El 4 de diciembre se realizó la Asamblea Nacional del partido Valor, que proclamó como candidatos a la ex diputada Zury Ríos y al constitucionalista Roberto Molina Barreto.

 En el evento estuvo presente un grupo de ixiles que invistieron con su traje regional a los dos candidatos. El hecho está lleno de simbolismo y contiene varios mensajes cuyo significado se remonta al enfrentamiento armado interno y llega hasta la actualidad pasando por varios eventos electorales donde es evidente que el Triángulo Ixil: Nebaj, Chajul y San Juan Cotzal,  es un bastión de votantes para la derecha.

Como ejemplo, cabe mencionar la elección de 2003: de 12,425 votos válidos en Nebaj, 6,604 fueron para el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), mientras la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) obtuvo 815 votos en ese municipio. En San Juan Cotzal, de 6,617 votos válidos, 2,225 fueron para el FRG y 165 para la URNG, mientras en Chajul, de 8,516 votos válidos, 4,622 votaron por el FRG y 222 por la URNG.

Para comprender las posiciones sumamente críticas, pero también las congratulaciones ante el apoyo de este grupo de ixiles a la candidatura de Ríos, Perspectiva consultó a Teresa Marcos, ixil que apoya a Zury, tal como apoyó al general Efraín Ríos Montt. Según cuenta, su padre fue un líder ixil víctima de la guerrilla porque no aceptó incorporarse a la lucha armada contra el Estado.

Además, conversamos con Pablo Ceto, ixil y diputado de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), quien en 2003 fue vicepresidenciable del binomio en el que el ex comandante guerrillero Gaspar Ilom (Rodrigo Asturias) se postuló para presidente.

El aspecto simbólico del evento fue explicado por Lina Barrios, antropóloga investigadora en la Dirección Nacional de Estudios Interétnicos de la USAC, y finalmente, el politólogo José Carlos Sanabria aportó argumentos para el análisis de esta candidatura, que resulta polémica apenas anunciada.

Roxana Orantes Córdova

En 2015 Zury Ríos fue candidata presidencial del partido Visión con Valores (Viva) y logró inscribirse luego de un amparo provisional a su favor de la Corte de Constitucionalidad (CC) y uno definitivo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Aunque esto podría considerarse un precedente que permita la inscripción de Ríos en esta elección, Edgar Ortiz, encargado del área jurídica de la Fundación Libertad y Desarrollo, expresa en un artículo que la CC no resolvió el amparo, por lo que:

“Podemos esperar que la candidatura de Zury Ríos se discuta en las cortes. Sea porque el Registro de Ciudadanos y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), compuesto por las mismas personas que en 2015) no la inscriben y ella recurre a un amparo, o porque algún partido político rival (como el caso del PAN en 2015) impugne su candidatura”.

Un elemento que vale la pena recordar es que la actual presidente del TSE, María Eugenia Mijangos, emitió un voto disidente a favor de la candidatura en 2015.

La base para impedir la candidatura de Ríos es el artículo 186 de la Constitución Política de la República, que impide la postulación quienes hayan asumido la jefatura del gobierno como consecuencia de un golpe de Estado o movimiento similar, pero también a:

“los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad del Presidente o Vicepresidente, cuando este último se encuentre ejerciendo la presidencia y los de las personas a que se refiere el inciso primero de este artículo”.

El analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), José Carlos Sanabria, considera que si el Registro de Ciudadanos deniega la inscripción a Ríos, la discusión se llevará a otras instancias.

“Existen posiciones a favor y en contra. Es una cuestión constitucional, pero debe considerarse que el contexto ha cambiado y podría resolverse de forma más política que jurídica”, dice.

En cuanto a la investidura de Ríos y Molina Barreto con trajes ixiles, expresa: “Hay un simbolismo que nos lleva a una asociación histórica con el conflicto armado donde facciones militares y ex patrulleros civiles de la región con cierto peso político en esa región fueron un significativo apoyo y establecieron un vínculo histórico con Efraín Ríos Montt. Al mismo tiempo está el papel de quienes condenan al ejército por la política de tierra arrasada. El evento muestra una Guatemala simbólica. De alguna manera, evidencia que sectores políticos están muy interesados en esa candidatura”, concluye.

Entretanto, la antropóloga Lina Barrios afirma: “Ponerle el traje significa aceptar a la persona, evidenciarle que se le quiere”.

Pero agrega que durante el régimen de Efraín Ríos Montt se promovió la Iglesia de El Verbo y que esta pertenencia religiosa puede incidir en que ahora este grupo avale a Ríos.

“Si se unían a esa iglesia o se convertían en colaboradores del Instituto Lingüístico de Verano, eran intocables, no les pasaba nada. Les lavaron el cerebro y los mantuvieron en una cápsula de seguridad mientras alrededor había ríos de sangre. Es un voto de obediencia, no es un voto consciente ni disciplinado”, concluye.

 “Apoyo a Zury porque es mujer, pero además es hija del General Ríos”

Teresa Marcos es una mujer ixil, nativa de Nebaj, que confía en que Zury Ríos hará un buen gobierno. “La apoyo porque es una mujer, quien además es hija del General Efraín Ríos Montt. Tengo en mente lo que pasó y me gustaría que Zury llegue a la presidencia. Es mujer, tiene mucha inteligencia que ya demostró como diputada”.

Al hablar del conflicto armado explica: “Tengo en la mente todo lo que pasó. Murieron nuestros soldados para defendernos. Mi padre fue asesinado por la guerrilla, debido a que no quiso colaborar con ellos. Les dijo que tenía hijos y no quería exponer su vida. También les explicó que el gobierno era mucho más fuerte. Nos van a chicharronear, les dijo. Yo no me voy a la montaña”.

Según recuerda, esa negativa fue suficiente para que su padre, su hermano pequeño (9 años) y dos trabajadores que colaboraban con él fueran asesinados cruelmente el 3 de abril de 1982, cuando su vida cambió por completo.

Desde su perspectiva, el Ejército salvó a Guatemala de caer en un régimen comunista. “Si nuestros soldados no hubieran muerto defendiendo la libertad, seríamos un país como Cuba o como Venezuela. Ni siquiera podríamos ser propietarios de nuestras casitas”, afirma.

“Mi padre era un líder en Nebaj. Colaboró con varios proyectos de desarrollo, abrió brecha porque la gente era muy ignorante en aquel tiempo. Contribuyó con inaugurar escuelas. Cuando lo eliminaron, la guerrilla quemó nuestra casa. Quedamos en extrema pobreza pero con la bendición de Dios, logramos salir adelante”, recuerda.

En relación a la investidura del binomio presidencial afirma: “Para nosotros es un honor que cualquier persona se ponga nuestro traje. En el caso de Zury, ella tiene mucha gente ixil que la quiere y la sigue. Las asociaciones reunieron dinero para hacerle el regalo del traje, para expresarle que la quieren y la aprecian”, concluye.

“Quienes niegan el genocidio también se oponen a la Cicig”

Pablo Ceto es diputado de la Comisión de Pueblos Indígenas y Afrodescendientes del Parlacen, y rector de la Universidad Ixil, un proyecto que fomenta el liderazgo de los jóvenes desde la perspectiva de la izquierda y respaldada académicamente por la universidad evangélica nicaragüense Martin Luther King.

En sus sitios de Internet, esta institución se define como “Estudio y práctica del pensamiento Maya Ixil para el buen vivir”. En su muro de Facebook, califica a Fidel Castro como “gran estadista y Jefe de Estado de todos los tiempos”, y asegura que Cuba es “el país que más ha aportado en cooperación internacional con Guatemala”.

Ceto pone en duda la autenticidad de la filiación derechista de los ixiles que avalaron a Ríos Montt y hoy apoyan a su hija. Según afirma:

“Hubo grupos de familias que se vieron obligados a pasarse al lado de Ríos Montt. Era difícil, porque era el Jefe de Estado y ordenaba las masacres. Junto a esto, promovió la pertenencia de las personas a la Iglesia del Verbo y es en esta población donde obtiene el aval para el FRG”, señala.

“Existe confusión y contradicción en el acto electoral realizado por Zury Ríos, quien al vestir el traje de la población ixil nos recuerda la época en la que su padre era Jefe de Estado. Su vicepresidenciable, Molina Barreto, se opuso a la sentencia por genocidio, que fue demostrado ante toda la sociedad. Quedó en evidencia que hubo genocidio, lo que pone en evidencia la vinculación entre ambos”.

Además del Ejército, señala Ceto, “otros sectores de ultraderecha cometieron genocidio contra el pueblo ixil. Son los mismos que actualmente se oponen a la aplicación de la justicia y a la presencia de la Cicig, cuando evidentemente el Estado es incapaz de aplicar las leyes y está cooptado por sus vínculos con determinados sectores económicos. No fue solamente Ríos Montt y jefes militares los que cometieron genocidio. También sectores económicos corruptos que se congratularon por los asesinatos masivos contra el pueblo ixil, son fuerzas oscuras que permanecen vigentes y que no permiten a Guatemala transitar hacia la paz”.

“En el acto de vestir el traje ixil, veo un descaro. No tienen vergüenza. Primero mataron a la gente, luego usan su ropa. También considero que se trata de un acto de racismo”, concluye.

Total
554
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.