Por Redacción Perspectiva

Este lunes el gobierno de Donald Trump anunció que los inmigrantes que se beneficien de ayudas sociales serán penalizados negado la residencia definitiva o la ciudadanía a extranjeros que reciban subsidios en Estados Unidos.


Esta nueva regla que será efectiva a partir del 15 de octubre,  afecta el proceso para recibir la nacionalidad de millones de inmigrantes, la mayoría latinoamericanos, que dependen de ayudas sociales para vivir. Es decir, que cualquier extranjero que reciba o recibió alguna ayuda señalada anteriormente será considerado como un factor negativo al examinar su caso, lo que le impedirá la entrada al país. 


La Casa Blanca señaló en un comunicado que “esta acción va a ayudar a asegurar que si un extranjero entra o permanece en EE. UU. deba mantenerse a sí mismo y no depender de ayudas sociales.”  “Una gran cantidad de personas que no son ciudadanas y sus familias se aprovechan de un sistema de ayudas generoso, con recursos limitados que de otra forma podrían ir hacia estadounidenses vulnerables”.

El Comité Nacional Demócrata señala que “lo único que Trump quiere hacer es atacar a las comunidades latinas e inmigrantes”.

El Centro Nacional de Derecho de Inmigración (NILC), la ONG que protege a migrantes, anunció que denunciará la nueva ley en los tribunales, ya que “tendrá un impacto humanitario directo forzando a algunas familias a recurrir a ahorros vitales para cubrir necesidades de salud y nutrición”.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.