Dos de los candidatos a presidir el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), expusieron sus respectivas visiones en un foro organizado por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) y Guatemala Visible.

Los participantes en el evento fueron Ovidio Orellana, de Visión Gremial, y Stuardo Ralón, de El gremio es primero. La posición ante situaciones coyunturales es uno de los aspectos divergentes en las propuestas de ambos juristas. Mientras Orellana se decanta por convocar a la asamblea del CANG (unos 30 mil miembros), para consensuar una posición, Ralón afirma que es necesario recuperar el liderazgo de ese colegio, que durante décadas se destacó por tener un rol protagónico en el posicionamiento ante asuntos de coyuntura nacional.

El bienestar gremial es un aspecto común en el discurso de ambos abogados. Ralón pretende “limpiar la casa” y transparentar varios aspectos en la administración del CANG, que según dice, han caído en la opacidad. Orellana enfatiza en la necesidad de descentralizar diferentes actividades, entre estas las capacitaciones.

Perspectiva sintetizó las preguntas que la moderadora de ASIES hizo a ambos candidatos y las presenta a sus lectores, a fin de que se formen una idea de las posiciones de quienes pueden dirigir un ente de importancia nacional, con incidencia en instituciones tan importantes como la Corte de Constitucionalidad (CC), las Salas de Apelaciones, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Registro de Información Catastral, entre otras.

Ovidio Orellana: “La defensa del agremiado”

¿Cuáles son los principales puntos de su propuesta?

La defensa del agremiado, basados en el sometimiento ante la ley. Pretendemos llevar a todo el país congresos jurídicos. La propuesta concreta es llevar el CANG a todo el país.

Elevar el nivel académico de los agremiados, gestionar maestrías y capacitaciones. Dignificar a los agremiados con un mejor sistema de pensiones y crear una comisión de Cultura y Deporte.

Asimismo, reposicionar al CANG en la vida nacional, retomar el prestigio del colegio. Pronunciarnos sobre ciertos temas sin favoritismos ni parcializaciones.

¿Cómo combatirán la apatía gremial?

Es necesario hacer sentir al gremio la presencia del CANG, que debe ser un motor permanente para motivar a los agremiados.

Lograr que cada abogado, notario y profesionales afines sientan que les interesa su colegio. Actualmente compiten tres planillas, antes eran hasta ocho. Esto muestra el poco interés en los profesionales.

Para recuperar el interés, el CANG debe estar a disposición del agremiado.

¿Cómo generar confianza en el gremio?

Con una gestión que implemente acciones a favor de la transparencia pero también que involucre a la asamblea en decisiones de importancia nacional y gremial, que deben tomarse sobre la base del voto de los asambleístas.

Vamos a trabajar con parámetros de austeridad, no solo a denunciar malos manejos.

¿Cómo abordarán sus posicionamientos ante la coyuntura?

El tema es general, no particular hacia una institución. Debemos ser objetivos y pronunciarnos con base en la ley. Si el CANG se adhiere a una tendencia, esto le impedirá hablar libremente.

¿Qué pasará si el convenio de la CICIG no finaliza en septiembre? Es importante orientar al país de una manera seria. Entre otros temas, están las comisiones de postulación de magistrados. El CANG necesita un candidato que no lleve tendencia, que sea imparcial.

No podemos pronunciarnos sobre la coyuntura en temas nacionales sin la voz de la asamblea, que es finalmente la que debe expresarse.

¿Cuáles son los mayores retos del CANG?

No hay cosa más triste que escuchar a un candidato subestimar al gremio. La asamblea tiene voz y voto. Ellos deben decidir sobre los temas relevantes.

El presidente del CANG y la Junta Directiva no deben tener una voz soberbia y cantante, ni hablar con medias tintas. No tengo miedo, vengo a trasladar la voz del agremiado.

El presidente del CANG no puede pronunciarse en nombre del CANG, no puede imponer su voluntad sobre la asamblea.

El principal reto que tenemos es llegar a todo agremiado. Trabajar fuertemente. EL CANG no es de su presidente, ni de la Junta Directiva.

Stuardo Ralón: “Recuperar la voz institucional”

¿Cuáles son los principales puntos de su propuesta?

Somos una planilla balanceada, que incluye a mujeres y hombres provenientes de varias regiones del país. Buscamos recuperar la voz institucional, más allá de intereses particulares del gremio.

Este año es prioridad exigir al TSE elecciones libres. Que el Estado de Derecho se fortalezca y no haya favoritismo. Igualmente, con los nombramientos en las salas de apelaciones de la CSJ, donde no debe haber injerencia de grupos interesados.

Debemos pensar más allá de la defensa gremial. El CANG debe ser una voz con incidencia.

¿Cómo combatirán la apatía gremial?

Estadísticamente hay unos 30 mil colegiados. En realidad son unos 25 mil, de los que votan entre siete y ocho mil. El sentimiento general es que “ofrecen y no cumplen”. Se ha perdido el rumbo, el listado de promesas incumplidas es largo y además, el CANG no opina.

Es necesario cambiar la dinámica, posicionarse presentando proyectos de ley, algo que hace mucho no hace el CANG. Buscando cooperación  con varias universidades, para temas de capacitación.

¿Cómo generar confianza en el gremio?

Hay que ordenar la casa. No está ordenada. Por ejemplo, no existe un directorio de leyes actualizados. Está claro que no está claro el manejo de los fondos.

En primer lugar hay que generar orden, en segundo, hacerlo público en el portal del CANG y para ordenar hay que saber detalladamente cuántas comisiones hay en el colegio, si trabajan, cuanto ganan.

¿Cómo abordarán sus posicionamientos ante la coyuntura?

La lucha contra la corrupción marca la coyuntura y está claro que el modelo de la ONU llamado CICIG finalizó. Es claro que en septiembre no se va a renovar.

La lucha contra la corrupción debe continuar, pero la ONU no es el camino. La CICIG es un experimento único en Guatemala, donde existen instituciones como el MP y el sector justicia. Somos los guatemaltecos los encargados de luchar contra la corrupción.

Debemos actuar fuera de agendas que no sean apegadas a la ética. En el mundo existen muchos modelos exitosos a los cuales podemos aferrarnos. No es labor de la ONU. Este será el principal tema de la coyuntura, entre marzo y septiembre.

¿Cuáles son los mayores retos del CANG?

El primero es la coyuntura nacional. El voto de confianza de la directiva del CANG le permite ser la voz delos agremiados. No podemos convocar a la asamblea para pronunciarnos por cualquier tema y finalmente emitir un pronunciamiento fuera de tiempo.

El CANG no puede quedarse callado. Lo peor que puede pasar es que termine la CICIG y no haya ninguna propuesta apegada a la ley.

¿Qué propuesta seria hay para después de septiembre? Lo peor es no hacer nada. Urge recuperar la voz del gremio. Es prudente llamar a la asamblea y salir a destiempo con un pronunciamiento, no una propuesta.

Pero el CANG es un grupo colegiado, que debe hacer propuestas. Ese es el reto. Propuestas para el país, no para favorecer a un sector.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Total
481
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.