDH.

Para los grupos pro derechos humanos y ONGs afines a la ex CICIG, Rodas es un adalid de la lucha contra la corrupción. En cambio, para quienes resultaron afectados por la forma sui generis en que la CICIG intervino en la aplicación de la justicia, Rodas es un cercano operador de esa entidad y muchos de los que sufrieron largos períodos de prisión preventiva para finalmente salir absueltos por falta de pruebas, le reprochan su indiferencia ante estos casos.

Este es el caso reciente, cuando el presidente del Congreso, Álvaro Arzú, “confirmó, que, pese a la irresponsabilidad del Procurador de los Derechos Humanos en el manejo de las finanzas, se tramitará el pago de salarios a los trabajadores de dicha procuraduría”.

Entretanto, Rodas insiste en que la ley está de su parte y defiende su manejo cabal del presupuesto que la PDH recibe del Congreso. En su cuenta de Twitter, la PDH expone:

El PDH Jordán Rodas espera que la Comisión Permanente del Congreso cumpla con la ley y desembolse los Q20 millones restantes del presupuesto, que servirán para pago de salarios y aguinaldo de más de 740 trabajadores de la institución en toda la República”.

“Él se subió su propio presupuesto”

En un video transmitido por el Congreso de la República, el presidente del Legislativo, Álvaro Arzú Escobar, señala que el Congreso nunca incumplió con la PDH en la entrega de los fondos para esa oficina. Según dijo:

“Es muy importante, porque él solo se subió su propio presupuesto, violando el artículo 26 de la Ley Orgánica del Presupuesto. Si lo leen, verán que claramente se indica que este es un delito y en ella se habla de los delitos que se cometen cuando se hace eso”.

Con base en esto, Arzú reiteró su solicitud a la Contraloría General de Cuentas para que realicen una investigación y expresó:

“Les digo a los señores diputados que la resolución de la Corte de Constitucionalidad nos está obligando a violar la ley con lo que está pidiendo y esto es algo que definitivamente nosotros no vamos a hacer.

Tenemos toda la disponibilidad de pagarles a los trabajadores de la Procuraduría, a pesar de la irresponsabilidad financiera del Procurador, que es el único responsable de esta situación. Por razones de humanidad vamos a pagarles a estas gentes, pero no nos vamos a saltar ni un solo paso, porque la CC nos está obligando a violar la ley y la corte no me puede obligar a mí a que acate resoluciones ilegales, porque me ampara la Constitución”, concluyó.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.