Veintitrés días antes de que los guatemaltecos elijan a sus autoridades para los próximos cuatro años, la organización del proceso electoral se enfrenta a retos inéditos y complicados. Perspectiva conversó con tres integrantes de la Junta Electoral Departamental de Guatemala, quienes consideran que varios elementos evidencian el secuestro de una democracia que a sus 33 años, debería estar floreciendo, afirma Fernando Ochoa, uno de los entrevistados.  

Roxana Orantes Córdova

Alejandra Medrano, vocal; Fernando Ochoa, suplente, y Salvador Cruz, responsable de logística de la Junta Electoral Departamental, son los miembros de este órgano constituido temporalmente para apoyar las elecciones.

A su cargo estará organizar el evento en los 16 municipios de Guatemala, exceptuando al Distrito Central. Aunque cada proceso ha tenido sus peculiaridades y retos, este es uno de los más complicados, coinciden los entrevistados. Entre los factores que entorpecen el proceso, mencionan en primer lugar el presupuesto.

Aunque Finanzas ya autorizó el presupuesto al Tribunal Supremo Electoral (TSE), las Juntas Departamentales están trabajando prácticamente sin fondos, afirma Medrano, quien añade que muchos de los colaboradores de las juntas están trabajando ad honorem mientras se resuelve el tema de sus remuneraciones.

Además, comenta que el retraso en la distribución del presupuesto es preocupante puesto que sumado a los limitantes, hay varios centros de votación que necesitan reparaciones mínimas y retrasos en aspectos básicos. Por ejemplo, el manual de las juntas receptoras de votos está disponible en versión digital, pero no impreso.

Nuevas disposiciones de la Contraloría General de Cuentas dificultan las contrataciones de un equipo que para efectos del proceso, debiera ser contratado inmediatamente. Sin embargo existen nuevas trabas burocráticas que dificultan esto. “Además, el TSE exige informes detallados que den cuenta de cada renglón. Un ejemplo burdo sería que se consigne la compra de café pero no de azúcar y por este detalle se deba repetir el informe. Son demasiados los obstáculos de este tipo”, señala Medrano.

El cambio de los tiempos electorales también ha afectado esta elección. “Anteriormente, la convocatoria se realizaba en mayo y la primera elección era en septiembre. Actualmente, el proceso fue de enero a junio. La temporada lluviosa que alcanzará las dos vueltas, podría ser uno de los factores que motive una baja de asistencia”, explica la vocal.

Entre las funciones de las Juntas Electorales Departamentales, está entregar todo el material  para las elecciones a las Juntas Electorales Municipales. “Las cajas ya están listas. Solamente faltan las papeletas”, señala Cruz, quien muestra una de las cajas y explica que estas llevan diversos materiales, desde la tinta indeleble hasta lapiceros y papel higiénico para que los votantes se limpien los dedos.

Riesgos y amenazas al proceso electoral

Los miembros de las Juntas Electorales afrontan diferentes peligros en su labor. Hace tres días, el Presidente de la Junta Electoral Municipal de Jutiapa, Rudy Amán Monzón Herrera, fue asesinado en un ataque armado.

Otro de los riesgos en el proceso, con antecedentes en elecciones anteriores, son los disturbios y hechos de violencia que pudieran darse en algunos municipios. Según afirma Cruz, ya existe un mapeo de estos municipios y se coordinan acciones con las autoridades para evitar incidentes.

San Raymundo, San Pedro Ayampuc, Chinautla, Villa Nueva y Amatitlán son las localidades que tienen antecedentes de hechos violentos en procesos electorales, indica Ochoa, quien añade que a nivel municipal el tema álgido está en la elección de alcalde, no de presidente.

Es conocido que muchos alcaldes son propietarios de canales de cable. En procesos anteriores, reporteros de estos canales han pretendido estar como observadores del proceso en los centros de votación. Prevenir esto es uno de los tantos retos que se presentarán en la elección 2019, explican.

Un elemento preocupante, señalan los entrevistados, es que hasta 2015, la transmisión de los cómputos en los 16 municipios y el Distrito Central estaban a cargo de la empresa GBM, la única capacitada para realizar un “magnífico trabajo”. Aunque el TSE cuenta con su propia plataforma para transmitir los datos, que hasta 2015 se ocupó de los departamentos, los resultados del departamento de Guatemala representan el 23% del total de votos y el cambio del operador podría significar algún tipo de retraso, aunque sería aventurado asegurarlo, es una realidad que “estamos inciertos sobre la transmisión de los datos”, dice Medrano.

Guatemala, Huehuetenango y Quetzaltenango representan el 55% de los votos a nivel nacional, lo que muestra la relevancia de que los resultados en estos tres lugares sean conocidos rápidamente por la ciudadanía.

El incremento del abstencionismo podría ser otro elemento que afecte negativamente el proceso electoral. Sin embargo, explica Cruz, el incremento de votantes ha sido progresivo. En 2015, acudió a votar alrededor del 76% de los empadronados. En 2012 fue aproximadamente el 65%. Cabe esperar que se mantenga esta progresión o por lo menos, que no descienda, dice Ochoa.

Según Medrano, hay deficiencia en la comunicación, y la ciudadanía no ha recibido información para promover su participación en la fiesta cívica.  “Además, la separación del DPI del padrón influyó en que actualmente un significativo porcentaje de jóvenes no esté empadronado”, señala Cruz. “El empadronamiento es un derecho, pero también un deber ciudadano. Todos deberían hacerlo. Para exigir derechos, hay que cumplir obligaciones”, dice Medrano.

Ochoa concluye:

“pareciera que hay un secuestro de la democracia, que tres décadas después de iniciar en Guatemala, debería estar en pleno florecimiento. Esto se expresa en hechos como alcaldes que son propietarios de canales de cable y pretenden tener un staff observador en centros de votación, pero también en actitudes de malos guatemaltecos que pretenden entorpecer el proceso con señalamientos diversos y amenazas veladas que motivan respuestas del TSE y lo distraen de su labor principal”.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.